Mi lugar en fiestas…

Mi lugar en fiestas…

Dentro o fuera, en la calle o a resguardo. Los momentos más especiales de la semana festiva suelen ir vinculados a un lugar concreto. Son personales y, seguramente, también compartidos

En el exterior, el recorrido del encierro, la plaza de toros, las barracas y El Puy; a cubierto, el chabisque de la cuadrilla y la peña La Bota. Lugares para todos los gustos las que ofrece la ciudad del Ega durante las fiestas patronales y las que han escogido seis personas, de diferentes edades y con diversas vinculaciones con la fiesta, como los más especiales durante la semana festiva. Cuando todo se tiñe de blanco y rojo. Cuando solo cabe la diversión.

La plaza de toros. ÁNGEL CASTILLO CABEZÓN. Hostelero

“Me escapo del bar y veo uno o dos toros”

A caballo entre el trabajo y la fiesta vive la primera semana de agosto en Estella el hostelero, del Bar Restaurante Richard, Ángel Castillo Cabezón. Trabaja los siete días, desde hace 35 años, cuando su familia asumió la gestión del bar-restaurante que hace esquina con la plaza de toros. “Nunca he faltado a las fiestas ni al trabajo. Tampoco cuando estuve en la mili, que pedí permiso para venir”, cuenta retrocediendo mentalmente a tiempos pasados. Así que, como puede, disfruta de la semana más especial del año desde el otro lado de la barra, aunque asegura, se las ingenia para acercarse “a ratos” a ver uno o dos toros en el cercano coso taurino. “Soy muy aficionado y es lo único que no hay en Estella el resto del año. Así que me escapo”, confiesa. 

Esa manera suya de “torear” el trabajo, sin huir de las responsabilidades, y “capear” la fiesta le proporciona buenos momentos. “Cuando no tienes tiempo, a las pequeñas cosas como ver un toro o tomar un cubata por la noche le sacas chispas”, dice. Así es la vida. 

La Bota. ESTITXU GALDEANO ETXEBERRIA. Socia de la peña la bota. 

“El viernes nos juntamos la cuadrilla y comemos en la peña”

Como profesora de Física y Química en el IES Tierra Estella-Lizarraldea BHI, Estitxu Galdeano Etxeberria vivirá las fiestas de su localidad de vacaciones. Eso sí, seguiría activa, ya que, como madre y socia de la peña La Bota, atenderá tras la barra a quien quiera disfrutar de la sociedad, y el resto del tiempo se lo dedicará a su hija de casi dos años. “Hasta que nació Alaia vivía las fiestas sobre todo de noche. Ahora acudo con ella a los actos diurnos”, cuenta.

El único día que sale sin la txiki es el viernes. “Ese día nos juntamos la cuadrilla, comemos en La Bota, hacemos sobremesa, nos echamos unas risas con la Bajadica del Puy, de ahí tomamos potes por lo viejo, cenamos en la barraca de la Ikastola y vamos a las txoznas”. Por eso la peña es su lugar preferido. También porque se trata de un ambiente euskaldun. “Fue lo que me animó a colaborar, quería fomentarlo”. Aunque admite que hubo una razón más fuerte: que además de gastronómica, es una sociedad cultural. Por esos motivos una de las tardes festivas ejercerá de camarera voluntaria en La Bota.

El chabisque de su cuadrilla . IÑAKI GONZÁLEZ ETAYO.

Socorrista y jugador del San Andrés

“El chabisque es imprescindible todo el año”

La cuadrilla LBDT está integrada por 17 jóvenes con edades comprendidas entre los 24 y los 26 años. Entre ellos, Iñaki González Etayo, de 25, estudiante de Grado de Ciencias de Actividad Física y Deporte en León, socorrista durante el verano en las piscinas del Agua Salada y medio-centro en el equipo de fútbol San Andrés. ¿Su lugar en las fiestas? Lo tiene claro, el chabisque, una bajera de planta baja y menos una ubicada en la calle Navarrería.

En este espacio que la cuadrilla alquila durante todo el año transcurre buena parte de la semana festiva. “Aquí comemos el viernes de gigantes y el martes antes de ir a la pelota. Por las tardes nos juntamos en torno a las ocho, tomamos algo y después cenamos. Tenemos todas las comodidades y para nosotros es imprescindible el chabisque en fiestas y también en el resto del año”, explica el joven. 

Aunque la parte más social y gastronómica de las fiestas se desarrolle a cubierto, Iñaki González y su cuadrilla toman parte en muchas actividades de calle, como la pelota, los toros y la becerreda, a la que nunca faltan. “Y después de los toros, disfrutamos mucho el ambientico que se crea en los bares, sobre todo entre semana cuando hay menos gente”, explica el socorrista, que no se librará de trabajar estas fiestas tres días por la mañana. 

El Puy. IRANZU GUTIÉRREZ SÁEZ. Miembro de la banda

“En el Puy sucede el momento más bonito”

“No podría vivir las fiestas sin La Banda”, afirma convencida Iranzu Gutiérrez Sáez, estellesa de 26 años. “Estoy todo el día por ahí, desde el punto de la mañana. Toco dianas, veo el encierro, almuerzo con el resto de ‘bandidos’, sigo tocando, echo el vermú y vuelta a casa a comer y a descansar un poco, porque después hay que animar los toros”, explica la joven que asegura que luego aún le quedan ganas de ir de juerga. 

“El único día que no salgo es el sábado. Aparte de por el agobio que hay, porque para entonces no he tenido tiempo de dormir, y lo necesito”. El viernes de Gigantes come con la cuadrilla y desde entonces no para. “Hacia las cinco corro de la sobremesa a cambiarme y coger el instrumento para subir al Puy. Entonces sucede el momento más bonito. 

Los dantzaris bailan haciendo pasillo mientras pasamos por medio tocando y suenan las campanas. Es el momentico, la señal de que ya son fiestas”. 

Destaca además la imagen tan distinta que se vive en la basílica en tan solo dos días. “El viernes por la tarde todos reímos, estamos animados, ilusionados… El sábado por la mañana todo es silencio, gafas de sol, cuerpos tumbados e incluso alguno se duerme y se convierte en la broma del día”, ríe la saxofonista.

El recorrido del encierro. JESÚS ECHEVERRÍA ARAMENDÍA. Miembro de la fanfarre Alkaburua

 “Salimos, sobre todo, entre semana cuando el ambiente ha 

decaído un poco” 

Lunes y miércoles son días de charanga para el estellés Jesús Echeverría Aramendía, de 63 años, y los otros 24 músicos de Fanfarre Alkaburua. Su jornada festiva comienza pronto para contribuir a la fiesta. “A las ocho de la mañana quedamos en la calle Mayor arriba, y recorremos un tramo del encierro antes de echarnos unas mistelas para embocar. Continuamos todo el recorrido del encierro tocando dianas tradicionales de La Pamplonesa, que sorprenden a la gente, hasta llegar a la plaza de toros, donde hacemos una parada en el Ambigú, el bar”, cuenta. 

La actuación continúa en el coso taurino amenizando musicalmente las vaquillas con piezas diversas, antes de iniciar las kalejiras por el centro de la ciudad, con nueva parada en la plaza de los Fueros para almorzar. “La música es lo que anima la calle, por eso decidimos salir entre semana, cuando sabemos que el ambiente ha decaído un poco. Lo mejor de todo es que ?nosotros somos los primeros que nos lo pasamos bien”, explica Echeverría. Y tan bien se lo pasan que en las fiestas del año pasado la charanga salió a tocar a la calle en 18 ocasiones, incluidos los compromisos contraídos con el Ayuntamiento, como el cohete el viernes de gigantes. 

Las atracciones. IVONNE AITANA CAILLAGUA RIVERA. Abanderada de la corporación infantil. 

“Con las fichas me montaré todos los días e invitaré a mis amigos”

“Las atracciones que más me gustan son el Canguro y Alcatraz, la de las jaulas”, explica la niña de 9 años Ivonne Aitana Caillagua Rivera, alumna del colegio Santa Ana y este año la abanderada de la Corporación infantil el martes. Mucha suerte ha tenido de ser miembro del Ayuntamiento txiki el Día del Niño y de que le den un montón de fichas para montarse en las barracas toda las veces que quiera. “No nos las han dado todavía, pero me han dicho que son unas cincuenta. Con ellas tengo para montarte todos los días y también para invitar a mis amigos”, apunta. 

Por lo tanto, será en el recinto ferial donde más fácil se le va a ver a la niña; ahí y el martes portando la bandera del Ayuntamiento de Estella y abriendo la comitiva desde el consistorio hasta la iglesia de San Pedro. “Tengo muchas ganas de las fiestas”, asegura, y cuenta cuál es su planning un día cualquiera de la semana. “Me levanto y voy con mis padres a la plaza de toros a ver las vaquillas. Después, a las atracciones y, por la tarde, a la plaza para ver la animación porque me encanta la música. 

Ya por la noche veo los fuegos artificiales y a veces corro el torico”. No le va a sobrar ni un minuto. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies