Senderismo y actividades acuáticas en Tierras de Iranzu

Senderismo y actividades acuáticas en Tierras de Iranzu

En semana santa Arranca la nueva temporada de visitas y experiencias, que se mantendrán durante la primavera-verano

Un paseo en barco de vela y un recorrido en piragua por el embalse de Alloz, si el tiempo lo permite, y visitas guiadas por la red de senderos son las principales novedades del programa de experiencias de la Asociación Tierras de Iranzu que arranca con la Semana Santa. La puesta en práctica de estas actividades y otras, relacionadas con la gastronomía, el enoturismo, el patrimonio y la naturaleza activa se mantendrán durante toda la primavera y en verano, e incluso muchas de ellas están disponibles para el visitante durante todo el año.

El programa del colectivo acoge la oferta de naturaleza activa, gastronomía y patrimonio de la zona 

El monasterio de Alloz fue el lugar elegido por la Asociación para presentar su oferta. Se reunieron la gerente del colectivo, Charo Apesteguía; la alcaldesa de Guesálaz, Mariví Goñi, y como anfitriona, la hermana superiora del monasterio, Mari Carmen Echegaray. También estuvieron presentes numerosos socios que ofrecen sus productos y experiencias. La abadesa daba unas palabras de bienvenida a los asistentes y destacaba el carácter hospitalario que siempre ha tenido un monasterio. “Os acogemos con la hospitalidad propia de nuestro carisma. Los monasterios siempre hemos sido lugar de acogida, para huéspedes o como hospitales”, decía. 

Diversidad

Por su parte, la alcaldesa Mariví Goñi se refería al programa de actividades que Charo Apesteguía pasaría después a detallar. “Refleja la diversidad de Tierras de Iranzu, que ofrece toda clase de actividades”, también se refirió al monasterio de Alloz, cuya hospedería y la venta de productos artesanales se incluye también en la oferta turística. 

Dentro del turismo activo que se puede practicar en Tierras de Iranzu, la gerente del colectivo destacó el paseo en barco de vela, una visita en piragua por el embalse de Alloz, un safari a la casta navarra en la ganadería Alba Reta, otra a las salineras Gironés, una más a la finca ecológica vacuna en Salinas de Oro, paintball en Zurucuain y visitas guiadas a las mielerías, La Sacristana, en Santa María de Eguiarte, y Azkorena, en Salinas de Oro. Además, la red de senderos incluye el Cañón del Río Iranzu, el Cañón del Río Ubagua, el Mirador de Lazkoa, Dulanz, el Hayedo de Lezaun, la Cruz de Mauriáin y las peñas de Azanza, que se pueden recorrer en solitario o con guía. 


Vino, queso y patrimonio 

La oferta de bodegas y enoturismo la componen las bodegas Pacharán Azanza, en Abárzuza, las bodegas Lezaun en Lacar, Palacio de Azcona y Bodegas Aroa, en Grocin, con diferentes propuestas que van desde las catas y visitas de bodega hasta la posibilidad de degustar un menú completo o conocer los viñedos en carreta de caballos. 

Para maridad con el vino, el queso tiene sus ofertas turísticas en Tierras de Iranzu en las queserías Susperregui y Urrizaga, de Abárzuza, y la quesería Aldaia, de Lezaun. Ofrecen visitas guiadas y degustaciones y la opción perfecta para conocer el mundo del queso. 

El turismo cultural establece un recorrido de visitas por diferentes enclaves de la zona: el monasterio de Iranzu, Santa María de Eguiarte, Santa Catalina de Alejandría, en Azcona, y la Natividad, en Garisoain. Las visitas se completan con degustaciones en establecimientos próximos. 



Exposición de estelas funerarias en Iranzu 

El monasterio de Iranzu,  en su parte más antigua, acoge una exposición de estelas funerarias de la zona, algunas de las cuales se mostraban antes en el claustro del cenobio. 

Se trata de ejemplares del siglo XI y XII que los padres teatinos han colocado juntas para mostrar al público este arte sacro. 

El monasterio abre su punto de información para toda la temporada turística con horario de 10 a 14 h. y de 16 a 20 horas. Desde allí se informará de las actividades en la zona y de la oferta en el propio monasterio, como la visita guiada. 

Título

Silencio y artesanía en el monasterio de Alloz

El monasterio de Alloz se suma a la oferta de alojamientos de Tierras de Iranzu con su hospedería, un espacio para el retiro, el silencio y el descanso formado por 14 habitaciones con baño. Por el precio de 35 euros, las hermanas ofrecen pensión completa. Buena parte de las habitaciones están ya reservadas para esta Semana Santa. 

El monasterio de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia  de Alloz llegó a contar con 82 hermanas, aunque son en la Actualidad 17 las religiosas de clausura que se ocupan del cenobio. Sus edades están comprendidas entre los 57 años de la abadesa Mª Carmen Echegaray, y la más mayor, de 89 años. 

Una de sus fuentes para obtener recursos es la artesanía. La portería acoge un expositor donde el visitante puede adquirir productos realizados por las hermanas, como membrillo, miel, pastas, mermeladas, tila ecológica, pacharán y otros licores y cremas tratantes. Es proyecto de las hermanas ampliar la zona de venta con una pequeña tienda para despachar mejor sus productos monacales que tienen marca propia ‘El monasterio’. Las personas interesadas pueden acercarse a comprar los productos a partir de las 9 de la mañana. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies