PRIMER PLANO – Javier Martínez – Director de la escuela de música Julián Romano – “La música es una parte fundamental de la educación”

Representante de la escuela, profesor y padre de dos alumnos, defiende la vocación de servicio público con la que nació el centro en la ciudad del Ega

Javier Martínez Giralda dirige desde 2013 la Escuela de Música Julián Romano. Es profesor de Saxofón desde 1998 y, además, padre de dos alumnos del centro municipal. Profesional y amante de la música, destaca el valor pedagógico de la formación musical en el crecimiento personal y en el desarrollo de competencias; por eso defiende, con voz unánime de todo el claustro de profesores, una educación pública accesible para todos los alumnos siguiendo la vocación con la que nació el servicio público en la ciudad del Ega. Martínez Giralda lamenta que el aumento de tasas ponga en peligro las matrículas y que pueda aefectar también a las jornadas del profesorado, en definitiva, que dañe el futuro del centro educativo.

¿Qué es la música para ti?
En primer lugar es mi profesión, pero va más allá que eso, porque la música es una parte fundamental de la educación. En la vida, en el día a día, la música se escucha por todos los sitios, todo se complementa con música: una película, una presentación por ordenador… su uso es global y para que todo esto sea posible tiene que haber gente formada.

¿Qué aporta a nivel pedagógico el estudio de la música?
El estudio de una especialidad instrumental o del lenguaje musical está directamente relacionado con un montón de capacidades para el individuo, en el campo de las matemáticas, de la aritmética, por ejemplo. Hay estudios que lo avalan y un estudiante de música tiene más capacidad de mejora en algunas competencias que otros alumnos que no estudian música.

Se puede hablar mucho a nivel pedagógico, pero también a nivel social, ya que la música genera sentimiento de grupo y de cooperación. Cuando tocamos en un grupo somos parte de una unidad, ocurre parecido con el deporte. Por estos beneficios, precisamente, a las Escuelas de Música se les dio en su momento el papel que tienen, ya que los conservatorios alimentan sobre todo la faceta profesional de la música.

¿Qué importancia le da el sistema educativo actual a la música?
Cada vez menos importancia, cada vez tiene menos peso en el currículum educativo. En Europa, en la mayoría de los países con modelos educativos -en muchos casos referentes y hacia ellos miramos-, la música tiene una importancia vital. Si solo se miran los presupuestos, como ocurre ahora mismo, no se avanza.

¿Es Tierra Estella una zona especialmente sensibilizada con la música?
Es complicado decirlo. Estella está inevitablemente unida a la gaita. También es cierto que durante años no hubo banda de música en la ciudad, por lo que el sentimiento hacia la música puede haber fallado. Sí que hay mucha tradición de jotas, de rondallas, y fuera del ámbito de la Escuela de Música, hay mucho instrumento tradicional. También contamos con profesionales reconocidos a nivel nacional e internacional y con numerosos grupos de música joven. En nuestro Plan Pedagógico tenemos recogida como asignatura el combo, para dar cabida a grupos de rock de los denominados de bajera y se trabaja que para que esta sensibilidad esté integrada en la escuela de música.

Existe mucha capacidad de mejora, la escuela podría aportar mucho en cuanto a la música moderna y música popular. En este edificio hay mucho material técnico para explotar.

Como director, ¿de qué manera se puede resumir la opinión del claustro sobre la situación de las tasas?
El aumento de las tasas supone un recorte en educación. Que la gestión presupuestaria está ahí, lo entendemos, pero no deja de ser un recorte en educación que, además, llega después de haber invertido en este edificio multicultural. Cada cual defiende su posición, pero lo que está claro es que la aportación para las familias va a ser mayor y llevará a un descenso del alumnado, lo que se traducirá también en un descenso de jornadas del profesorado, entrando en el plano laboral. A los profesionales nos crea incertidumbre, es nuestro medio de vida.

¿Animáis a un esfuerzo colectivo de todas las partes, también de todos los Ayuntamientos? ¿Se entiende esta posible vía?
Es lo que decimos desde el primer comunicado. El problema presupuestario está ahí, entendemos el problema y que el aumento viene motivado por un descenso de aportación de Gobierno de Navarra en los últimos años, incluso por la inactividad en este sentido de Ayuntamientos anteriores. La Federación de Municipios trabaja este tema desde hace tres o cuatro meses.

¿Tenéis alguna respuesta, alguna opinión de Ayuntamientos?
He conversado con varios alcaldes, algunos nos han pedido el número de su alumnado. La única cosa en común de lo que han transmitido es que primero se debería haber hablado con los Ayuntamientos, ya que algún alcalde ni siquiera sabía de lo que se está hablando. Ese tenía que haber sido el primer paso.

¿Y las familias?
Muchas familias de los alumnos preguntan cuánto les va a costar la educación musical de sus hijos el año que viene y no sólo eso, sino también preguntan cuánto van a pagar los que vengan después; es decir, qué futuro

Historia de la Escuela de Música


El centro comenzó su andadura como filial del conservatorio de música Pablo Sarasate de Pamplona en 1975. Posteriormente adquirió la categoría de Escuela de Música reconocida siguiendo, igualmente, bajo la tutela del conservatorio. Ante la creciente demanda de cultura musical en la población de Estella, intensificada desde la entrada en funcionamiento de la Escuela, y teniendo en cuenta que la localidad contaba con cerca de 13.000 habitantes, siendo, además, cabeza de Merindad, el Ayuntamiento de Estella decidió solicitar al Ministerio de Educación y Ciencia la reconversión del centro en Conservatorio Elemental de Música.
Mediante Real Decreto 1564/1988, de 23 de diciembre, se clasificó como Conservatorio de Música, no estatal, de Grado Elemental. Posteriormente, mediante Orden de 29 de septiembre de 1989, se autorizó la ampliación de diversas enseñanzas de Grado Elemental y Medio.
Con fecha de 27 de diciembre de 1993, y en cumplimiento de la Ley Orgánica 1/1990 de 3 de octubre y el posterior decreto foral 421/1992 de 21 de diciembre, por el que se establecen las normas básicas que regirán la creación y funcionamiento de las Escuelas de Música y Danza, el Conservatorio Elemental Julián Romano queda reconvertido en la Escuela Municipal de Música Julián Romano. La Escuela que ocupaba espacios en el edificio de la antigua estación se trasladó al centro de ocio San Benito en el curso 2011-2012.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies