Ricardo Almoguera. “Mi ilusión es volver a montar en moto”

Ricardo Almoguera. “Mi ilusión es volver a montar en moto”

El 16 de julio se cumple un año del accidente en el que el motorista perdía su brazo izquierdo tras salirse de una curva y chocar contra un guardarrail en el término de Oteiza

El 16 de julio de 2013, Ricardo Almoguera García (Estella, 13/04/1979) sufría un gravísimo accidente de moto. El joven volvía de comprar el pan en Estella, cuando la lluvia le sorprendió y se salió de la carretera en una curva del término de Oteiza; un guardarrail le sesgaba el brazo izquierdo y le cambiaba la vida.

“Ahora valoro las cosas pequeñas, como tomar un café con un amigo 

o un familiar o salir a dar un paseo. Con ellas soy el hombre más feliz del mundo” 

Casi un año después, la situación de Almoguera ha mejorado notablemente gracias a su fuerza de voluntad, a la ayuda de muchas personas y a su participación en el programa de TVE ‘Entre todos’, donde recaudó 55.000 euros de donativos para un brazo biónico. Aunque el proceso de colocación de la prótesis y el aprendizaje para usarla continúe, el que fuera conductor de La Estellesa S.A. desde 2010 echa la vista atrás y observa el gran camino recorrido. Su caso es un gran ejemplo de superación. Su ilusión: poder montar de nuevo en una moto. 

¿Qué tal estás, cómo te encuentras?

La verdad es que unos días con el ánimo muy arriba y otros con el ánimo bajo. Aspiro a mucho, quiero todo rápido y veo que el brazo se estropea y que hay que hacer muchos encajes. Es un proceso lento y son necesarios ajustes porque el accidente es reciente y el muñón tiende a menguar. 

¿Cómo es ahora tu día a día?

Voy mucho a la ortopedia Iton. Estoy conociendo a mucha gente también con amputaciones y me está sirviendo para mi autoestima porque comparto las mismas cosas. También voy mucho al gimnasio para hacer pesas y ejercicios que me permitan recuperar fuerza y mantenerme en buena forma física. 

¿Es en algunos aspectos un aprendizaje desde cero?

Lo es, he tenido que volver a aprender a hacer de todo. Tuve que volver a aprender a andar porque me rompí los dos pies, a recuperar toda la movilidad de mi mano derecha, y estoy aprendiendo a manejar el brazo para poder abrir una lata de atún, aprender a vestirme, a ducharme, a hacer todas estas cosas con una mano… Lo que a una persona le cuesta segundos yo tardo muchísimo más. Lo que ocurre es que, aunque tenga el brazo biónico, que es una gran ventaja, podré aprovecharlo solamente en un 50% porque la amputación está muy arriba. La prótesis funciona a través de impulsos musculares de la parte del brazo que se pudo salvar.

¿Qué te está enseñando este duro proceso?

Desde luego te hace valorar las cosas pequeñas, como tomar un café con un amigo o con un familiar o salir a dar un paseo; cosas que antes realizaba con normalidad y a las que no les daba importancia. Ahora con ellas soy el hombre más feliz del mundo. Soy consciente de que he tenido suerte porque los médicos me dieron doce horas de vida el día del accidente. Llegué desangrado. Me dijeron que cuando me operaron pusieron el cronómetro en marcha. 

Conductor de autobuses de profesión y amante de las motos, ¿cómo está el tema de volver a conducir?

Ahora tengo el coche adaptado, lo que me da movilidad. Me he tenido que sacar el carné de conducir y el resto de carnés los tengo suspendidos. Lo de volver a la profesión está muy difícil. ¡Quién me lo iba a decir a mí, que he trabajado siempre como chófer de autobuses y de transporte internacional! Tendré que reconsiderar mi profesión, no todo es el volante, y no me importaría hacerlo en el campo de la ortopedia. Lo que sí tengo claro es que voy a volver a montarme en una moto. He conocido moteros como yo, e incluso en silla de ruedas, que andan en moto. Estoy convencido de que lo voy a conseguir, de la misma manera que me convencí de que volvería a recuperar el cien por cien de movilidad en mi mano derecha, como así ha sido. 

La tuya es una historia de superación, ¿te sientes más fuerte?

Cuando desperté en la UCI pensaba que estar allí era una pesadilla. Empecé a mirarme y me vi una mano escayolada, el pie izquierdo escayolado, el derecho también y sentía un hormigueo en el brazo izquierdo. Intenté levantarlo y no pude. Estaba tapado, así que saqué mi mano derecha como pude, bajé la sábana y vi. Te acuerdas del trabajo, de la moto, piensas que se acabó todo, que eres un inútil, sin embargo en menos de un año he estado en un programa de televisión y conseguí 55.000 euros para una prótesis; y ya estoy aprendiendo a manejarla como nadie en poquísimo tiempo, aunque quede un largo camino de ajustes y de aprendizaje. 

Tu historia llegó a la gente y has encontrado mucha ayuda, ¿qué les dirías a quienes han estado, y están, todo este tiempo contigo? 

Gracias es poco. No tengo forma de agradecer todo lo que la gente me ha ayudado, no hay palabras suficientes para gente de aquí y de todo el país. En Estella hay una persona muy especial que ha estado a mi lado, Mª Jose, y, por supuesto, mi familia. 

Título

Mano Michelangelo

La mano ‘Michelangelo’ es una prótesis de fabricación alemana (Otto Bock) que se ha convertido en un hito de la protésica. Actualmente en España solo hay diez personas que tengan adaptado este modelo de brazo biónico. Ricardo Almoguera consiguió los fondos, 55.000 euros, para costearse el brazo en el programa ‘Entre Todos’ de TVE, espacio solidario de participación ciudadana presentado por Toñi Moreno. El periodo de adaptación está siendo de muchos meses de trabajo, tanto para el joven como para la empresa navarra que se la está adaptando (ITON). 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies