Las fiestas de la experiencia

Las fiestas de la experiencia

Dos matrimonios, uno de Estella y otro afincado en la ciudad del Ega, protagonizarán el lunes el homenaje que brinda el Ayuntamiento

Los jubilados de la ciudad del Ega están llamados a celebrar su día el lunes de fiestas. El Ayuntamiento de Estella, en colaboración con el club de jubilados, viudas y pensionistas de la ciudad, los convoca a una eucaristía en la iglesia de San Juan a las 11 horas, seguida del homenaje a las 12 horas a dos matrimonios. En este caso a una pareja de Estella y otra “de mundo”. La mañana terminará con una actuación de jotas y un aperitivo en el club.

“Siempre nos han gustado la Bajadica del Che y las verbenas”

Jesús Apesteguía Heredia, 85 años

Mari Mercero Barrena, 83 años

Nacidos en Estella, se casaron en 1955 y tienen 

cuatro hijos –Juan Ángel, Mª Dolores, Mª Puy y 

Elena- tres nietos y un biznieto. Jesús Apesteguía 

se dedicó a la construcción y su esposa es ama 

de casa. Se conocieron en la verbena del barrio 

de San Miguel y el próximo año celebrarán 

las bodas de diamante, que simbolizan 60 años de matrimonio. 

¿Contentos por haber sido elegidos para recibir el homenaje en fiestas?

Mari Mercero. Sí, contentos, y algún otro también hemos recibido. Por ejemplo, la parroquia de San Miguel nos homenajeó por colaborar en las limpiezas de la iglesia. Me parece bien, será un día bonito. 

¿De qué manera viven las fiestas?

Jesús Apesteguía. Hacemos lo de antes, pero de otra forma, más tranquilos, y salimos menos. Siempre nos ha gustado mucho, por ejemplo, la bajadica del Che y las verbenas, pero ya no se nos hace tarde, nos cansamos. Antes nos gustaba mucho ir a los toros, y lo hemos estado haciendo hasta hace unos cuatro años. 

M.M. Este año, además, en fiestas vamos a estar solos porque los hijos se van de vacaciones. Con la de gente que antes venía a casa, hermanos de mi marido, cuñadas… 

¿Han cambiado mucho las fiestas desde que eran jóvenes?

M.M. Ahora son distintas completamente. Antes bailábamos en la plaza, en corro dábamos vueltas al quiosco. Ahora no ponen música más que para la gente joven, ¡con lo que nos gusta bailar! 

J.A. Bailamos de todo, pasodobles, y también nos gusta mucho el merengue. Ahora la gente joven apenas está en la calle y la Bajadica del Che, que era lo principal, está muy venida a menos. 

¿Su acto favorito?

J.A. La Pañuelada es uno de ellos, porque lo fundaron mi hermano Javier Apesteguía, ‘Perepo’, y su cuadrilla. Por eso es algo especial, como de la familia.


“Al principio nos tomábamos una cervecita y bailábamos un poco, pero las fiestas son para los jóvenes”


José Nieva Ágreda, 82 años

Isabel Torres, 70 años

José Nieva Ágreda nació hace 82 años en Cadreita 

e Isabel Torres, hace 70, en Perú. En la capital, Lima, se conocieron hace quince años después de que 

Nieva hubiera dado varias vueltas al mundo como marino mercante en barcos noruegos. Desde 2004 viven juntos en la residencia de Santo Domingo en Estella. Ágreda volvía así a su lugar de origen, 

Navarra, junto a su mujer.  El homenaje, aseguran, 

les ofrece una razón para salir y, durante 

un rato, vivir de manera especial las fiestas.  

¿Qué tal se encuentran en Estella? 

Isabel Torres. Bien, aunque yo echo de menos a mis sobrinos. Vamos de vez en cuando a verles, si no puedo yo, va mi marido. Aquí, lo que siento es mucho frío.

Jose Nieva. Ella es de clima cálido, y siempre está de frío. Ocurre que Lima es una eterna primavera. 

La verdad es que tienen una historia muy bonita. 

J.N. Me pasé 19 años trabajando en barcos noruegos. Aquí no había trabajo y embarcarte era una aventura muy grande, en barcos de mercancías, petroleros… Si volviera a nacer haría lo mismo porque el mundo es un libro abierto. Yo en Cadreita no sabía más que donde estaba el Ebro. Luego la conocí a ella, a Isabel, que se llama como mi hija, y vinimos a España. Primero tuvimos que pasar ocho meses en la residencia de Madrid ‘El retorno’, donde nos cruzamos con mucha otras personas que vivían fuera de la patria. Después nos dieron plaza en mi provincia, Navarra, en Estella. 

¿Suelen disfrutar de las fiestas?

J.N. Poco. Al vivir en la residencia, que además está alejada del centro, no bajamos mucho. Al principio sí lo hacíamos. Veníamos, nos tomábamos una cervecita y bailábamos un poco, pero las fiestas son para los jóvenes, no para los mayores y, sobre todo, no teniendo aquí familia. 

¿Les hace ilusión este homenaje que les va a hacer el Ayuntamiento?

I.T. Ilusión sí nos hace este homenaje. 

J.N. Ese día disfrutaremos un poco de las fiestas. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies