Tierra Estella vivió su noche más terrorífica

Tierra Estella vivió su noche más terrorífica

La ciudad del Ega, Ayegui o Azuelo fueron algunas de las localidades que celebraron Halloween

El 1 de noviembre está marcado en el calendario como el día de Todos los Santos, una jornada para el recuerdo de los seres queridos difuntos. La noche previa a este evento tradicional, la del 31 de octubre, se ha instaurado ya como la noche más terrorífica del año en la que zombis, brujas, diablos, y todo tipo de seres terroríficos reaparecen para instaurar el terror por las calles. La ciudad del Ega y Ayegui celebraron esta noche el 31 de octubre mientras que Azuelo, celebró Halloween el sábado, 2 de noviembre.

Al caer la noche, las calles céntricas de Estella se llenaron de zombis, diablos, payasos del terror, dinosaurios, brujas, esqueletos, tenistas diabólicas, murciélagos y otros seres terroríficos que se acercaron hasta comercios y viviendas para recaudar caramelos y otros obsequios tras decir al unísono ‘¿truco o trato?’.

Taller para pintar heridas en la piel en Ayegui
Ayegui celebró Halloween de la mano de la nueva junta de la asociación de padres y madres Fuentecerrada. Este ha sido su primer evento y resultó todo un éxito. Organizaron un pintacaras (para niños y niñas de 3-11 años), un recorrido por el pueblo para recoger chucherías y una merendola con música y photocall. Desde el Ayuntamiento se organizó un taller de látex para pintar heridas en la piel para jóvenes entre 11-18 años, un evento que también resultó un éxito aterrador.

18 años de Halloween en Azuelo
El sábado, 2 de noviembre, se celebró en Azuelo la “Noche de Halloween” que organiza la Asociación Santa Engracia. Suman ya 18 años consecutivos en los que niños y mayores disfrutan de esta noche. La comitiva recorrió todas las calles del pueblo llamando a la puerta de cada una de las casas que estaban abiertas.

Los pequeños con su vocerío al unísono de “¿truco o trato?” saludaban a los vecinos cuando se asomaban a la puerta. Casa a casa las calabazas huecas que cada uno portaba se fueron llenando de golosinas, así como la bolsa del dinero que se recauda para financiar la actividad. El Granero se ambientó como una gran casa del terror con telas de araña, esqueletos, gatos negros, muñecos terroríficos articulados, arañas y murciélagos descendiendo del techo, guirnaldas y globos negros y naranjas, música tétrica con gritos y risas nerviosas. Este terrorífico lugar se celebró una merendola. Antes, una pitonisa alma contó un cuento terrorífico de Azuelo: “La historia de las dos hermanas”, que niños y mayores siguieron con mucha atención. La asociación Santa Engracia ya ha comenzado a montar el Belén Monumental en el Monasterio de San Jorge, que se podrá visitar en diciembre.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies