Una senda en Muniáin con mucho arte

Una senda en Muniáin con mucho arte

Vecinos de la localidad han recuperado un antiguo camino y lo han decorado con pequeñas artesanías para disfrute de los paseantes

Una antigua senda en Muniáin invita a sorprenderse a cada paso. Se trata de un camino de aproximadamente un kilómetro que los vecinos han bautizado como El Pradillo y que está lleno de pequeñas obras de arte. En torno a 25 pequeñas esculturas dan color y ponen el punto de sorpresa para el paseante. La iniciativa surgió de manera espontánea durante el confinamiento y ahora invita a la gente a acercarse hasta el lugar e incluso a sumar nuevas manualidades, siempre que estén realizadas con materiales naturales.

La idea nació cuando dos vecinos de Muniáin, Miguel Ángel Arrastia y José Luis Lizarraga, decidieron limpiar el camino que antes se utilizaba como paso del ganado. Poco después, otras vecinos de la localidad -Verónica Lizarraga, Cristina Echeverría, Natalia Fernández, Jesús Echeverría- se implicaron en la realización de la pequeñas obras para dar a la senda un toque de color. El resultado son, entre otras, tablitas con animales dibujados, calaveras de animales customizadas, caracoles de colores o setas escondidas entre la vegetación. Se trata de pequeños tesoros para descubrir durante un paseo que permite subir hasta Montejurra.

El Pradillo comienza en la parte alta del pueblo. Es un camino señalizado que arranca desde la plaza de San Ramón y da acceso al monte, hacia la balsa. Termina en la parte baja de la ermita de San Sebastián, en el parque de El Raso, pero se puede seguir hasta Montejurra. Explica el alcalde, Javier Fernández Velasco, que el camino siempre ha existido pero en los últimos años se había cerrado por la vegetación y se había quedado en desuso.

“Era uno de los accesos para llegar a Montejurra y se utilizaba cuando en el pueblo había ganadería. Ahora estas personas lo han recuperado y la gente joven ha hecho las obras. En el pueblo hay vena artística y animamos a su vista. Es un camino muy entretenido para familias con niños”, apunta.

La concejal de Cultura, Cristina Echeverría, participa también como autora de algunas de las pequeñas obras. “La idea surgió a raíz de una gymkhana que Verónica realizó con losas dibujadas. Después fuimos sumando cositas porque la verdad que en Muniáin somos muy creativos, nos gustan las manualidades. De hecho, en Navidad también decoramos las calles con nuestros propios adornos”, cuenta.

Quién lo desee puede acercarse hasta El Pradillo y disfrutar buscando los pequeños tesoros que invitan al disfrute de la naturaleza y del arte colorista.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies