De princesas a hippies, de marineros a gánsters

De princesas a hippies, de marineros a gánsters

TODO ENCAJA EN LAS COMUNIONES, UNA DE LAS CELEBRACIONES FAMILIARES MÁS ENTRAÑABLES EN LA VIDA DE LOS NIÑOS Y NIÑAS DE HOY EN DÍA

Actualmente, junto a las ceremonias clásicas también existen celebraciones ‘no comunión’ para familias que no son religiosas pero desean disfrutar de un día inolvidable junto a familiares y amigos. Independientemente de la opción que escojas, comunión clásica o ‘no comunión’, los protagonistas elegirán atuendos especiales y adaptados a su personalidad. En estas páginas, hemos resumido las tendencias actuales en vestidos y trajes de comunión con el fin de facilitar la decisión final.

NIÑAS
Para las niñas, el día de su comunión es el momento para lucir un vestido espectacular que les transporte a los cuentos de su infancia, aunque cada vez más el abanico de posibilidades se amplía y se mimetiza con la sociedad, variada y diversa.

Tradición. El tradicional vestido de comunión sigue triunfando y es un éxito seguro: blanco, largo, clásico y entallado a la cintura.

De este modelo encontramos variantes más o menos sencillas, románticas o relajadas, en función de los adornos, pedrerías, flores o tules que acompañen a la prenda.

Color. A pesar de ser el color blanco el predominante en los vestidos de comunión, últimamente encontramos opciones en colores suaves, rosas o azules, y toques de color atrevidos en un detalle del conjunto.

De calle. Aunque no es lo habitual, también hay niñas que prefieren enfundarse un bonito vestido de calle que puedan utilizar en otras ocasiones. Una opción perfecta, cómoda y asequible.

Pantalón. Poco a poco, el pantalón aparece entre los posibles trajes de comunión para niñas. ¿Por qué no? Si a tu hija le apetece llevar pantalones, es una elección fantástica que le hará sentirse cómoda, a gusto y muy guapa.

Hippie.Ya es un clásico dentro de los vestidos de comunión: el estilo hippie se traduce en conjuntos naturales y florales, tejidos en lino y algodón.

NIÑOS
Chicos vestidos como hombrecitos, marineros y almirantes en procesión, trajes de lino, americanas y pantalones chinos… las posibilidades se amplían también para los niños.

“EL TRAJE MARINERO CONVIVE CON VERSIONES EN TONOS CLAROS”

Marinero. El traje marinero clásico convive con las versiones en tonos claros, el lino y la combinación de diferentes tonos.

Almirante. Los uniformes de almirante tienden a ser más discretos que en éponas pasadas y suavizan los detalles como los galones y los contrastes. Actualmente, es suficiente algún complemento para que el chaval se sienta como un auténtico capitán.

Como papá. El traje de adulto para el niño encaja perfectamente en el momento y en la ocasión. Los pequeños desfilan al estilo de sus padres, orgullosos y contentos.

Gánster. Ese ‘outfit’ a medio camino entre caballero y gánster cada vez gana más adeptos entre los pequeños comulgantes. Chalecos, americanas e incluso relojes antiguos que descansan en sus bolsillos son opciones muy atractivas para los niños actuales

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies