El ritmo de la fiesta

El ritmo de la fiesta

Agrupaciones, charangas, peñas, gaiteros, txistularis y también músicos ocasionales ponen el mejor de los ambientes

La música transforma las calles durante los días de fiesta. De hecho, sin música no habría fiestas. De viernes a jueves, charangas, peñas, agrupaciones musicales de diferente tipo, gaiteros, txistularis, miembros de la banda, y también músicos improvisados, que sacan sus trompetas o sus tambores, contribuyen a poner el mejor de los ambientes. De hecho, ¿qué sería de las fiestas sin música? ¿Quién bailaría, cómo serían los actos oficiales? ¿Habría alegría en las calles?

La bandurria es mía 

Su más preciado tesoro en los días de fiesta. Esta pareja de músicos, que acompañaban en la Procesión, pusieron todo su empeño ejecutando las partituras. 

Orgulloso de su acordeón 

Más vale una imagen que mil palabras. Contento, orgulloso y partícipe de la fiesta. Así se sentía este aficionado al acordeón. 

Las peñas en los toros

La grada de sol no sería ni parecida sin el sonido de la charanga que pone el ambiente. La animación que crean comienza ya en las calles que conducen hasta la plaza y continúa con las peñas a la salida. 

Actuación arriesgada 

En plena Bajadica del Puy, o del agua, los integrantes de la banda de música hacen todo lo que pueden por no mojarse. Ponen ritmo a uno de los actos más bailongos, y húmedos, del programa. 

Músicos improvisados

La bombada es caldo de cultivo para la inspiración musical. Aficionados a la trompeta, el tambor y, sobre todo, el bombo sacan a la calle su energía y su afán por la música, ¿o el ruido?

‘CHARANGUEANDO’

No es que creen el mejor ambiente en la calle y despierten las ganas de bailar, que así es, sino que son ellos, los integrantes de la charanga, los que mejor se lo pasan. A ritmo decidido recorren en esta foto uno de los tramos del encierro. 

Música y pancarta

Músicos de la peña La Bota portan la pancarta que lucieron por las calles y en la plaza de toros. Siempre a ritmo de la música. 

Blanco impoluto para el cohete

Oírles no se les oye, aunque suenan estupendamente. Lo que llama la atención es el blanco impoluto que lucen los integrantes del grupo de txistularis Padre Hilario Olazarán a su salida en el cohete.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies