Uno más en la familia

Uno más en la familia

La asociación SOS Ribera Canina, integrada por voluntarios de todo Tierra Estella, busca adopciones para los perros abandonados que recoge de la calle.

Lulú, Blanquita, Teddy, Kimi y Capitán son cinco víctimas de abandono. En torno a 2.000 perros fueron arrojados a su suerte en Navarra a lo largo de 2010 y recogidos en diferentes centros y perreras a la espera de un futuro mejor. Otros, seguramente, murieron atropellados. Lulú, Blanquita, Teddy, Kimi y Capitán han sufrido penurias, pero ahora cuentan con un nuevo nombre y un hogar temporal. Han tenido suerte o casi, porque para abandonar definitivamente su precariedad necesitan con urgencia de familias que los conviertan en un miembro más.

Durante su primer año de funcionamiento, SOS Ribera Canina 

ha encontrado familias de acogida para 50 perros


Con esta misión comenzó a gestarse hace año y medio la asociación Sos Ribera Canina. Un nutrido grupo de voluntarios de diferentes localidades de Tierra Estella dedican parte de su tiempo libre a la lucha contra el abandono animal. Entre otras voluntarias ponen su importante grano de arena Natalia Vicente, Laura Gainza, Suelen Gil, Daniela Salajón, Maite de Miguel, Gabriela Limandi, Elsa Castillo y Nerea Martínez. Durante este tiempo han encontrado hogar a 50 perros. 


Sos Ribera Canina se define como un colectivo de ayuda a los perros abandonados, pero deja claro que no funciona como una perrera. “Nosotras hemos recogido muchos perros de la calle y trabajamos para buscarles un hogar y evitarles ir a una perrera, que para muchos será su hogar en sus últimos días. Por eso dejamos claro que la asociación no recoge perros, son los dueños los que deben buscar una salida. Podemos ayudar a buscar otra familia, pero no los recogemos”, insiste una de las promotoras del colectivo, Natalia Vicente. 


No son una perrera, aunque desde hace dos meses, el colectivo dispone para su labor de las instalaciones del antiguo matadero de Lodosa, una facilidad que les permite acoger hasta ocho perros mientras se les busca un nuevo hogar. En este lugar, los perros tienen espacio para correr y jugar, reciben pienso y agua todos los días, aunque los recursos proceden de donaciones y son escasos. 


Donaciones y mercadillos

Gracias a las donaciones y a la venta de artículos en mercadillos, los voluntarios pueden ofrecer a los perros de la calle manutención y atenciones básicas. “Cuando salen de aquí para ir a una casa de acogida o porque van a ser adoptados, se van con el chip, desparasitados, vacunados y también esterilizados o con un compromiso de esterilización”, explica Laura Gainza, una de las promotoras de la asociación. 


Sos Ribera trabaja, fundamentalmente, en la búsqueda de casas de acogida y lo hace a través de su blog en Internet (http://sosriberacanina.blogspot.com/). “Buscamos gente que nos mantenga a los animales mientras que encontramos a alguien que los adopte. Ellos ponen el tiempo y marcan su disponibilidad. Luego si alguien se interesa por la adopción indefinida entonces hacemos una entrevista para conocer al futuro dueño”, añade Laura Gainza. 


Semana Santa y el verano son épocas críticas en el abandono de animales. La Navidad es otro momento señalado del año por el componente del regalo. “En estas fechas los criaderos se lucran con cachorros que luego crecen. De pequeños son un capricho pero luego cuando el Golden crece y pesa 36 kilos y no cabe en casa, se dan cuenta de que ya no es un peluche. De casos así se llenan las perreras”. 


Sos Ribera Canina aprovecha las fechas de la Navidad para animar a la gente a tener un perro si están seguros de las obligaciones que ello conlleva. “Un animal tiene que estar en casa, debe ser parte de la familia. Hay que ser consciente de que no es un peluche, sino una vida que te acompañará durante quince años”. 



Mercadillo en Estella 

Sos Ribera Canina estará presente con un stand en la plaza de los Fueros de Estella los días 29 y 30 de diciembre de 10.00 a 18.00 horas. El objetivo es dar a conocer su labor, sensibilizar sobre las responsabilidades de tener un animal y ofrecer información sobre la acogida temporal de perros y sobre adopciones. También venderán camisetas, llaveros y calendarios para recabar fondos para su labor desinteresada. 

Contacto: http://sosriberacanina.blogspot.com/ y en Facebook. 

También a través del correo electrónico: sosriberacanina@hotmail.com. 









Título

Caso por caso

LULÚ

Fue encontrada en medio de la circunvalación en Lodosa. Tenía mucho miedo. Huía de la gente, también de los voluntarios de Sos que quisieron ayudarla y decidió tirarse de un puente al vacío por miedo a los humanos. Los municipales cortaron el tráfico y los voluntarios la encontraron y la recogieron entre las zarzas. 


BLANQUITA

Es una mastina encontrada en el monte junto con ocho cachorros hace año y medio. Durante este tiempo, voluntarios de Sos se acercaban cada día para darle de comer. Un día la recogieron para llevarla a la sede de Lodosa. Su situación la convirtió en una perra antisocial, sólo se deja tocar por las voluntarias. 


TEDDY

Este teckel abandonado fue avistado en la carretera junto con otro perro. Un conductor atropelló a su compañero y Teddy llegó al refugio. 

Es un perro de caza con miedo a las personas.


KIMI

La llevó al refugio una agente municipal de Lodosa. Esta perra, cruce de Golden, vagaba por las carreteras muy enferma de sarna. En Sos Ribera la trataron y la curaron. El pelo ahora le va creciendo poco a poco. 



CAPITÁN

Hoy lleva una vida normal, aunque se cansa más que cualquier otro perro porque padece una enfermedad degenerativa que afecta a sus patas traseras. Sus cuidadoras aseguran que es un perro cariñoso, muy bueno y muy adoptable. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies