Fernando Luzuriaga Marcos, pescadero – “De unos 15 días aquí, las ventas vuelven a normalizarse”

Fernando Luzuriaga Marcos, pescadero – “De unos 15 días aquí, las ventas vuelven a normalizarse”

El pescadero Fernando Luzuriaga, de 45 años, regenta la Pescadería Galicia de Estella, que ha comenzado a ofrecer servicio a domicilio

Fernando Luzuriaga Marcos, de 45 años y natural de Legaria, regenta desde hace un año la pescadería Galicia de Estella, en la que también trabaja su compañera Isabel Aguirre. A ambos les avalan un puñado de años en el sector. Fernando suma ya 10 años como pescadero; comenzó en 2010, en Murieta. Posteriormente, se lanzó al servicio a domicilio con distintas rutas de reparto por los pueblos de Tierra Estella (Los Arcos, Arróniz, Dicastillo, Oteiza, Amescoa, Berrueza y Valdega). Isabel por su parte, lleva más de 25 años trabajando en la pescadería Galicia. Ambos garantizan el pescado fresco diario, ofrecen la posibilidad de hacer encargos por teléfono y WhatsApp y, ante la situación de estado de alarma, han comenzado a ofrecer servicio a domicilio.

¿Cómo afectó en un principio el estado de alarma al sector?

Como todo el mundo, estuvimos muy preocupados por cuánto iba a durar esto y por cómo iba a reaccionar la gente.  Al principio pensé en que igual teníamos que cerrar, pero cuando ya supimos que el sector de la alimentación era considerado de primera necesidad, quedó claro que teníamos que abrir.

¿Qué medidas de prevención habéis tomado en la pescadería?

La utilización del gel, tanto para nosotros como para los clientes. Utilizamos las mascarillas y que solo estén dos clientes dentro del local. Son medidas que la primera semana no se tuvieron tanto en cuenta, por la incertidumbre que había, pero que ahora se cumplen a rajatabla y la gente tiene paciencia para cumplirlas.

¿Tenéis miedo al contagio al tener que estar expuesto a los clientes?

No, miedo no, precaución. Y ahora más que al principio.

¿Qué valoración haces de ventas a lo largo de estas semanas?

La primera semana se vendió muchísimo. Los primeros días había colapso de clientes. La gente estaba muy agobiada, llamaban también por teléfono preguntando a ver si iba a haber pescado o no. A partir de la segunda semana, las ventas bajaron bastante y ahora de unos 15 días aquí las ventas vuelven a normalizarse, aunque de manera muy escalonada. Ha sido todo muy cambiante.

¿Qué recomendaciones les das a los clientes para que garanticen la compra de lo que quieren?

Lo que recomiendo es que hagan el pedido el día anterior por teléfono o por el WhatsApp precisamente para que se les reserve el producto que quieren. Además, si justo no tenemos el producto que han pedido, se informa de lo que disponemos. La cola de espera la tienen que respetar por igual quiénes hayan hecho un pedido por teléfono o no, pero el que lo reserva, ya sabe que no le va a faltar el producto cuando venga a recogerlo.

¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a la pesca, ¿notáis que hay menos género?

Los pescadores siguen saliendo a la mar con las medidas oportunas. Salen un menor número de barcos porque no compensa salir al haber menos ventas. También se ha oído que ha habido barcos en cuarentena. De unos 15 días aquí se han reestablecido la captura y las ventas. Al principio lo que se notó es que llegaba menos variedad. Sí que se están viendo perjudicadas las marisqueras, sobre todo, con la almeja, ya que la mayoría se destinaba al sector hostelero y la cosa está fea.

¿Cómo ves el tema de la hostelería?

Muy complicado porque no se asegura cuándo van a poder abrir, ni con qué medidas, ni si así les va a merecer la pena abrir, no sé. Y ya no solo la hostelería, es complicado todo, vamos en cadena, al final entre los ERTES y la falta de trabajo, la economía familiar se va a ver muy afectada, en fin, me da más miedo pensar en el “qué vendrá después” que en el “ahora”.

¿Ha afectado la crisis en el precio del pescado?

Las primeras semanas bajó el precio, al haber menos consumo y ahora sigue parecido a cuando la situación era normal. El problema del mercado del pescado es que influye la oferta y la demanda, pero bueno, el pescado sigue más o menos igual de precio.

¿Qué queréis transmitir al cliente y a la población en general?

Tranquilidad y sobre todo ánimo. Que se acuerden ahora más que nunca del pequeño comercio que lo está pasando muy mal y que ante esta situación se está haciendo un gran esfuerzo para que a todas las personas no les falte de nada.

Titulo aquí

Texto aquí

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies