Crece la competencia china en Estella

Crece la competencia  china en Estella

Diez establecimientos de origen asiático funcionan actualmente en Estella. En breve se sumará el undécimo en el polígono de Merkatondoa.

Desde la apertura en el paseo de la Inmaculada del restaurante China Town en febrero de 1998, la proliferación de establecimientos de origen asiático en Estella es imparable. La irrupción de aquel primer local en la vida estellesa con una estética y un producto tan diferentes, ha dejado ya de sorprender. El creciente número de negocios regentados por ciudadanos chinos se intercala con el comercio tradicional de la ciudad del Ega. Los metros cuadrados ganan terreno. Si en 2009 se estimaba que 2.100 metros comerciales vendían en Estella ‘made in China’, en la actualidad, con las nuevas incorporaciones, esta superficie ha llegado a doblarse o incluso triplicarse.

““No todos los chinos somos iguales. Nosotros hemos montado la tienda con mucho esfuerzo”“

La consolidación de la actividad económica asiática en la ciudad del Ega ha ido in crescendo desde 1998. Nuevas familias han recalado en Estella para montar sus negocios. Los antecedentes del comercio chino, los Todo a Cien, pertenecen a la época de la peseta; el euro es la moneda de pago de los establecimientos asiáticos de Estella. En la actualidad son diez los locales que compiten entre sí y con el comercio tradicional, a la espera de la apertura de un undécimo, en el polígono Merkatondoa. 

Con el paso del tiempo, varios negocios han cambiado de ubicación. Se han trasladado de bajeras pequeñas a otras más grandes; también han variado de clasificación económica y de propietario. Desde 1998, se han abierto un locutorio-bazar en la plaza de los Fueros; un bazar en la calle Inmaculada, que luego se trasladaría. En 2006, los vecinos eran testigos de la apertura de otra tienda, de dos plantas, en una de las bajeras más grandes de la plaza. Auguraba que no iba a ser la última. Sin armar mucho ruido, con obras realizadas por los propios comerciantes chinos, las incorporaciones  han ido creciendo.

En mayo de 2008, la calle Fray Diego dotaba al barrio de bazar propio, el cuarto en Estella, ahora también con parking gratuito. En plena crisis económica, los establecimientos chinos no han dejado de florecer. En 2009, se inauguraba en Merkatondoa Merkanavarra. Con 800 metros cuadrados es, sin duda, la superficie más grande de Estella en la actualidad. 

En 2010, y después de un año de funcionamiento, el bazar Weng, en la calle García el Restaurador, se trasladaba a una bajera más grande junto al pasadizo de la Inmaculada, y el bar restaurante Rochas sufría una completa metamorfosis en la plaza de la Coronación. La segunda plaza en actividad comercial y hostelera del municipio se convertía en el núcleo fuerte de los locales asiáticos. Poco después, abría la tienda de alimentación y chucherías Chen y se instalaba un nuevo bazar junto a la entrada del aparcamiento subterráneo. 

En 2011, la arteria principal de la ciudad, el paseo de la Inmaculada, acogía una nueva apertura en el sector textil, Fashion. Se trataba de un ejemplo más de que la expansión asiática en Estella parece no tener vuelta atrás. Hace tan sólo unos días la tienda de alimentación Chen, en la Coronación, se trasladaba a un local anexo más grande, el antiguo vídeo club Vídeo Son, y en breve comenzará a funcionar la segunda superficie china de Merkatondoa. En este caso, los 600 metros cuadrados de la recientemente cerrada carpintería Sánchez ofrecerán productos de bazar. 

Las nuevas aperturas suman una oferta más barata -también de calidad más baja, lo reconocen los propietarios- a la del comercio estellés. El imparable desembarco de comercios asiáticos en Estella preocupa también a los propietarios chinos ya asentados en la localidad. La crisis se nota, muchos comerciantes que operaban en localidades del sur de España suben al norte y la tarta del negocio chino se reparte en la ciudad del Ega. 

Según datos del padrón municipal, en Estella convive un colectivo de 40 personas de nacionalidad china. Varias familias proceden de la misma región en el sur del país asiático y llevan varios años viviendo fuera, y trasladando sus negocios de ciudad en ciudad en busca de nuevas oportunidades. 

“No soy más lista que nadie. El dinero no viene solo, hay que sudarlo”

Sofía Qiu tiene 41 años y ya no utiliza su nombre chino. Salió de su país hace 20 años y confiesa que cada vez es más española y que hay cosas de aquí que ya no las cambia. Casada y con dos hijos de 18 y 16 años, Sofía llegó a Estella en 2010, procedente de Nájera (La Rioja), donde regentaba un restaurante. Ahora su trabajo, su vida, es el Restaurante Rochas, donde emplea a nueve personas, tres de ellas españolas. Este mes, el negocio cumple dos años, un buen momento para hacer balance. 

“Estoy muy contenta en Estella. Es un buen sitio, mi negocio está en el centro y soy muy feliz con la gente. Todo el mundo es muy majo. Soy extranjera, no hablo bien, pero voy al banco y al ayuntamiento y la gente me ayuda. Tienen paciencia conmigo”, explica. A pesar de hacer una buena valoración sobre su vida y su negocio, de medio año a esta parte, la crisis se nota. “Ahora cuesta todo mucho más. Este año está siendo peor que el pasado, la gente quiere gastar menos y se nota en la caja”, explica. 

Sofía es ejemplo de la filosofía de emprendimiento que se atribuye a la cultura china. La facilidad con la que montan sus negocios sorprende, aunque, en opinión de Sofía, el secreto está en trabajar duro. “La gente dice que los chinos somos muy valientes, pero somos trabajadores. Yo no soy más lista que nadie. Si yo decidí dejar mi país no fue porque pasaba hambre. Para comer no hace falta salir de China. Es muy duro irte, sin familia, sin papeles. Lo hacemos en busca de un futuro”. 

Sobre mafia y blanqueo de dinero en Madrid los medios de comunicación se han hecho eco en los últimos días. “Los clientes me hablan de este tema. Pero hay muchos chinos, chinos buenos y chinos malos, como en todos los sitios. Aquí también hay muchos famosos que no pangan impuestos. No todo es mafia. El dinero no viene fácil, hay que sudarlo”. 

“Compra sobre todo gente joven. La gente mayor desconfía más 

de nosotros” 

Shu Yun, de 28 años, vive en Estella desde 2010 cuando, con su marido y su suegra, abrió la tienda de alimentación y chucherías Chen, en la plaza de la Coronación. La joven tiene tres hijos pero son muchísimos los niños que a diario pasan por la tienda y la llaman con toda confianza por su nombre. “Los niños me dicen Shu Yun, y vienen por la tarde, cuando no tienen escuela, y los fines de semana. Este sitio es muy bueno, los niños se juntan aquí”, dice la comerciante desde su nuevo local. El mismo día de la entrevista, inauguraba el traslado al local anexo, el antiguo vídeo club Vídeo Son. 

Alimentación Chen vende pan, bebida y otros productos básicos, además de chucherías y toda suerte de snacks. La comerciante se muestra contenta con el negocio, aunque con algún pero. “Ahora vendo un poco menos”, explica mientras atiende a goteo, sin parar, a los clientes. “Viene sobre todo gente joven. La gente mayor desconfía más de nosotros, dicen ‘china town’, que tenemos muchas tiendas y mucho dinero. Nosotros trabajamos mucho más tiempo. No cierro al mediodía y por la noche me quedo hasta las 22.30 horas, también más tarde los fines de semana”, explica. 

Shu Yun asegura que el dinero no viene solo. “No lo cogemos del suelo, trabajamos mucho. Como en España, en China hay gente buena y gente mala. Montar un negocio es muy difícil, pero nosotros tenemos mucha ayuda de la familia en China”.

“La crisis se nota mucho más. Ahora hay menos extranjeros que 

cambian de piso”

“Estoy contenta, pero este año la crisis se nota mucho más. Antes había más extranjeros que compraban muchas cosas porque cambiaban de pisos de alquiler. Ahora apenas vendo jarrones o ropa”, sintetiza Pei Yun Chen, del bazar del paseo de la Inmaculada. La comerciante vive en Estella con su marido, su madre y sus dos hijos. Pei es cuñada de Shu Yun. 

“Tengo mucho miedo de que me pueda ir mal, de que se venda menos, de que el Gobierno pueda impedir los negocios chinos. Además, ahora hay muchos bazares, nosotros nos hacemos competencia”, añade Pei en relación al aumento de superficies en Estella. 

Pei y su familia abrían hace unos años un bazar en la calle García el Restaurador. En 2009 se cambiaron a la Inmaculada. Asegura que el actual también es un buen lugar para el negocio. “Ahora lo que más se vende es lo práctico, el menaje porque es más barato que en otros sitios. El jueves es un buen día, aunque el mercado también vende cosas como yo, pero el sábado es el peor, la gente se va”. 

La propietaria del bazar Weng abandonó su país con 17 años. Ahora tiene 31 y ha vivido en diferentes ciudades españolas. De Bilbao marchó a Pamplona, antes de llegar a Estella. Defiende con firmeza su negocio y la capacidad de trabajo de sus conciudadanos. “No todos los chinos somos iguales. Nosotros hemos montado la tienda con mucho esfuerzo. Nuestro negocio no es negro, tenemos préstamos con los bancos. Una de nuestras ventajas es la confianza que tenemos entre nosotros. Yo puedo traer cosas al bazar, ver cómo las vendo y pagarlas dentro de un tiempo”, añade Pei.  

Título

Datos

Restaurante China Town. Paseo de la Inmaculada. Abrió al público en 1998.

Locutorio- bazar. En la plaza de los Fueros. 

Bazar. Plaza de los Fueros. En dos plantas. Abierto desde abril de 2006.

Bazar. Calle Fray Diego. En la actualidad, ofrece al cliente plaza de aparcamiento gratuita. Funciona desde mayo de 2008.

Merkanavarra. Bazar ubicado en el polígono Merkatondoa. Desde noviembre de 2009. 

Bazar Weng. En el paseo de la Inmaculada, junto al pasadizo. Se inauguró en octubre de 2010. Es fruto del traslado de otro local de bazar y textil ubicado hasta esa fecha en la calle García el Restaurador. 

Restaurante Rochas. Plaza de la Coronación. Desde noviembre de 2010. 

Alimentación Chen. Plaza de la Coronación. Apertura en julio de 2010. Se acaba de trasladar al local anexo. 

Bazar. En la plaza de la Coronación, en la antigua cochera de autobuses. Abrió en diciembre de 2010. 

Textil Fashion. Paseo de la Inmaculada. Apertura en julio de 2011.

Nuevo bazar en Merkatondoa, en la bajera de lo que fue Carpintería Sánchez. Futura apertura. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies