Estella recuperó la quema de Judas

Estella recuperó la quema de Judas

La última vez que se organizó la cita fue en 1957, en el barrio de San Pedro

La quema de Judas volvió a escenificarse en Estella después de que su tradición se extinguiera en 1957. Un grupo de vecinos decidió volver a disfrutar el lunes de Pascua de este acto que servía de cierre al programa de la Semana Santa. Un recorrido por el centro de la ciudad desembocaba en el lugar de la quema del muñeco en la plaza Santiago, a la que asistieron decenas de personas.

“Un grupo de Estelleses paseó el muñeco de paja antes de quemarlo en la plaza
Santiago”
La reunión comenzaba con una comida por parte de los organizadores, un grupo de vecinos de la ciudad, y seguía a las cuatro y media con el paseo del muñeco de paja por las calles de la localidad. Alguna parada servía para leer documentos sobre el juicio de Judas. Colgado de unas cuerdas, el muñeco ardió en la plaza de Santiago, a la vista de muchos curiosos que no sabían que este acto volvía a celebrarse en la ciudad.

Uno de los organizadores, Ángel Aguinaga Peral, explicaba que la idea surgió en una conversación hace unos meses y que fue entonces cuando decidieron volver a vivir momentos que quedan ya lejanos en la memoria. Asegura Aguinaga que la tradición de la quema de Judas se hacía el lunes de Pascua en varios barrios de la ciudad y que fue San Pedro el último en organizarlo en 1957. “Yo lo recuerdo justo, porque tan sólo tenía cuatro años, pero ese día se vivía una buena fiesta en el barrio. Era un grupo de mujeres quienes se encargaban de hacer el muñeco y organizarlo todo”.

Crónicas antiguas
La recuperación de la quema, con tintes de teatro, se ha hecho sobre la base de fotografías antiguas, crónicas y narraciones de estelleses que vivieron aquellos años, como Domingo Llauró. Internet también ha sido una buena herramienta para recrear un acto que actualmente se celebra en otras localidades de Tierra Estella como Los Arcos y Allo.

El monigote representa simbólicamente a Judas pero a lo largo de la historia ha adoptado diferentes identidades, siempre reencarnando a personajes avaros o maliciosos. “En algunas fotos lo vemos con dinero, en otras con correajes como de alguacil, en otras con traje y corbata. Se identificaba con personas que habían hecho alguna fechoría y luego se quemaba porque el fuego todo lo purifica”, añade Aguinaga.

Las personas que participaron en la recuperación de este acto vistieron atuendos de la época. No faltaron los trajes, los chales ni las peinetas. “Esperábamos la participación de la gente porque siempre que se hace algo distinto en Estella la gente colabora, además de todas las edades. Ha sido una buena ocasión para recuperar algo perdido y para pasarlo bien recordando”. •

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies