MUJERES de OTEIZA. ‘El Raso’, punto de encuentro

MUJERES de OTEIZA. ‘El Raso’, punto de encuentro

El Raso’ es el lugar más céntrico de Oteiza. Cruce de calles y encuentro entre los vecinos, el punto neurálgico del municipio da nombre también a una de las asociaciones más activas de Oteiza: la de mujeres. Formada en 1996, su nombre concentra el espíritu y la esencia del colectivo, el de la reunión y la dinamización social en el pueblo, fundamentalmente entre el sector femenino.

El colectivo fomenta la socialización entre las vecinas del municipio mediante recursos de ocio y 

crecimiento personal 

En la actualidad, componen la Asociación de Mujeres ‘El Raso’ 330 socios, en genérico, porque también pueden participar hombres, con un límite del 20 por ciento. El colectivo nació con el claro objetivo de fomentar la actividad en Oteiza, de ofrecer recursos de socialización y de crecimiento personal a sus socias. La junta la forman seis mujeres que tiran del proyecto desde los inicios. Se trata de la presidenta Mari Martínez Echeverría, las vocales Vitori Sáenz Martínez, Charo Landa Morentin y Mª Jose Zabala Aramendía y la secretaria Amaia Martínez Arandigoyen. 

“Los inicios estuvieron motivados porque el Gobierno de Navarra iba a dejar de organizar los cursos que hacía en los pueblos. Entonces, con el impulso de la asistenta social, nos animamos a crear una asociación que se encargara de organizar cosas dirigidas a las mujeres. Comenzamos a juntarnos un grupo y pronto éramos ciento cincuenta o doscientas socias. En definitiva, se trataba de animar a las mujeres a salir de casa y tener recursos para su autonomía”, explica la vocal Vitori Sáenz. 

El colectivo siguió creciendo hasta llegar a las cifras actuales con socias de entre los 18 y los 90 años; de hecho, explican las integrantes de la junta, que las mayores han sido y son las más activas. “En realidad es la gente mayor la que más a gusto se implica, con las jóvenes cuesta más. Tienen niños, otras obligaciones y otras formas de distraerse. También son más autónomas y no tienen tanta necesidad de la asociación. Hay que tener en cuenta que cuando nosotras la formamos con 45 años, había muchas mujeres de 60 y 70 para las que la asociación tuvo mucho valor”, añade la vocal. 

Evolución social

La evolución de la sociedad en los últimos veinte años afecta a la función de las organizaciones de mujeres como ‘El Raso’. “La asociación ha contribuido, sobre todo en sus inicios, a animar a las mujeres del pueblo a salir y tener su espacio. Se hacían cursos muy diferentes a los de ahora, como los bolillos, el patchwork, de corte y concepción, de restauración de muebles, de relajación y actividades físicas. Ahora estas cosas no interesan ya tanto, bien porque ya las conocemos o porque los tiempos cambian”, apunta la presidenta, Mari Martínez. 

Desde la construcción del polideportivo, las instalaciones municipales agrupan la actividad física, por lo que son otros temas en los que se centra la asociación. “Atrás queda la gimnasia y el yoga. Ahora ‘El Raso’ hace otros cursos, de informática, iniciación a Internet, pintura y muchas charlas sobre salud, cultura y temas de actualidad”, continúa Charo Landa.

¿Qué futuro tienen hoy en día las asociaciones de mujeres? “En los inicios se elegían las actividades por gustos, pero es cierto que en los últimos años las mujeres disponemos de  más recursos y surgen nuevas necesidades. En mi opinión, colectivos como el nuestro tienen que ir adaptándose. En esto está también la clave para enganchar a las mujeres más jóvenes”, añade Vitori Sáenz. 

No sólo de cursos y las conferencias se nutre la actividad de la asociación. El año en Oteiza tiene sus hitos vinculados con la participación de las mujeres de ‘El Raso’. El colectivo organiza cuatro viajes al año, uno por estación; celebra el Día Internacional de la Mujer, el día contra Violencia de Género, se encarga de organizar el Día de la Mujer de las fiestas de agosto y en diciembre plantea una Semana Cultural. “La verdad es que la Asociación nos hace pasar muy buenos ratos y hay muy buen ambiente entre la gente”. Es el secreto del éxito. 

Mari Martínez Echeverría, presidenta.  

“El principal problema es la falta de relevo”

¿Qué supone para usted formar parte de la Asociación?

Una gran satisfacción personal. Lo entiendo como una manera de ayudar a los demás con la organización de actividades y una forma de conocer a la gente. Hay vecinas en el pueblo con las que no me relacionaría tanto si no fuera por la asociación. Aquí se hacen amigas. 

¿Qué momento vive ‘El Raso’?

Pues yo creo que ha habido tiempos mejores, el principal problema es que no tenemos relevo y a veces nos planteamos si dejarlo ya o no. 

¿Qué valor tienen las asociaciones en los pueblos?

Hacen una labor muy importante. En una ciudad hay muchos recursos de entretenimiento, aunque sea sales a la calle y ves escaparates; pero en los pueblos pequeños hay mucho menos para hacer y por eso es muy importante que se organicen cosas. Es cierto que la Asociación ha contribuido a sacar a muchas mujeres de casa.

Título

Datos

AÑO DE FUNDACIÓN. 

El 29 de noviembre de 1996.

NÚMERO DE SOCIAS. 

330 socias. El 20% de los socios pueden ser hombres. 

FINANCIACIÓN. 

La cuota de las socias, 10 euros al año, y una subvención del Ayuntamiento de Oteiza de 900 euros. 

JUNTA. 

Mari Martínez Echeverría (presidenta), Amaia Martínez Arandigoyen (secretaria) y las vocales Vitori Sáenz Martínez, Charo Landa Morentin y Mª Jose Zabala Aramendía. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies