La Estella medieval revivió su pasado

La Estella medieval revivió su pasado

Las actuaciones y atracciones callejeras y la transformación de comercios y establecimientos hosteleros pusieron, desde el 21 hasta el 27 de julio, un ambiente diferente y muy esperado por vecinos y visitantes

Unos días antes de las fiestas patronales de Estella, sus vecinos y los visitantes esperan con ganas la celebración de la Semana Medieval. Actividad veterana de la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios, cumplía este año su decimoséptima edición, con novedades importantes. La más destacada: la celebración de los Mercados de Antaño y la Rúa de los Oficios durante tres jornadas. Al sábado y domingo habituales se sumaba también el viernes para poner el mejor ambiente en un fin de semana más largo y más completo.

El acto inaugural reunió a unos 150 participantes vestidos para la ocasión con sus mejores galas 

Desde el 21 hasta 27 de julio, Estella volvió a transformarse. Los comerciantes y hosteleros realizaron el mayor de los esfuerzos decorando con esmero sus escaparates y preparando pinchos especiales, en muchos casos en vasijas de barro como ocurría en los mesones y tabernas de la Edad Media. Los vestidos medievales, tanto de los comerciantes como de niños y padres, pusieron sabor en las calles y plazas de la ciudad, con actividad continua de lunes a domingo. 

La plaza de los Fueros se llenó hasta la bandera en la inauguración de la Semana. A las ocho de la tarde, la comitiva que acompañaba este año al Rey Teobaldo II partió de las inmediaciones del museo Gustavo de Maeztu para realizar el recorrido por el barrio de San Pedro y el paseo de la Inmaculada, a la vista de sus vasallos, antes de entrar en la plaza de los Fueros y ascender hasta un escenario como merecía la visita. El Rey estuvo acompañado todo el tiempo por su séquito, de más de 150 personas, incluida la caballería. 

Durante todo el recorrido, el público formó un largo pasillo que tuvo su colofón en la céntrica plaza de los Fueros. Con la lectura del pregón, la ofrenda del Rey a su séquito y la música a cargo de la banda de música de Estella, daba inicio oficialmente la Semana. Arrancaban después los primeros actos programados, como ‘El flautista de la Corte’ o ‘El Fuego de Túnez’, mientras la barraca medieval, instalada y gestionada por la Asociación organizadora, no daba abasto en la venta de viandas y bebidas. 

La barraca de la plaza de los Fueros no ha sido durante la semana el único lugar donde hacer una parada. La vecina plaza de Santiago también acogía la suya propia, además de un buen número de juegos infantiles que atrajeron a los más pequeños, incluido un tío-vivo de madera. Aunque sin lugar a dudas, los animales de la granja escuela ‘Basabere’, de Lezáun, captaron todas las atenciones. Conejos, gallinas, patos y un cordero se mostraron durante todos los días para acercar a los pequeños el mundo rural. También se realizaron talleres. 

La actividad continuó durante toda la semana, con la participación de actividades callejeras, teatros, juglares… Entre otros, los ‘Titiriteros de Binéfar’ con títeres y música en vivo; el grupo de teatro ‘Tartaruga’, la ‘Granja de Kale y los Trillizos de Entrealfil’, atracción propia de la Asociación de Comerciantes, y la actuación de numerosos colectivos culturales de la ciudad del Ega. El programa de la Semana contempló también actividades especiales, ya organizadas en anteriores ediciones y muy esperadas entre el público, como la cena medieval que se celebra en el convento de Santo Domingo y el torneo medieval en la plaza de toros, centrado este año en la escenificación de la leyenda de Roldán y Ferragut. 

La Semana Medieval cumple como uno de los acontecimientos de mayor afluencia de visitantes a la ciudad y la actividad principal de la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios de Estella-Lizarra. El principal objetivo es, precisamente, promocionar la ciudad como destino comercial y turístico. 

La implicación de los colectivos locales 

La celebración de la Semana Medieval no hubiera sido posible sin la participación de numerosos colectivos culturales de la ciudad que se implicaron en la iniciativa: la Asociación de Encajeras de Tierra Estella, la Rondalla Guilaudband, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, la Coral del Puy y de los Sesenta de Santiago, la Coral del Camino de Santiago de Ayegui, la Agrupación Musical Unión Estellesa, la residencia de ancianos de Santo Domingo, los jóvenes de la ciudad y los miembros de junta y socios de la entidad organizadora. 

Título

La implicación de los colectivos locales

La celebración de la Semana Medieval no hubiera sido posible sin la participación de numerosos colectivos culturales de la ciudad que se implicaron en la iniciativa: la Asociación de Encajeras de Tierra Estella, la Rondalla Guilaudband, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, la Coral del Puy y de los Sesenta de Santiago, la Coral del Camino de Santiago de Ayegui, la Agrupación Musical Unión Estellesa, la residencia de ancianos de Santo Domingo, los jóvenes de la ciudad y los miembros de junta y socios de la entidad organizadora. 

Presupuesto. 

El presupuesto para la XVII Semana Medieval de Estella ascendió a 78.000 euros, de los cuales 25.000 los aportaba el Ayuntamiento y otros 23.000 el Gobierno de Navarra. 

Temática general y por días. 

Esta edición de la Semana llevaba por título y estaba centrada en el periodo del reinado del Rey Teobaldo II de Navarra, el Joven (1238-Trápani, 4 de diciembre de 1270), Rey de Navarra y Conde de Champaña y Brie bajo el nombre de Teobaldo V de Champaña. Era hijo de Teobaldo I ‘El Trovador’ y de su tercera mujer, Margarita de Borbón Dampierre. Así, cada día estaba centrado en un momento diferente del reinado: llegada de Teobaldo II a la Ciudad (lunes), Jura de los Fueros de Estella (martes), Freno al Bandalorismo (miércoles), Extensión del Fuero a Tiebas y Torralba (jueves), Esponsales de Don Enrique ‘El Gordo’ y Doña Blanca de Artois (viernes), la Leyenda de Roldán y Ferragut (sábado) y la Preparación de las tropas para el envío de huestes a Túnez (domingo). 

Ciento veinticuatro artesanos. 

Calles y plazas de Estella se llenaron de sabores y olores artesanos. Entre la Rúa de los Oficios y el Mercado de Antaño -iniciativas que este año se celebraron durante tres jornadas consecutivas- la ciudad del Ega acogió a un total de 124 profesionales que demostraron la elaboración de sus productos y los pusieron a la venta. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies