Fiesta medieval para conmemorar los 800 años de Aguilar de Codés

La fundación, el juramento a Doña Blanca de Navarra, el mercado medieval, las candiladas y el Baile de las Ballestas fueron algunas de las escenas teatrales que revivieron la historia de la localidad

Aguilar de Codés volvió a su origen medieval para conmemorar los 800 años de su fundación. El pasado 5 de octubre, la localidad celebró una gran fiesta medieval que también recordó los 600 años del juramento de lealtad a Doña Blanca de Navarra y trajo al presente el tradicional mercado medieval, la labor de las candiladas y el Baile de las Ballestas.

Con motivo del octavo centenario de la localidad, numerosos vecinos y vecinas se volcaron de lleno para revivir aquel año, el 1219, cuando Sancho VII ‘el Fuerte’ fortificó la villa -por lo que algunos historiadores consideran a este rey como el fundador de Aguilar de Codés-. La visita teatralizada, a cargo de la Nave Teatro, recorrió diferentes emplazamientos claves del origen del pueblo, que también tuvo como protagonista a Teobaldo II, ya que ratificó el ‘Fuero de Viana’ y el mercado semanal de los martes. Además, en 1257, Aguilar de Codés fue nombrada ‘buena villa y franca’ y pasó a ser una de las localidades navarras con asiento preferente en las Cortes. Pero no solo su fundación fue interesante, sino que años después, en 1419, la localidad juró lealtad a Doña Blanca de Navarra.

Candiladas y ballestas
En esta jornada medieval también se destacó el trabajo de las hilanderas, que en Aguilar de Codés se les denomina candiladas porque hilaban bajo la luz del candil. “Las candiladas hilaban siempre en invierno. Su trabajo consistía en reducir a hilo el lino, el cáñamo, la lana y el algodón. Además, tenían sus propias normas. No podían reunirse antes de las siete de la tarde y no había que prolongarse más allá de la media noche. Se reunían en las cuadras y contaban historias, leyendas y cuentos del pueblo y de los alrededores. Al comenzar la primavera, la candilada culminaba con una olla de chocolate”, informaba Amparo Labeaga, teniente de alcalde de Aguilar de Codés.
La fiesta también contó con el Baile de las Ballestas, una danza femenina del siglo VXI que tiene su origen en esta localidad y que la bailaban las mujeres del medievo –simulando una lucha, alrededor de una hoguera y provistas de ballestas- durante la ausencia de los hombres implicados en la guerra y la persecución de los forajidos. Después del éxito de la fiesta medieval, el Ayuntamiento baraja la posibilidad de celebrar algún evento parecido el año que viene.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies