El nuevo barrio de San Pedro

El nuevo barrio de San Pedro

La zona histórica de Estella afronta la rehabilitación de la iglesia, la construcción de un ascensor y las obras aledañas a la plaza de San Martín

El barrio monumental de San Pedro se encuentra inmerso en su transformación. La zona que da la bienvenida a los peregrinos y que acoge a los visitantes por su interés histórico gesta desde hace unos días un cambio que lo rejuvenecerá y lo hará más cómodo y transitable para vecinos y foráneos. Terminadas ya las obras de las calles San Nicolás y el Camino de Logroño, ha comenzado la reforma de la iglesia de San Pedro de la Rúa, perla arquitectónica del barrio, y la renovación del entorno de la plaza San Martín, así como la instalación del ascensor que comunicará San Nicolás con la parte alta del barrio y que dará acceso a la iglesia y al claustro.

La rehabilitación de San Pedro estaba en cola de espera después de las reformas integrales de San Juan y San Miguel

El Ayuntamiento pretende renovar la calle la Rúa y seguir hasta Curtidores cuando terminen los trabajos junto a la plaza y el juzgado

La rehabilitación de San Pedro de la Rúa llega tras años de petición vecinal y parroquial. Quedaba en la cola de espera tras las reformas integrales de San Juan y de San Miguel. Finalmente en 2008 el Gobierno de Navarra concedía 5 millones de euros para la reforma completa, que comienza con la fachada y las cubiertas, la parte más deteriorada. Esta primera fase está presupuestada en 1,6 millones de euros. Después, se continuará con el interior siguiendo un segundo proyecto cuya redacción aún no está finalizada. 

El lunes 12 de enero, la empresa construcciones Zubillaga iniciaba la obra mediante la colocación de la base de una grúa que permitirá cambiar las tejas de las cubiertas y arreglar la fachada. La grúa tiene unas dimensiones de 36 metros de altura y 45 de pluma. Según explicó el encargado de obra, Juan Ramón López, los operarios comenzarán por los ábsides y la nave central para afrontar después las cubiertas.

Dieciséis meses
En las fachadas, limpiarán la piedra, renovarán los sillares más deteriorados y llenarán las juntas abiertas entre piedra y piedra. Asimismo, se cambiará la estructura de las cubiertas y se retejará de nuevo. En lo que respecta a la torre, el elemento más importante de la iglesia, se quitarán las campanas para facilitar los trabajos. Se espera que las obras puedan estar terminadas en dieciséis meses, o lo que es lo mismo para mayo de 2011.

El párroco de San Pedro, José Mari Mantincorena, se mostró de enhorabuena con el inicio de las obras. “La rehabilitación era muy esperada y anhelada por la gente del barrio, por la asociación y por los feligreses. Lo mismo que el ascensor, ya que facilitará el acceso a la iglesia a la gente mayor y también las visitas al claustro para los peregrinos”. El párroco agregó que San Pedro es un icono de Estella, uno de los principales exponentes del patrimonio de la ciudad en pleno Camino de Santiago y que, por ello, ha de lucir en todo su esplendor. “Es una iglesia no sólo del barrio, sino de todo Estella y, además, está muy unida a la devoción de San Andrés”.

Ascensor acristalado
A la rehabilitación de San Pedro va unida otra obra, ésta de carácter municipal, que permitirá mejorar considerablemente los accesos en el barrio. Un ascensor que parte de la calle San Nicolás salvará el desnivel existente hasta la explanada de San Pedro, frente al claustro. Su función se centra en eliminar las barreras arquitectónicas y facilitar la entrada a la iglesia y al claustro, sobre todo a las personas mayores y a las impedidas, al mismo tiempo que permite a los vecinos de los bloques de Zalatambor conectar cómodamente y sin rodeos con el centro de Estella.

La petición también se remonta tiempo atrás, cuando los vecinos de Zalatambor y los feligreses de San Pedro comenzaron una campaña de firmas que, finalmente, ha fructificado. Además, la asociación de minusválidos de Tierra Estella, Amife, concedía 10.000 euros para la redacción del proyecto del ascensor, cuyo importe total asciende a 750.000 euros.

Las obras comenzaron con la preparación del terreno donde antes se ubicaban las escaleras de piedra. Trabajadores de Construcciones Guillén se centran durante la primera parte de la obra en la limpieza de la zona y en picar la roca junto a la que irá el elevador acristalado. Cabe recordar que el proyecto contempla la construcción de dos rampas. La primera de ellas conectarán la calle San Nicolás con la puerta del ascensor y tendrá una longitud de 38 metros y una suave inclinación entre el 6% y el 8%. Junto a la pared rocosa irá el elevador acristalado que salvará una cota de dieciséis metros. Ya en la explanada de San Pedro, una segunda rampa o pasarela conducirá hasta la iglesia.

Plaza San Martín
Los aledaños a la plaza San Martín tampoco quedan estos días libres de obras. Con una inversión de 17.000 euros se está procediendo a la renovación de pluviales, de fecales y de redes, así como del alumbrado y después se pavimentará con adoquín. En opinión del concejal de Urbanismo, el regionalista Javier Soto, el barrio de San Pedro, aunque actualmente resulta incómodo para los vecinos, va a quedar totalmente renovado. “Va a ser un barrio nuevo, a la altura de lo que Estella se merece. No hay que perder de vista que es el barrio monumental. En anteriores legislaturas esta parte de la ciudad estaba un poco abandonado pero nuestra valoración es que estas obras son necesarias. Los vecinos lo agradecerán”, declaró.

Soto añadió que cuando terminen los trabajos en la plaza San Martín, las obras se prolongarán por la calle de la Rúa hasta Curtidores. “Cuando termine esta actuación, unida a la ya conclusión de la escalinata hasta Santa María Jus y la colocación de barandillas de acero inoxidable, podremos decir que San Pedro está totalmente renovado”.

Título

Cambios en el Azucarero

El puente del Azucarero protagoniza otro de los grandes cambios en la proximidad del barrio de San Pedro. Modificaciones en la circulación hacen que el paso de origen medieval soporte menos tráfico. El objetivo consiste en reducir el tránsito no sólo por el puente, sino también en la primera parte del paseo de la Inmaculada, así como hacer un mayor uso de la travesía.

Para ello, los vehículos que entren a Estella por la calle Fray Diego no podrán seguir hacia el puente y se verán obligados a hacer la rotonda, cruzar el puente de Los Llanos y continuar por la travesía. Desde el puente de Los Llanos se puede torcer hacia la derecha por la calle de la Mancomunidad y seguir después hacia la Inmaculada o hacia el puente del Azucarero. La calle García el Restaurador también conecta con la Inmaculada a través de la San Andrés.

Asimismo, los vehículos que transiten por la calle Zapatería (barrio de San Miguel) obligatoriamente tienen que girar a la izquierda para tomar el puente del Azucarero.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies