La nueva etapa del Casino Español

La nueva etapa del Casino Español

Fundado en 1911, la sociedad situada en la plaza de los Fueros anima a la incorporación de nuevos socios

Dentro de dos años, el Casino Español cumplirá el centenario de su apertura. Corría el año 1911 cuando los socios fundadores crearon la institución que ha visto pasar ante su fachada casi un siglo de la historia de Estella. En diferentes meses de aquel año, la asociación alquilaba el número 44 de la plaza de los Fueros para iniciar la actividad lúdico-recreativa. En 1915 se adquiría el inmueble y, unos meses después, también el número 45, instalaciones que hoy mantienen idéntica función de reunión. Casi un siglo después, la nueva junta trabaja por darle un aire renovado y anima a la incorporación de nuevos socios.

Muchas fiestas de Estella han presenciado sus socios desde la larga balconada del edificio, situado en un lugar de honor. Innumerables han sido también las celebraciones, los bailes, las tertulias, las comidas y cenas en épocas señaladas que ha acogido el edificio, con 540 metros cuadrados por planta. Entre otros acontecimientos históricos, el más grande que el casino ha presenciado sería, sin duda, la visita a Estella del rey Alfonso XIII. El monarca subía al escenario colocado para su recibimiento en el lateral de la plaza situado en frente del edificio del casino.

La actual miembro de la junta, Teresa Labayru Azanza, revisa en los archivos la documentación. El primer bloque, el número 44, que se adquiría en primer término, costaba 20.000 pesetas de las de entonces. Otras 12.000 se pagaba por el número 45, cantidades a las que luego se sumaban las pertinentes y costosas reformas.

Los socios fundadores que vivieron la adquisición de los inmuebles eran Eugenio Alcalde, Roque Bezunartea, José Castro, Felipe Aparicio, Emeterio Erce, Francisco Erce, Enrique Huarte, José Erce, Ignacio Erce, Lorenzo González, Ignacio Ibarlucea, Honorato Jaén, Tomás Jaén, Jesús Monreal, Juan Iturria, Gregorio Goizueta, Agustín Oteiza, Carmelo Polo y Ricardo Polo. Explica Tere Labayru que el casino de Estella era uno de los lugares principales de reunión en la ciudad y que en él se daban cita militares procedentes del acuartelamiento, directores de banco, médicos y gente de una posición social acomodada.

Sin embargo, explica que ahora su enfoque es mucho más popular. “Todo el mundo tiene cabida y las tasas son asequibles para cualquier persona. Ha cambiado todo mucho”, apunta, en referencia a la conciencia un tanto elitista que tenía el casino en décadas pasadas.

El casino se ofrece en la actualidad como lugar idóneo para las comidas y cenas de cuadrilla de sus socios y para la celebración de cumpleaños y comuniones, almuerzos, comidas y cenas cualquier día del año. Las instalaciones fueron renovadas en 2003, cuando se cambió la escayola y se instaló aire acondicionado, entre otras reformas. Los nuevos socios sólo pagarán 130 euros, cuota que les dará derecho a la cocina y comedor privado de los socios, así como al resto de las facilidades.

Título

Banquete celebración por el Plus Ultra

El Casino Español ha sido testigo de diversos acontecimientos históricos. En su salón se tomaban decisiones importantes que incidieron en Estella, dada la afluencia de políticos y militares que acudían a la sociedad. Como anécdota, el casino acogió un banquete para conmemorar el éxito del vuelo transatlántico del Plus Ultra, en el que viajaba el estellés Julio Ruiz de Alda. Quienes desearan tomar parte debían firmar en una lista. Junto a ella, se detallaba el menú de la comida.

El texto que precedía las firmas decía: “El Casino Español, deseando festejar con entusiasmo el feliz término del viaje España-Buenos Aires en el que toman parte principal el hijo de nuestra querida Ciudad Don Julio Ruiz de Alda y en cuyo honor se organiza un banquete que se celebrará en uno de los salones de esta sociedad el día siguiente a la llegada a Buenos Aires a la una de la tarde. Los que deseen asistir pueden firmar en esta lista que se cerrará la noche de la llegada a las Argentinas”.

A continuación, firmaron 105 personas. El menú, que costaba 19 pesetas, como se puede ver en la imagen, consistía en entremeses completos, tortilla individual con jamón, menestra, merluza con mayonesa y vinagreta, pollos asados con ensalada, queso helado y frutas variadas de postre y vino del país, café y licores. En el precio del cubierto no entraban los cigarros.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies