“Como ciudad fronteriza, en Juárez el estado civil y el político se colapsan”

“Como ciudad fronteriza, en Juárez el estado civil y el político se colapsan”

Una investigación sobre el feminicidio dio lugar a su primera novela, ‘Ciudad final’

Catedrática de Literatura Hispánica en la Universidad Estatal de California, profesora titular en la Universidad del País Vasco y escritora, Josebe Martínez (Azagra, 2/04/1962) se reunía con las integrantes del club de lectura de la biblioteca de Estella para hablar sobre su libro ‘Ciudad final’. La novela aborda mediante una ficción sustentada en hechos reales la situación de Ciudad Juárez, en la frontera mexicana con Estados Unidos, donde cada año mueren asesinadas en torno a 300 mujeres jóvenes y suman decenas las desaparecidas.

“En México perdura el mismo silencio, el mismo olvido. Continúan las muertes y siguen sin medios para luchar”

La autora, vecina de Estella, ha respirado intermitentemente la atmósfera de Ciudad Juárez durante una etapa de quince años de estancia en la Universidad de California (1988-2002). Su investigación sobre la violencia y el feminicidio en la ciudad fronteriza dio como resultado en 2007 la novela negra ‘Ciudad final’. Josebe Martínez o ‘Kama Gutier’, su seudónimo, prepara su siguiente libro. En abril viajará a Los Ángeles y México para realizar la labor de campo. 

¿Cuál es su primer nexo con la situación de Ciudad Juárez? 

Como estudiante de doctorado en la Universidad de California, filmando en la frontera cortos experimentales con el equipo de películas como ‘Como agua para chocolate’ y ‘Las mujeres de verdad tienen curvas’. Era 1998, nos llegaron noticias de Ciudad Juárez y en colaboración con una criminóloga de la Universidad empecé a investigar, a hacer entrevistas y ver los distintos posicionamientos que había al respecto sobre un elenco de muertas que entonces sumaban 400 aparecidas y 4.000 desparecidas.

‘Ciudad final’ recoge hechos reales y retrata la situación de Ciudad Juárez, ¿era una novela el objetivo de la investigación?

Cuando conocí el problema me di cuenta que tenía que encauzarlo a través de una forma de comunicación. Podía ser mediante un ensayo o, mucho más difícil, pero más legible y seductor, mediante una novela. El género era difícil porque no podía ficcionar la realidad, tenía que estar atenta y transmitir un mensaje de realidad. Utilicé la novela negra para contar lo que ocurre a través del personaje de un investigador. A diferencia de la novela policiaca, que resuelve un crimen, la novela negra ha de servir como revulsivo social y destacar las lagunas de la sociedad política. Me he dado cuenta que  es posible unir el objetivo ético con el estético.

¿Qué es lo que ocurre en Ciudad Juárez?

Hay que tener en cuenta que Ciudad Juárez es un espacio surgido en la frontera entre el primer y el tercer mundo, es una laguna en la que el funcionamiento del estado civil y político se colapsa y el poder público lo ostenta la propiedad privada. Se trata de un lugar donde coexiste todo tipo de tráfico entre el tercer mundo y el primer mundo, tráfico de personas, de droga, de sexo, trabajo y órganos. En Ciudad Juárez se pone de manifiesto que las formas de producción ilegales y las formas legales de justicia son cómplices. 

¿Implica esta situación que no hay mañana? ¿Qué futuro augura a Ciudad Juárez?

El mañana solo lo concibo a través de la información, de la concienciación, la difusión para que se cree una presión global, internacional, que ahora mismo no existe. 

¿Ha vuelto a México? ¿Han cambiado las cosas desde que trabajó allí?

A la gente en México D.F. no le interesa, perdura el mismo silencio, el mismo olvido sobre el feminicidio. Siguen las muertes, continúan sin medios para luchar y el silencio de la justicia y la ley interfieren en cualquier intento de descubrir y encausar a los culpables; continúa el silencio, el hostigamiento a las madres, el acoso y la negación de todo lo que sea reconocer este fallo político, social y estructural. 

¿Qué puede aportar la literatura a la resolución de conflictos?

Debe ayudar a la resolución de conflictos, mostrando el conflicto, dando voz a quienes no pueden defenderse por sí mismos. La literatura ha de señalar los lugares donde la sociedad política falla. Los libros no ajustician al criminal, eso lo hace la ley, pero sí que pueden señalarle. 

¿Se sintió alguna vez en peligro?

De mis quince años en California fueron tres o cuatro los que empleé en la investigación de México, tiempo suficiente para darme cuenta de que todas las fuerzas son necesarias. Vives el miedo porque realmente es una situación de peligro. Desaparecen chicas, hay familias destrozadas y tienes una continua sensación de desprotección y sin posibilidades de ser protegida. 

¿Qué es lo que más le sorprendió durante su trabajo en México?

Me di cuenta que en occidente, en Estados Unidos y en Europa, la ética tiene un cierto periodo de vigencia. En Juárez y otros lugares del tercer mundo, este eje ético caduca en unos minutos; pero es consecuencia de la colonización y del abuso sistemático de Occidente. 

¿Se puede adelantar algo de su próxima novela?

Se va a desarrollar en Los Ángeles y México, a donde viajo en abril para trabajar en ello.

Título

Implicación en Estella

Josebe Martínez se implica también con las mujeres en Estella. Colabora con la Asamblea de Mujeres y con otras mujeres con el objetivo de aglutinar y coordinar un movimiento de acción local. Por ello, el sábado 31 de marzo la casa de cultura Fray Diego se organizará una jornada y se abordarán diferentes aspectos como los derechos, las relaciones laborales, la relación de la mujer con las instituciones, la crisis y su repercusión en el movimiento feminista, entre otros. También habrá talleres promovidos por gente joven. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies