La difícil tarea de acertar con el regalo

La difícil tarea de acertar con el regalo

Determinar el presupuesto, pensar en los gustos y necesidades del destinatario y planificar las compras con tiempo aumentan las posibilidades de éxito.

La Navidad es un tiempo de regalos. La sorpresa, escondida bajo el papel de colores, contribuye a alimentar la ilusión de los más pequeños y también de los mayores. Un regalo nunca va a sustituir al verdadero aprecio hacia una persona, ni comprará el cariño, pero sí es cierto que demuestra y mantiene vivo el sentimiento.

Las familias en estas fechas se esfuerzan por buscar el regalo que mejor se ajuste a cada miembro. Niños, padres, abuelos, pareja, aunque la intención es lo que cuenta, para todos es importante acertar. Aunque no existan reglas de oro en esta materia, sí que se puede tener en cuenta algunos aspectos: el presupuesto que se desea destinar, la forma de ser y los gustos del destinatario, así como la utilidad y propiedad del regalo.

Dedicar unos minutos a pensar, con boli y papel en mano para hacer una lista, y establecer una estrategia de compra puede ayudar a ahorrar tiempo, quizá también dinero, y contribuirá a un gasto responsable con altas posibilidades de éxito.

Presupuesto disponible

La cantidad de regalos y su importe estarán limitados por la partida económica que se vaya a dedicar. El precio no es muestra de cariño, lo importante es el detalle, la utilidad del regalo, y no el dinero que se haya gastado la persona que quiere regalar. Para evitar sorpresas y comprar de una manera responsable es importante tener en cuenta el dinero total que se desea destinar a la compra de regalos. 

Forma de ser de la persona 

Para acertar, lo más importante es conocer bien a la persona. Saber sus aficiones, si le gusta la música, la lectura, el deporte, los viajes, los video-juegos, si es una persona que en moda siempre está a la última. Su situación personal también puede servir de ayuda, si se acaba de casar y está amueblando la casa, si se ha independizado, si se ha ido a vivir fuera. 

El regalo tangible es inmediato, pero un intangible, como el regalo de un servicio o de un viaje también puede ser de gran acierto. Hacerle alguna pregunta al destinatario del regalo, sin romper el factor sorpresa y sin levantar sospecha, puede orientar un poco. Pero ante todo, el ingenio es la mejor arma. 

La utilidad del regalo

Uno de los principios de un regalo es hacer sentir bien a la otra persona, además de contribuir a hacer la vida un poco más fácil. En relación con el epígrafe anterior, la persona que va a regalar puede intentar indagar sobre sus necesidades. Guste o no guste -porque no hay elemento más subjetivo que el gusto-, si es útil, es un acierto seguro.

 

Una buena organización

Una lista puede ayudar en la organización de los regalos. Se ahorra tiempo pensando en casa, con un papel y un boli, las opciones de regalo para cada miembro de la familia y anotando los establecimientos a los que acudir en busca de los diferentes objetos. Importante: no dejarse a nadie. 

Tampoco es aconsejable lanzarse a la compra de lo primero que veamos, tendremos mejores resultados si vamos generando una lista con varias posibilidades.  La lista también ayudará para estudiar el gasto y ajustarse al presupuesto de regalos. En cuanto a la organización, conviene guardar siempre los tickets de compra por si, después del esfuerzo de intentar acertar, finalmente hay que cambiar el regalo o hacer reclamaciones. 

Dedicarle tiempo

El tiempo será el mejor aliado en las compras. Pensar con tiempo, buscar los detalles concretos en los diferentes establecimientos y poder comparar, son acciones que cumplirán como buenos aliados.  

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies