IRRI HERRI. Por una cultura en euskera

IRRI HERRI. Por una cultura en euskera

En 2011 se formaba el colectivo integrado por vecinos de los ayuntamientos de la Mancomunidad de Servicios Sociales Iranzu: Villatuerta, Abárzuza, Oteiza, Lezáun, Salinas de Oro y los valles de Yerri y Guesálaz

La Asociación Irri Herri (sonrisa y pueblo) hace honor a su nombre. Con el objetivo de unir a personas de diferentes localidades y de dinamizar los pueblos, se formaba en 2011 el colectivo integrado en la Actualidad por 110 socios, vecinos de los Ayuntamientos que forman la Mancomunidad de Servicios Sociales Iranzu: Villatuerta, Abárzuza, Oteiza, Lezáun, Salinas de Oro y los valles de Yerri y Guesálaz. La Asociación centra su actividad en la organización de actividades encaminadas a contribuir a la cultura desde la perspectiva lingüística del euskera.

“La organización del día del euskera es la actividad principal que realiza el colectivo“

Aunque el colectivo se constituyó oficialmente hace algo más de dos años, sus primeros pasos se remontan tiempo atrás, en torno a 2005. Fue este año cuando la Mancomunidad Iranzu contrató a un técnico de euskera para la dinamización cultural y la promoción de la lengua. Con él trabajaba un grupo de vecinos de los pueblos que a principios de 2011 decidieron constituirse como asociación para asumir funciones similares a las del técnico por si algún día esta figura desaparecía. 

Así ocurrió. El cambio político en varios Ayuntamientos tras la celebración de las últimas elecciones municipales y concejiles en mayo de 2011 trajo consigo que no se renovara el contrato. Entonces la Asociación Irri Herri fortaleció su actividad con una programación anual dirigida a todos los públicos. 

El colectivo se creó con diversos objetivos, entre ellos el desarrollo del euskera en los siete Ayuntamientos, su reivindicación a nivel institucional, la organización de actividades que fomenten el uso y la participación de la gente en euskera y la colaboración con otras entidades. 

Día del Euskera

Fue en los orígenes cuando el colectivo aglutinó a buena parte de los socios, aunque continuamente se van sumando nuevos apoyos hasta superar en la Actualidad el centenar. Cada socio contribuye con cinco euros de cuota, que sumados a las ayudas que aportan los Ayuntamientos, permite realizar todas las actuaciones. En la programación actual destaca sobre todas las demás la organización del Día del Euskera. Era en 2005, antes de la constitución de Irri Herri, cuando se organizaba por primera vez. En las últimas tres ediciones, la iniciativa se ha celebrado con carácter itinerante en Garisoain, Salinas de Oro y Oteiza. 

Al Día del Euskera, la actividad que exige mayor presupuesto, se suma el resto de acciones, como el Día del Árbol, que ha tenido lugar en Iturgoyen y Arandigoyen; la korrika txiki, que en ocasiones anteriores ha cubierto la distancia entre Arizala y Abárzuza, y la organización de la visita al ayudante del Olentzero, en una borda de Iturgoyen para que los niños le entreguen las cartas dirigidas al carbonero. Las conferencias completan la programación a las que se une una iniciativa muy especial: la organización de una ludoteca de hora y media semanal que en la Actualidad atiende a 17 niños y que previsiblemente aumentará las plazas a principios de año. 

Al frente de la ludoteca se encuentran las monitoras Sara Mazorra Huerta y Silvia García Muñoz. Explican que la cita semanal con los pequeños está organizada para realizar diferentes actividades en euskera entre las que no faltan las canciones y las manualidades para trabajar al psicomotricidad y desarrollar la imaginación. 

“Todas las actividades están dirigidas, no es un sitio donde vengan los niños a estar sino que trabajamos muchas cosas. Desde el punto de vista del idioma de lo que se trata es de vivirlo en un entorno diferente al de la escuela”, apunta Sara Mazorra. Las edades son variadas en la ludoteca, ubicada en el club de jubilados de Villatuerta, desde los 18 meses hasta los 5 años.  

La junta de Irri Herri la forman socios de cada uno de los pueblos implicados: Amaia Munárriz (de Salinas), Aritz Etxarri (de Guesálaz), Lucía Ros (Lezáun), Ana Echalar (Yerri), Arantxa Asiain (Oteiza), Víctor Pascual (Abárzuza) y Patxi Martínez y Raquel Aldunate, de Villatuerta. Explica Patxi Martínez que la Asociación tiene también su vertiente reivindicativa sobre temas compartidos por el colectivo, como la señalización bilingüe y una nueva situación que permita el acceso al modelo D de la zona considerada no vascuence.  


FUNDACIÓN. 2011

Financiación. 

Cuotas de 5 euros y subvenciones de los Ayuntamientos de la Mancomunidad de Servicios Sociales Iranzu.

Número de socios. 120. 

Título

Aritz Etxarri Goñi. Presidente

“Las asociaciones crean lazos de unión entre los pueblos” 

¿Qué momento vive la asociación? 

La participación en las actividades organizadas siempre es muy positiva, pero echamos un poco de menos algo más de participación en el día a día y en la organización de las actividades.  

¿Cuál es el principal objetivo del colectivo? 

El objetivo principal de la Asociación es el fomento del euskera, y de la mano de este, ampliar la oferta cultural en nuestra zona.

¿Qué importancia crees que tienen las asociaciones en el ámbito rural?

Tienen una gran importancia, más aún en nuestro ámbito, con un tipo de poblaciones pequeñas y dispersas. Facilita la creación de lazos de unión y fomenta la dinamización social.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies