EL SONIDO CENTENARIO DE LOS CENCERROS LAZCANO

Epifanio Lazcano y su hijo José Antonio son actualmente los únicos fabricantes de cencerros de la Merindad y de los pocos que existen en España

Suman ya 125 años desde que la familia Lazcano comenzó a fabricar cencerros en el pequeño pueblo de Iturgoyen. Epifanio y José Antonio Lazcano, padre e hijo, mantienen este ancestral oficio en pleno siglo XXI. El secreto: la elaboración artesanal y el mantenimiento de las técnicas tradicionales en el proceso de elaboración de los txintxurris (cencerros).

En el norte de Tierra Estella -en las faldas de la Sierra de Andía- se encuentra la localidad de Iturgoyen, donde viven un centenar de vecinos. En este pueblo, de tradición ganadera, tiene su taller la familia Lazcano. Es allí en donde José Antonio Lazcano, de 54 años, pasa los días fabricando cencerros. Su padre Epifanio, de 90 años, le ayuda en lo que puede, ya que se resiste a dejar de colaborar. “Los cencerros han sido mi vida y me resulta imposible no bajar a ayudar”, añade convencido Epifanio.

“Oído y pasión” son los dos requisitos que, según Epifanio Lazcano, tiene que tener un buen cencerrero. José Antonio Lazcano destaca, por su parte, “la importancia de amar incondicionalmente lo que haces y de tratar a cada cencerro como si fuese único”.

Tres generaciones de cencerros

Los cencerros de Iturgoyen forman parte de una historia familiar que mantiene el oficio de generación en generación. El origen se remonta al año 1890 cuando Gregorio Lazcano, padre de Epifanio, aprendió a elaborar txintxurris en el pueblo de Nazar. Epifanio, que por aquel entonces era pequeño, cuenta que cuando descubrió el sonido de los cencerros que su padre fabricaba, no dudó en utilizarlos para recorrer las calles del pueblo metiendo ruido. “Me enamoré de su sonido y cuando me casé, a los 33 años, no dudé en dejar los animales y el campo para dedicarme exclusivamente a la fabricación de cencerros”, explica Epifanio Lazcano. “Ahora es un honor saber que mi hijo continúa con el oficio”, confirma.

“ES IMPORTANTE AMAR INCONDICIONALMENTE LO QUE HACES Y TRATAR A CADA CENCERRO COMO SI FUESE UNICO”

José Antonio Lazcano, hijo de Epifanio, es quien hoy está al cargo del negocio familiar. “Nací con el sonido de los txintxurris y conocí a mi padre con el martillo en la mano y, después de acabar los estudios en Estella, con 16 años, decidí ser cencerrero y aprender el oficio junto a mi padre”, explica José Antonio.

Proceso de elaboración

Elaborar un cencerro en el siglo XXI es prácticamente igual que en el siglo pasado. Se sigue manteniendo el estilo tradicional de fabricación en la mayor parte del proceso. “Antes era todo artesanal, ahora sí que utilizamos algunas herramientas eléctricas para acelerar la producción”, explica José Antonio.

El primer paso para hacer un cencerro es poseer una chapa. Después de marcar sobre ella la forma deseada, se corta con una cizalla eléctrica. “Antes utilizábamos tijeras”, recalca Epifanio. Después de cortar la chapa, está la opción de grabar el cencerro con nombres o iniciales, incluso con algún dibujo sencillo como elemento decorativo. El siguiente paso es coger el martillo y, sobre un yunque, darle forma a la chapa. “Sería imposible contar los martillazos que necesita para conseguir la forma adecuada”, explica José Antonio. Luego, se le añade la hembrilla, que es fundamental para poder colgar, al final del proceso, el badajo.

Cuando se acumulan unos 300 o 400 cencerros, comienza la segunda fase importante; hornearlos para dorarlos. Antes de la hornada, los cencerros se envuelven en arcilla y, entre el barro y el cencerro, se colocan pepitas de latón, que le darán color, sonido y presencia al cencerro cuando se derritan con el calor del horno. “Esta parte del proceso es muy importante porque es cuando te juegas todo el trabajo realizado”, informa José Antonio Lazcano. Además, “se pasa muchísimo calor y es fácil quemarse”, añade Epifanio. Una vez horneados, se pulen para darles brillo y suavidad y se vuelven a golpear con el martillo para darles el sonido adecuado, ya que cada modelo tiene un tono diferente.

“CADA GANADERO DEBE ESCUCHAR EN LA LEJANÍA A SUS ANIMALES Y DIFERENCIARLOS POR EL SONIDO DE LOS CENCERROS”

Los Lazcano elaboran cencerros que se distribuyen por todo el norte de España y sur de Francia. Una de las curiosidades de este oficio es el hecho de que en cada Comunidad Autónoma se demanda un estilo diferente. En Tierra Estella es típico el acampanado para las vacas, caballos y ovejas. Las zumbas, también son muy demandadas para los Zampanzares en Navarra y País Vasco. Sin embargo, en Cantabria y Asturias se solicitan los pasiegos, en Huesca las esquilas y cuartizos y en Cataluña, los cañones.

“Ahora, con las nuevas tecnologías, a raíz de la web y del facebook que creó una de mis hijas, hemos empezado a enviar cencerros a otros puntos del país, e incluso algún cliente nos ha solicitado cencerros para llevar a América y a los Alpes suizos”, asegura José Antonio Lazcano.
Sea del estilo que sea, “lo importante es que cada ganadero escuche en la lejanía a sus animales y los diferencie por el sonido de los cencerros”, explica Epifanio. Generalmente, los clientes los demandan para el ganado pero también se solicitan, cada vez más, para decorar y para regalar.

Futuro incierto

Después de 150 años de tradición familiar, el futuro de los cencerros de Iturgoyen es incierto. “Por ahora no me paro a pensar en quién puede seguir con la tradición. Los tiempos cambian y no sé si alguien de la familia querrá continuar con el oficio”, concluye José Antonio.
Lo que sí se sabe es que los cencerros de Iturgoyen seguirán sonando en los montes, en los hogares, en las tradiciones de nuestra tierra y en el recuerdo de quienes, alguna vez, los conocieron.

…Epifanio Lazcano fallecía el pasado viernes 23 de octubre. Sirva este reportaje -que hemos querido mantener tal y cómo fue redactado antes de su fallecimiento- como homenaje y recuerdo a su persona. (Con todo el cariño de Calle Mayor)…

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies