Javier Arnedillo y Goyo Moreno. “La ilusión es juventud, e ilusión tenemos mucha”

Javier Arnedillo y Goyo Moreno. “La ilusión es juventud, e ilusión tenemos mucha”

El dúo formado por los vecinos de Muniáin y Allo presentaba en enero en Estella su disco ‘Nunca es tarde’. Recuperaban sus orígenes sobre los escenarios después de varias décadas sin colaborar juntos en un proyecto musical.

Forman dúo artístico en sus ratos libres, pero sobre todo son amigos. La química se nota en su conversación, cuando la broma y las risas al recordar tiempos pasados entonan con el ‘feeling’ que demuestran las guitarras y la voz. La experiencia de Javier Arnedillo Luquin, ‘Cacho’ para los amigos, y de Goyo Moreno Ollobarren se remonta más de cuarenta años atrás, cuando formaron parte, junto con otros dos amigos, del grupo ‘Los Macabros’.

“No nos lo pensamos, nos pusimos a ello y en cuatro meses teníamos todo el repertorio para conciertos”, 

Goyo Moreno

La trayectoria de uno y otro seguiría unida a veces y otras discurriría por diferentes derroteros, otros grupos y orquestas. Décadas después de aquella primera formación, ahora con sesenta y alguno, Cacho, de Muniáin, y Goyo, de Allo, con canas y guitarras, sacan un disco y vuelven a subirse a un escenario. Porque ‘Nunca es tarde’; lo confirma su trabajo. 

¿Nunca es tarde?

Cacho. Nunca es tarde, es así. Dijimos los dos eso mismo. Parece como si nos hubiera atraído un imán. 

Goyo. Después de 35 años sin tocar juntos, la vida es así. No nos lo pensamos, nos pusimos a ello y en cuatro meses teníamos todo el repertorio para conciertos y, en un año, también el CD. 

¿Cómo os encontráis, qué os ha aportado juntaros de nuevo y auto-producir este disco?

Goyo. Mejor de lo que pensábamos. 

Cacho. Cuando decidimos volver, pensamos en juntarnos a ensayar únicamente, porque nos los pasamos de cine; y luego, si viene algo más, pues viene. Y aquí estamos con el disco y algún concierto. 

¿Y el concierto en Estella? ¿Cuesta volver a subirse a un escenario?

Goyo. En el concierto tuvimos suerte, diremos. La gente nos apoyó muchísimo y, cuando se apagó la luz, tuvimos que volver a salir dos veces. Yo me sentí muy cómodo, como en casa. Tenemos suerte con la gente, a cualquier sitio que vamos siempre hay alguien que nos conoce. 

Cacho. Nos vimos muy bien, como que los años no han pasado. Pienso que la ilusión es juventud, e ilusión tenemos mucha. 

¿Qué aportan las canas a las guitarras?

Cacho. Aportan experiencia, un poso, un grado de locura. Nos sentimos como si tuviéramos aquellos 20 años de los inicios, incluso mejor. 

Goyo. Quizá ahora sabemos tolerarnos un poco más, nos aguantamos los dos perfectamente. Eso te lo da la madurez. 

Empezasteis hace mucho tiempo, ya conocéis lo que es esto, ¿cómo fueron los inicios?

Goyo. El primer grupo que formamos nos llamamos ‘Los Macabros’, hace 42 años. Éramos nosotros dos, Alfredo Landa y ‘Snoopy’. En un principio eran los tres y me llamaron a mí. Fueron inicios difíciles, sin material. Hemos llegado a tocar con botes de pienso y de jabón de lavadora, ¿recuerdas, Cacho? Teníamos 18, 20 años. Cacho hizo la mili y a su vuelta formamos ‘Preludio’, falló el batería y entonces se sumó Pichu, Jesús Urriza. Éramos los tres y Alfredo Landa. 

Cacho. Luego Goyo y yo formamos el dúo con nuestros nombres ‘Goyo y Cacho’ y tocábamos por las salas de fiestas. Después llegó la orquesta ‘Xaneiro’, donde coincidimos los dos con Apesteguía y Petit. Goyo dejó y yo seguí con la orquesta ‘Edelweiss’. 

Goyo. Mientras tanto, yo me dediqué a componer, a centrarme en mí mismo. Mientras trabajaba, claro. 

‘Con canas y guitarras’ es un disco ecléctico, con canciones propias y versiones, en castellano y en inglés, ¿a quién os dirigís?

Goyo. A toda la gente. Desde los 40 a los 60, pero también a los chavales jóvenes, que en el concierto estaban ‘privaos’. Lo que queremos es que nadie se aburra. 

Cacho. Incluimos muchos estilos porque en todos hay música buena y música mala. Nosotros hacemos una selección de las canciones que nos gustan y las arreglamos mucho, las destripamos y hacemos un guiso especial. Goyo cambia en lo suyo y yo en lo mío. 

¿Veis inquietud hoy en día en la zona por hacer música? ¿Cómo está el panorama?

Goyo. En la zona hay mucha inquietud y muchos grupos, raro es el pueblo que no tenga su grupo, mientras que antes no era habitual y, por ello, se admiraba mucho a la gente que hacía música, sobre todo si te movías por ahí. 

Cacho. Hay muchos grupos pero creo que es muy difícil vivir de la música, mucho menos si no te has formado como músico. Y a veces pasa que hay formación pero no vena musical. Es difícil que se den las dos cosas. 

Tantos años juntos, en diferentes agrupaciones, ¿alguna anécdota?

Cacho. Yo tengo una muy buena. Tocábamos la ‘Edelweiss’ en Ágreda (Soria), un sitio que yo conocía de otras veces y les decía a mis compañeros lo maja que era la gente allí. Subimos al escenario, la plaza llena de gente y empieza el público a gritar “Cacho, Cacho, Cacho…”. Claro, yo emocionado, ya os decía yo lo maja que es la gente aquí… Se me caían hasta las lágrimas de la emoción. Así que llega el descanso, bajo del escenario pensando que la gente me iba a venir a hablar, y no me miraba nadie. Entonces me enteré que Fermín Cacho había ganado la medalla de oro. Fermín Cacho es de Ágreda. 

Goyo. Anécdotas, hemos tenido muchas. Yo recuerdo una, en Dicastillo. Fuimos a tocar pero nos invitaron allí a tomar algo y nos hicieron agarrarnos un ‘pedo’ que tuvimos que darle con un palo al transformador. Se acabó la luz, se acabó tocar. Y muchos otros buenos recuerdos. Nos llevábamos muy bien, Cacho y yo siempre estábamos con piques de amigos.  

Título

Datos

TÍTULO. ‘Con canas y guitarras’. Cacho y Goyo. Auto-producido.

CANCIONES. Doce canciones. Tres compuestas por el dúo: ‘Embustera’, ‘Blues del pacharán’ y ‘Canas y guitarras’. Nueve versiones: ‘Alma llanera’, de Pedro E. Gutiérrez; ‘Sonidos del Silencio’, Simon & Garfunkel; ‘Blowin’ in the wind’, Bob Dylan; ‘Pájaro chogüi’, Néstor Zabarce; ‘Guitarra mía suena’ + piano, Nicola di Bari; 

‘Ódiame’, R. Otero López; ‘No me sé rajar’, Vicente Fernández; ‘Country Roads’, John Denver, y ‘Rebajas de enero’, de Joaquín Sabina. 

NÚMERO DE COPIAS. 500. 

PUNTOS DE VENTA. En el bar Izarra y en las tiendas Urko Musical y Juanto. 

PRECIO. 5 euros. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies