De alumnos a profesores

De alumnos a profesores

De los 49 docentes que forman actualmente el claustro del Colegio Diocesano Nuestra Señora de El Puy, 18 se formaron en el centro

Primero fueron alumnos, y la mayoría no imaginaba que años después de haber abandonado el centro y terminada su formación universitaria, volverían al Colegio Diocesano Nuestra Señora de El Puy. De una plantilla de 49 docentes en el curso actual, 18 son ex alumnos que han crecido en las aulas y en los pasillos bajo las enseñanzas de algunos profesores que ahora son compañeros de trabajo.

“Jesús Bacaicoa: “Por la edad que tengo, me veo reflejado en mis alumnos”“

Es el caso del profesor más joven de la plantilla en este curso, Jesús Bacaicoa Maeztu, de la promoción que abandonaba El Puy en el año 2002. Natural de Luquin, su juventud ha estado ligada al colegio donde cursó ESO y Bachillerato. “Casi todos mis compañeros de trabajo fueron profesores míos. Siempre he tenido buena relación con ellos, sobre todo en los últimos cursos. Así que en el claustro me siento muy integrado”, cuenta Bacaicoa, arquitecto de formación y profesor de Informática en el centro. 

Fue durante sus años en El Puy cuando se forjaron los lazos de amistad con sus compañeros de aula que hoy continúan siendo sus amigos. “Mantengo la cuadrilla que hice y la unión sigue siendo la misma. Organizábamos viajes en bici durante el verano y yo, en parte, adquirí así la afición que tengo a la bicicleta. Fueron unos buenos años y por la edad que tengo aún hoy me veo reflejado en mis alumnos. Casi todo sigue siendo lo mismo”, añade. 

Para el resto de los 17 profesores que una vez fueron alumnos de El Puy los cambios entre su faceta de estudiante y de docente son más agudos. María García Fernández, profesora de Lengua Española permaneció en El Puy desde el año 1990 hasta 1994, cursando BUP y COU. “Yo veo que el colegio ha crecido mucho. Antes éramos menos alumnos y había más relación entre todos y con los profesores”, explica. La confianza y la cercanía se creaban gracias a diversos acontecimientos que se organizaban en el colegio. “Recuerdo de manera muy especial las fiestas. Nos disfrazábamos junto con los profesores, comíamos y pasábamos todo el día juntos”.  

Mónica Gracia Labayru y Teresa de Carlos Castillo, de Estella y Ayegui, respectivamente, son compañeras de trabajo como lo fueron de clase en el periodo 1981-1984. Entonces, aunque el número de alumnos del centro era menor, las clases eran más populosas que en la actualidad. “Se guardaba más la distancia con el profesor, ahora sin embargo se ha ganado en cercanía”, explica Teresa de Carlos, tutora de 1º de la ESO y profesora de Inglés. 

“El hecho de que las clases sean más pequeñas hace que puedas estar más pendiente de los chavales. Sí es cierto que ha habido cambios, de hecho recuerdo cuando se fumaba en clase”, añade Mónica Gracia, tutora en Primero y profesora de Matemáticas, Ciencias Naturales y Plástica. Para ella cada día es una jornada diferente. “Aunque pueda parecer que un profesor repite lo mismo curso tras curso, ninguno es igual que otro. Los alumnos son diferentes y las experiencias, también”.

Formación y amistad

Una vida que giraba en torno al colegio. Así describe sus años escolares otro de los profesores, el director académico, director de Bachillerato y Jefe de Estudios de Secundaria, José Cruz Asarta Sánchez. Asarta llegaba al colegio como alumno en 1982. “Yo y mis compañeros estábamos aquí todo el día. Primero en clase, y después, jugábamos al balonmano en el patio. Veníamos los fines de semana a practicar deportes, y el verano lo pasábamos en el Obeki. Recuerdo que hasta limpiábamos la piscina”, apunta. La diversión y el compañerismo eran valores presentes durante estos años, al igual que la disciplina y el orden. “Hacíamos fila para todo, para entrar, para salir, para subir y para bajar. Además, siempre llevábamos puesta la bata”, recuerda. 

¿Han cambiado los problemas que pueden surgir en un centro educativo? En opinión del claustro, las nuevas tecnologías han marcado un antes y un después y, por otro lado, la autoridad y la disciplina se han relajado. 

En el actual colegio El Puy, su director, José Antonio Osés Solchaga, ofrece la panorámica más amplia del antes y del ahora. Veintisiete años en la dirección del centro y ex alumno de El Puy le permiten hablar con propiedad. “La disciplina era mucho mayor y de los castigos hoy nos reiríamos. Hoy en día, a pesar de lo que se diga, los alumnos es gente sana, maja; los hay traviesos, pero malos, muy pocos”, explica. 

José Antonio Osés no imaginaba cuando terminó los estudios en El Puy el futuro que le esperaba. “Como anécdota, cuanto tenía 16 años, después de la reválida, tres amigos que veníamos de Dicastillo y de Allo dijimos que ya no íbamos a volver a El Puy, que no íbamos ni a subir a la basílica. Bien, pues yo volví y llevo en el centro 35 años trabajando”, explica. 

En la actualidad, son 18 los profesores del Colegio Diocesano Nuestra Señora de El Puy que una vez fueron alumnos, si bien, explica el director que en alguna ocasión han sido incluso más. “Cuando tenemos una plaza para cubrir, la convocatoria es abierta. Lo principal son las titulaciones, pero es el equipo directivo el que elige. Por lo general los nuevos entran haciendo una sustitución y, cuando los conoces, los llamas para otras ocasiones. Está claro que el profesor que ha sido alumno aquí ya sabe muchas cosas del centro y conoce su dinámica de funcionamiento”, añade el director. El centro celebraba en 2009 su cincuenta aniversario.  

18 profesores del colegio El Puy fueron alumnos durante sus años estudiantiles. 

Se trata de: 

• José Cruz Asarta Sánchez

• Óscar Azcona Amuneta

• Jesús Bacaicoa Maeztu

• Mª Teresa de Carlos Castillo

• Mª Pilar Echeverría Antúnez

• Mª Teresa Escudero Gastón

• María García Fernández

• Mónica Gracia Labayru

• Miguel Ángel Iriberri Vega

• Natalia Lacalle Osés

• María Lacarra Albizu

• Julia Luquin Ganuza

• José Antonio Osés Solchaga

• Fátima Pareja Cortejosa

• José Javier Salvatierra

• Andrés Valencia Ciordia

• Alberto Martínez de Narvajas.

Título

Diferencias académicas

El director académico y ex alumno José Cruz Asarta se refiere a las diferencias académicas que existen ahora en comparación con los años que a él le tocó vivir en el colegio. Las clases participativas, el aprendizaje significativo y cooperativo, los trabajos en grupo en vez de individuales marcan hoy la diferencia. 

“Ahora la ley pide competencias, no sólo conocimientos. Además, los idiomas tienen ahora un peso muy importante. El inglés es una exigencia y, de hecho, tenemos acuerdos con la Escuela Oficial de Idiomas para que nuestros alumnos consigan certificaciones”.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies