La visita mágica de los Reyes Magos

La visita mágica de los Reyes Magos

Sus Majestades de Oriente no faltaron a la cita con los niños de Estella. A las 19.25 horas hacían su entrada en la plaza de los Fueros cargados de regalos, caramelos y balones

Al grito de ¡Melchor!, ¡Gaspar! y ¡Baltasar!, los tres Reyes Magos hicieron entrada en la plaza de los Fueros. El 5 de enero era uno de los días más esperados por los niños quienes, con toda la ilusión, dieron la bienvenida a los Magos de Oriente. La cabalgata de Estella, organizada por la Sociedad Peñaguda, partía a las 19 horas de la residencia de San Jerónimo, donde se vistieron sus Majestades con las mejores galas, para recorrer el centro de la ciudad. Llegaron a la plaza arropados por las cabalgatas de los colegios, por numerosos colectivos folclóricos y, como novedad este año, con el Tren Turístico de la Asociación de Comerciantes.

Melchor lució durante la cabalgata en Estella nueva vestimenta diseñada para la ocasión

Los cohetes que sonaban primero a lo lejos se hacían más cercanos conforme pasaban los minutos. A las 19.25 h, la cabalgata entraba a la plaza. Primero el Tren de los Comerciantes, cargado de niños, seguido por la banda de música y la carroza del colegio Remontival. Niños y padres mostraron el trabajo que les ha ocupado en las últimas semanas; el motivo elegido: muñecos de nieve. 

A continuación, los txistularis que precedían al primer rey, Melchor. Melchor estrenaba para la ocasión nuevos ropajes que brillaron bajo la luz mágica del evento. Los danzaris txikis de Larraiza introducían la habitación infantil que preparó la apyma de Santa Ana y que llegó cargada de niños y niñas. Después, Gaspar, que repartía caramelos como el resto de sus compañeros. Seguían los danzaris txikis de Ibai Ega y la carroza de Mater Dei, repleta de niños vestidos de notas musicales. 

Al son de las campanas de la céntrica iglesia de San Juan, a las 19.30 horas, hacía el rey negro, Baltasar, su irrupción en la plaza, y volvía a despertar la admiración y los gritos de los más pequeños. La fanfarre Alkaburúa, el camión escala de los bomberos y la carroza de la Asociación de Dentistas, que repartía caramelos sin azúcar, cerraban la comitiva tan esperada. Era en el epicentro de la ciudad donde los Reyes, ante un numeroso público que hacía frente al frío, descabalgaron y, arropados por los danzaris y su baile de boleras, subieron hasta el quiosco para adorar al niño del belén viviente y ser recibidos por las autoridades locales. 

Melchor era el encargado esta edición de tomar la palabra. En un perfecto castellano se dirigía los niños con unas palabras directas que seguro les llegó muy dentro. “Nos alegramos de volver a visitar esta ciudad y sus calles, repletas de niños. Sabemos que casi todos os habéis portado bien, por eso esta noche vaciaremos nuestros bolsos con los regalos. Que esta noche se cumplan todos vuestros deseos”, decía el primero de los Reyes. 

Tras la adoración, los reyes volvieron a montar en sus caballos y continuaron su recorrido por la calle Calderería, la plaza Santiago y el paseo de la Inmaculada hasta llegar al ayuntamiento. Aquí, aposentados en tres sillas, sentaron en sus rodillas a muchos niños que se acercaron a los reyes, la mayoría paralizados por la emoción del momento. Quedaba toda la noche por delante, la más larga para los tres magos de Oriente.  

Título

Asistencia incondicional

En todo momento, Melchor, Gaspar y Baltasar estuvieron asistidos por los miembros de la anterior junta de la sociedad Peñaguda: Eduardo Lastra Sáez, Gonzalo Iglesias Poceiro y Blas Núñez Centeno. 

Una larga jornada

Los Tres Reyes Magos llegaban a Estella en torno a las cuatro de la tarde. Les esperaba una tarde-noche muy intensa con visitas a los enfermos del hospital García Orcoyen y a los residentes de Santo Domingo, San Jerónimo y La Luz. Repartieron caramelos y saludaron antes de regresar a San Jerónimo donde se prepararon para el momento más multitudinario: el recorrido por las calles de la ciudad. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies