PRIMER PLANO – Javier Roca Herrero – “Tenemos más miedo a llevarnos la infección a casa que a contraerla”

PRIMER PLANO – Javier Roca Herrero – “Tenemos más miedo a llevarnos la infección a casa que a contraerla”

Javier Roca Herrero, enfermero y director del equipo de Atención Primaria de la Zona Básica de Salud de Villatuerta

con una amplia trayectoria como enfermero, el vizcaíno Javier Roca (11/11/1958) se incorporó al Servicio Navarro de Salud en Urgencias y UVI Móvil del Hospital García Orcoyen de Estella-Lizarra. Durante cuatro años fue el jefe de la Unidad de Enfermería de Urgencias, UCI, UVI Móvil y Celadores del mismo. También ejerció como enfermero de Atención Primaria en Allo durante dos años. En 2008, con la creación del Servicio de Urgencias Rural, se trasladó a Villatuerta, donde en el año 2015 fue nombrado director de una Zona Básica de Salud que atiende a los valles de Yerri y Guesálaz y a las localidades de Villatuerta, Oteiza, Salinas de Oro, Lezaun y Abárzuza. Consciente de la importancia de informar y concienciar a la población para que cumpla las normas establecidas, Javier Roca ha aceptado conceder esta entrevista en la que analiza la situación actual provocada por el coronavirus, explica cómo se encuentra la zona, y da consejos de actuación, como profesional, a los lectores.

¿Cuáles tus principales funciones como director del equipo de Atención Primaria de una Zona Básica de salud?
Un director de Zona Básica se encarga de la gestión de personal (turnos, cobertura de ausencias por vacaciones, licencias, permisos, etc.). También del control de gastos directos e indirectos. Otra de las funciones es la evaluación de los indicadores de calidad del Pacto de Gestión para ponerlos en común con el equipo y buscar oportunidades de mejora, la gestión de reclamaciones. También se encarga de la relación con los diferentes organismos tanto de la Administración como fuera de ella y de promover el trabajo de calidad en equipo.

¿Han cambiado estas responsabilidades a raíz de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19?
Toda la parte de gestión ha perdido peso. Ahora me centro junto al resto del equipo en lo asistencial, en el seguimiento de casos, la cobertura de ausencias, en la solicitud de equipos de protección y de ejercer como puente entre la Administración y el equipo. En definitiva, procurar la mejor asistencia de la forma más segura.

Hay que seguir las directrices que marca la Administración, no salir de casa salvo para cosas imprescindibles y respetar la cuarentena

¿Cómo valoras el estado de salud de la población en la Zona Básica de Villatuerta?
Creo que la población ha tomado conciencia del problema y respeta la cuarentena. Se comporta de manera responsable, haciendo un correcto uso de los servicios sanitarios, lo que nos permite estar en estos momentos en una aceptable situación. Hay que resaltar que la Zona Básica de Villatuerta es la zona de Navarra como la menor tasa de contagios por cada 1.000 habitantes. Tan sólo hay dos casos positivos. Y día de hoy tenemos 22 casos en seguimiento domiciliario, con buena evolución.
Queremos agradecer a los Ayuntamientos la difusión que están haciendo de las medidas de prevención y su disposición para todo lo que precisemos.

Como profesional sanitario, ¿qué balance general haces de la actual situación de crisis sanitaria?
Para nosotros es un escenario nuevo. Nos preparamos para la llegada del Ébola, que tenía una muy alta letalidad, y que finalmente no llegó, pero no estamos preparados para un virus mucho menos letal pero muy contagioso. Vamos aprendiendo día a día a hacerle frente. El exceso de información no nos ayuda, ya que se extienden noticias poco fiables y contradictorias que nada tienen que ver con la investigación científica.

¿Crees que aumentarán mucho, a nivel general, los casos de infectados durante las próximas semanas?
Las previsiones dicen que sí van a aumentar. Aunque la curva se vaya aplanando, los casos irán en aumento. De todas formas, en nuestra zona ha disminuido. Ya se están dando altas a los casos del confinamiento.

¿Qué medidas de prevención tomáis en los centros de salud rurales?
La principal medida que estamos tomando es intentar que los pacientes no acudan al centro o consultorio, con el fin de intentar evitar contagios. Intentamos resolver todo lo que sea posible por consulta telefónica. Lógicamente, hay que seguir atendiendo todas las patologías que se generan en el día a día y que necesitan ser vistas de forma presencial, pero, en la medida de lo posible, se hace telefónicamente.
En el Centro de Salud hemos establecido un circuito para atender a los posibles casos, diferenciándolo del resto de patologías. Esto en los consultorios no es posible por falta de espacio, por lo que se intenta citar a los pacientes con sospecha de contagio a última hora.
En cuanto al personal, utilizamos las medidas de protección universales.

¿Qué opinión tienes de los EPIS y la polémica generada por la falta de los mismos?
Nosotros, aunque no tenemos de sobra, tampoco hemos estado desabastecidos. Vamos algo justos, pero me consta que desde el Servicio de Compras están haciendo todo lo posible para dotarnos de los materiales de protección necesarios.
En otras partes lo están pasando peor. Cuanto mayor es la casuística, más cantidad de material se necesita y este se agota, ya que el problema es mundial y la solicitud de equipos de protección también.

Si una persona tiene los síntomas propios del COVID-19, lo primero que tiene que hacer es contactar con su médico de cabecera, es decir, con Atención Primaria, ¿cómo procedéis, después, con los pacientes?
Si dese el personal administrativo se detecta que una persona tiene los síntomas, se le pasa a una consulta telefónica con su enfermera de referencia y esta hace una valoración del estado del paciente, según los síntomas que refiere. En caso de que sean síntomas menores, se les dan las recomendaciones de aislamiento y control de temperatura, así como las de manejo de productos de desecho y las recomendaciones para los convivientes. Se les cita en una agenda para seguimiento telefónico, con la periodicidad que la enfermera estime necesaria (habitualmente diaria).
Si el problema del paciente es más complejo, la enfermera pasa la consulta telefónica al médico que, tras una valoración, decide si hay que ir a verlo al domicilio, si puede seguir en el mismo o si tiene que acudir al hospital. Si puede seguir en domicilio, se aplica el protocolo de llamadas anterior, con la periodicidad que determine en este caso el médico, que depende del estado del paciente.

 

Los pacientes que acuden a las consultas en los pueblos, ¿os preguntan sobre el tema, notas inquietud?
Hay inquietud, hay mucha incertidumbre, miedo. Muchos no temen por ellos sino por sus hijos o padres. La gente pregunta y nosotros, sin restar importancia al problema, que la tiene, intentamos calmarles resolviendo sus dudas.
¿Qué consejos le darías como enfermero a una familia que tenga algún caso positivo en casa?
Que siga al pie de la letra las recomendaciones que se les dan, que eviten el contacto, que tengan mucha higiene, sobre todo, de manos y de superficies. Que vigilen los signos de empeoramiento de la enfermedad (aumento de tos, fiebre, dificultad para respirar) y en caso de duda contacten con su enfermera para aclararla. Que no banalicen la enfermedad, pero que tengan en cuenta que la gente que está en domicilio es porque tiene síntomas menores.

¿Crees que se están tomando las medidas adecuadas para frenar el virus?
En esto como en el fútbol, todos somos expertos. Yo, desde luego, no tengo conocimientos como para evaluar las medidas. Tendemos a simplificar el tema en la parte exclusivamente sanitaria, pero esto conlleva muchos factores aparejados: el social, el económico etc.
Creo que en este momento tenemos que estar todos remando en la misma dirección, dejar a los técnicos -que son los que asesoran a los políticos- hacer su trabajo, aunque no estemos de acuerdo. Ya llegará el tiempo de hacer balance de la gestión y exigir las responsabilidades que sean precisas, pero en este momento no estamos en ese escenario. Bastante mal lo está pasando la gente, como para crear más tensiones.

¿Impone la situación? ¿Tienes miedo de un posible contagio?
La situación impone porque se está viendo mucho sufrimiento en ámbitos que no son sólo sanitarios. Creo que, en general, los sanitarios tenemos más miedo a llevarnos la infección a casa que a contraerla. Además, somos conscientes que en estos momentos somos muy necesarios en nuestros puestos de trabajo, al igual que otras muchas profesiones.

Un mensaje, como profesional sanitario, para la ciudadanía.
Hay que seguir las directrices que marca la Administración, no salir de casa salvo para cosas imprescindibles y respetar la cuarentena. No hay que caer en la desesperanza, ya que esta es una situación de la que, seguro, vamos a salir, pero exige que lo hagamos entre todos.
Protejamos a nuestros mayores ya que frivolizando un poco, es una enfermedad que la transmiten los niños, las pasan los adultos y la sufren los ancianos. Protejamos a nuestros ancianos, nos sacaron de una guerra, una posguerra, nos han procurado el estado de bienestar que disfrutamos y ellos también se merecen disfrutarlo.

Negativo y positivo

Lo más negativo de esta crisis sanitaria:
-Que está atacando a una generación que ya sufrió mucho.
-Nos está privando de nuestros mayores.
-Nos está impidiendo despedir a nuestros seres queridos que han fallecido y está siendo devastadora en el plano económico y social.

Lo positivo:
-Está sacando lo mejor de las personas que, como estamos viendo, es mucho.
-Nos está concienciando de la necesidad de hacer un buen uso de la sanidad, de poner en marcha pequeños actos como el lavado de manos, que tiene una gran repercusión en la transmisión de enfermedades.
-Está favoreciendo la relación de padres e hijos debido al confinamiento.
-Nos está enseñando que hay otras formas de trabajar como es el teletrabajo.
-Nos está haciendo ver lo importante que es el trabajo de los demás: bomberos, sanitarios, policías, periodistas, agricultores, tenderos, repartidores, barrenderos, limpiadoras, etc.
-Finalmente, se cumplirá el dicho “Lo que no te mata te hace más fuerte”, pero el precio a pagar va a ser demasiado alto.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies