La comitiva de la Corporación

La comitiva de la Corporación

Timbaleros, Clarineros, Maceros y Guardias de Respeto forman el Cuerpo oficial que escolta al Ayuntamiento en sus actos oficiales por la ciudad.

Recuerdan por su estética a los Beefeaters de la Torre de Londres o a la Guardia Suiza del Vaticano, pero nada tienen que ver con la seguridad. La función de la comitiva oficial del Ayuntamiento, compuesta por dos Timbaleros, dos Clarineros, dos Maceros y dos Guardias de Respeto, es simplemente acompañar a la Corporación en actos festivos, aportarle prestancia y avisar de la salida y la llegada de los corporativos al edificio consistorial.

Los trajes -rojos y negros, de materiales nobles como el terciopelo-, las pelucas y los instrumentos que portan convierten a este grupo en un colectivo peculiar que no escapa a las miradas de los visitantes ni de los ciudadanos. Con motivo de la Virgen del Puy, San Andrés y durante los actos oficiales en la semana de fiestas, Maceros, Timbaleros, Clarineros y Guardias de Respeto pasean sus galas, con orden y disciplina, por las calles de la cuidad. 

No es fácil encontrar fuentes documentales sobre el origen de la comitiva oficial del Ayuntamiento de Estella ni de los trajes que lucen, si bien tienen similitudes con la comitiva del Ayuntamiento de Pamplona. Sobre ella se refirió Valentín Redín en su libro ‘Usos y costumbres del ayuntamiento de Pamplona’. Bajo el título ‘Timbales y clarines’ escribe que el cortejo municipal se inicia con los Timbaleros y Clarineros, “que son los encargados de dar los toques de ordenanza cada vez que la Corporación entra o sale de un lugar”. 

Continúa diciendo “la realidad del origen de los timbaleros y clarineros también se pierde en el tiempo y, como muchas otras cosas de las que se han perdido en el tiempo, aún no se han encontrado”. Es decir, sobre el origen de estos acompañantes Redín tampoco tienen datos. “Son, en definitiva, quienes avisan que algo importante va a suceder y que para ello está allí el Ayuntamiento en Cuerpo de ciudad”, dice. 

Sobre los maceros la información tampoco es amplia, pero en su libro el autor explica que, después de clarineros y timbaleros, van los maceros; ocurre en Pamplona y ocurre en Estella durante las salidas municipales. “Los portadores de las mazas, representación del cetro, del poder municipal, son símbolo de mando y su antigüedad acompañando al poder podría perderse en tiempos de los asirios. Quizá en épocas más remotas las llevaban los alcaldes, como el cetro los reyes, en representación de su poder. Cuando lo exigió la comodidad, pasaron las mazas a mano de los maceros, esos personajes que hoy llevan una casaca amplia, de mangas anchas, gola y sombrero con reminiscencias de ceremonia londinense”. 

Sobre los Guardias de Respeto nada dice la publicación, pero en Estella escoltan al jefe de la Policía Municipal y cierran la comitiva. Sus trajes recuerdan al de un soldado, de color oscuro en pantalón y la chaqueta y no les falta en el atuendo el sombrero y una espada a la cintura. 

Sobre la responsabilidad de escoltar al Ayuntamiento en Corporación mucho saben las personas que participan en la comitiva en el papel de Clarineros, Timbaleros, Maceros y Guardias de Respeto. El Ayuntamiento se sirve de una bolsa de doce candidatos para cubrir en cada salida los ocho puestos.

JESÚS LÓPEZ ROMERO. CLARINERO

Clarineros y timbaleros abren la comitiva de la Corporación. Esperan ante la puerta del Ayuntamiento a que los corporativos estén preparados. Tras el aviso del jefe de la Policía Municipal comienzan a sonar tanto los clarines como los timbales para anunciar a la ciudadanía la salida del Ayuntamiento. 

El estellés Jesús López Romero desempeña su función desde hace seis ediciones de fiestas. Su primera intervención fue hace más de cuarenta años. Así fue cómo empezó. “Estaba haciendo la mili en Estella y era el que tocaba la trompeta. Me tocó trabajar en fiestas y me llamaron porque no tenían clarinero para la comitiva. Así que ni pensarlo, dejé el cuartel y me fui para el ayuntamiento”. Aquella fue la primera vez. Pasaron los años y hace seis ediciones de fiestas retomó el puesto. 

López, gran amante de la música, lo hace con gusto. “Hay que hacer un esfuerzo, si has salido igual pasas un poco de sueño, pero lo peor es el calor que dan la peluca, las medias y la zamarra”. El clarinero vive las fiestas lo más intensamente que puede. Después de acabar sus obligaciones el día del cohete, coge la bandurria y se va con el grupo Los Estellicas. “Donde haya música, ahí estoy yo”, dice. 

JORGE SUÉSCUN ZUDAIRE. TIMBALERO

Su vestimenta es igual a la del clarinero: medias, chaquetilla de terciopelo con puños blancos, casaca de fieltro roja, un pequeño zurrón, peluca de media melena castaña, gorro de fieltro que muestra el escudo de Estella y babuchas en los pies. Con este atuendo se transformará también este año el miembro más joven de la comitiva, Jorge Suéscun Zudaire, de 20 años. 

Suescun comenzó su participación con el Ayuntamiento hace tres ediciones; acudía algún día de los cuatro oficiales, pero estas fiestas van a ser las primeras en que va a estar presente los cuatro días institucionales. “Está bien porque es una manera diferente de vivir las fiestas. Me gusta tocar el tambor y empecé sustituyendo a algún compañero. Cuando te vistes por primera vez te ves raro, pero luego te acostumbras. 

Lo peor es el calor que da esta ropa”, dice. 

Con 20 años, Jorge Suéscun vivirá la fiesta, pero es consciente de que tiene que cuidarse. Del programa lo que más le gusta son los toros. 

ORLANDO JIMÉNEZ JIMÉNEZ. MACERO

Orlando Jiménez Jiménez, de 37 años, es uno de los miembros veteranos de la comitiva oficial del Ayuntamiento. Su responsabilidad es portar la maza al hombro, de 3 kilos de peso, por las calles de la localidad. En su vestido no faltan el terciopelo en la casaca, las medias opacas ni un cuello cervantino que engalana su aspecto. 

Al estellés el cargo le viene casi heredado de familia. “Empecé por mi cuñado; venía de Bilbao en fiestas y participaba como macero. Yo por aquél entonces llevaba ya un cabezudo y, durante el resto del año, cuando no estaba, me encargaba yo de ir de macero con el Ayuntamiento”, explica. 

Compatibilizar los actos oficiales con su vida en fiestas no es difícil. “Supone un esfuerzo, pero no me importa. Cuando tienes familia cambia todo. Ahora lo llevo mucho mejor. Además, para participar en la comitiva tienes que prepararte bien, ir bien afeitado, limpio y que se te vea fresco porque eres imagen del Ayuntamiento”. 

Anécdotas no faltan. Como la que cuenta el macero. No le ocurrió a él, pero la ha oído muchas veces. “Una vez se le cayó la maza al macero y se partió en dos. El chaval la cogió del suelo y tiró para adelante. ¿Qué vas a hacer?”. 

FRANCISCO PASCUAL GIMÉNEZ GIMÉNEZ. GUARDIA DE RESPETO

“Para mí es un honor formar parte de la comitiva oficial del Ayuntamiento. La pañuelada es lo que más me gusta. Cuando llegas al edificio consistorial y te encuentras a la gente haciendo pasillo con los pañuelos en alto se me ponen los pelos de punta. Es muy bonito”, explica Francisco Pascual Giménez Giménez, de 30 años y uno de los dos Guardias de Respeto.

Su papel dentro del cortejo es escoltar al jefe de la Policía Municipal y cerrar con él al Ayuntamiento en Cuerpo de Corporación. Su traje es el más discreto, de color oscuro, y una espada a la cintura. “A mí me recuerda todo esto a Águila Roja, a los trajes de la época medieval. La verdad que son curiosos”. 

Francisco Giménez explica que su vinculación con la comitiva le viene en cierto modo a raíz de su hijo. “Al niño le encanta el tambor y, de hecho, es el tamborilero más joven de Navarra. Como le gusta tanto la música siempre hemos ido al cohete y un día Tomás, del Ayuntamiento, me dijo para participar. No lo dudé, yo estoy muy a gusto”.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies