Joxe Ulibarrena recibe el XII Premio Manuel de Irujo

Joxe Ulibarrena recibe el XII Premio Manuel de Irujo

El anterior galardonado, Iñaki Perurena, entregó la medalla de oro al escultor y etnógrafo navarro

La fundación Irujo Etxea ha querido reconocer este año el esfuerzo y la dedicación de Joxe Ulibarrena por recuperar la memoria y costumbres de la cultura vasca. El escultor y etnógrafo navarro (Peralta-Azkoien, 1924) recibió el premio el sábado 2 de junio durante un acto celebrado en el salón de la Mancomunidad de Montejurra.

“El acordeonista Enrique Zelaia actuó durante el acto de entrega“

Con un nutrido público formado por amigos, familiares y autoridades, el encuentro comenzaba a las 12.30 en la plaza de Santiago con un aurresku. Una vez en el salón de la Mancomunidad, se iniciaba la entrega de la medalla de oro. La palabra la tuvo Koldo Viñuales, presidente de la fundación Irujo Etxea, quien dio el saludo a todos los asistentes. Sus palabras se intercalaban con la actuación de la coral Ereintza, que interpretó varias piezas. 

Viñuales explicó por qué este año era merecedor Joxe Uliberrena de este premio. Según sus palabras, el etnógrafo y escultor ha sido un gran transmisor de la tradición vascuence a través de sus obras. “A pesar de los golpes que le dio la vida, ha sido capaz de levantarse manifestando en sus esculturas su rebeldía y sus ansias de libertad”, apuntaba Koldo Viñuales.

Museo en Arteta

Nacido en Azkoien hace 88 años, el premiado comenzó su formación artística en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona, completándola en París con una beca del Gobierno de Navarra. Entre sus obras destacan las esculturas de Sartaguda, Noáin y el museo en Arteta, en el valle  de Ollo, donde se encuentran más de 10.000 piezas que recopilan la historia y costumbres del pueblo vasco. En Estella tiene una de sus obras ubicada en el patio de recreo de la ikastola llamada ‘Ikastum’. Además, el busto de Manuel Irujo, emblema de la Asociación, es también obra del artista. 

Tras su introducción, Viñuales dio paso a Iñaki Perurena, premiado el año pasado. Admirador de Joxe Uliberrena y gran amigo, manifestó su orgullo por otorgar este premio al escultor. Perurena tuvo unas palabras de recuerdo hacia el padre del premiado, fusilado durante la Guerra Civil. “Tuve la suerte de conocerle y estuve poco tiempo con él, pero me enseñó a amar la tierra”, explicaba.  

A lo largo de su intervención, el harrijasotzaile no pasó por alto la originalidad de Ulibarrena, que se debe al conocimiento del origen de la tradición navarra. Seguidamente, se levantó Joxe Uliberrena para recibir la medalla de oro y explicar el porqué de sus obras. Defendió la cultura navarra, la lengua vasca y manifestó estar en contra de las guerras y de su vinculación con la religión. “Seremos aldeanos, pero no somos cañoneros”, afirmó aludiendo a los conflictos perdidos en Navarra. “No habremos ganado ninguna guerra pero tenemos las manos limpias y la lengua también”, expresó ante las sonrisas de los oyentes.

El músico Enrique Zelaia, con su acordeón, dedicó una canción al premiado después de un relato de las hazañas que habían vivido juntos. Tocando el himno de las Cortes de Navarra terminó el acto para dar paso a la txistorrada popular en la plaza de Santiago, sin olvidar despedirse diciendo: “¿Qué es mejor, esos cañones que destruyen todo o este que está a mi lado?”, refiriéndose a Enrique Zelaia. 

Título

Premios desde 2001

2001. José María Jimeno Jurío

2002. José María Satrústegui

2003. Pedro miguel Etxenike

2004. Gregorio Monreal

2005. Jean Harischelhar

2006. Idoia Estornés

2007. Pedro Antoñana

2008. Benito Lertxundi

2009. Juan José Agirre

2010. Petra Azpiroz Lazkano “in memoriam”

2011. Iñaki Perurena

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies