El Gustavo de Maeztu reabre sus puertas

El Gustavo de Maeztu reabre sus puertas

El museo estellés es más accesible gracias a la puesta en marcha del ascensor, un nuevo cuadro restaurado denominado ‘Los siete niños de Écija’ y
la exposición temporal ‘El objeto del arte, obra gráfica de artistas del siglo XX’

El Museo Gustavo de Maeztu reabre sus puertas tras permanecer cerrado más de un año, desde el 18 de junio de 2018, debido a la instalación de un ascensor que ha permitido eliminar las barreras arquitectónicas y dotar al edificio de una mayor accesibilidad para todas las personas.

Los visitantes que se acerquen al Museo Gustavo de Maeztu, en el edificio del Palacio de los Reyes de Navarra de Estella, se encontrarán, nada más entrar, con una nueva recepción. Una de las mayores intervenciones ha sido la instalación de un ascensor, que ha contado con una partida presupuestaria de 368.442 euros, y cuyo proyecto ha estado dirigido por José Luis Franchez, arquitecto de la sección de Patrimonio de la Institución Príncipe de Viana-Dirección General de Cultura. La estructura se encuentra en el patio interior, al que se accede a través del zaguán. Precisamente, la intervención ha permitido acondicionar y ajardinar dicho patio; un espacio que ha estado cerrado al público y que, a partir de ahora, no solo será un lugar de tránsito, sino también de disfrute y uso para actividades en la época estival.

Un diálogo entre el medievo
y el siglo XXI
El nuevo ascensor conecta con todas las salas de exposición del museo. Tiene una capacidad para once personas y los laterales son de vidrio para que el visitante pueda contemplar el patio recuperado. La gran estructura es metálica y está compuesta por paneles traslúcidos aislantes. “El ascensor está situado en un patio interior y por lo tanto no rompe con el estilo y estructura de la fachada del edificio. Por ello, decidimos añadir un elemento del siglo XXI a un edificio medieval. Puede entenderse como un diálogo entre lo antiguo y lo nuevo o entre el medievo y el siglo XXI”, detallaba José Luis Franchez, arquitecto del proyecto. Por otro lado, los paneles traslúcidos permiten, durante el día, que la luz natural ilumine el interior de los espacios de conexión con una luz suave que aporta serenidad al espacio museístico. “Por la noche, se produce lo contrario. Son las propias luces del ascensor y de los espacios de conexión del interior del museo los que iluminan de manera sutil el patio interior”, explicaba José Luis Franchez a Calle Mayor.
Camino Paredes, directora del museo estellés también informaba sobre las novedades de la pinacoteca. “Se ha resuelto el problema de las barreras arquitectónicas, una asignatura pendiente que tenía este edificio, complejo a la vez que singular y de gran valor patrimonial, desde el año 1991, cuando abrimos las puertas del museo. No se eliminan las barreras del todo pero sí se resuelve el problema de circulación para todas aquellas personas que quieran utilizar el ascensor. Se añaden además espacios nuevos que son un complemento muy importante para la dinámica de actividades del museo como las conferencias, talleres, conciertos, etc. A partir de esta intervención, el Gustavo de Maeztu tiene una fisonomía mucho más operativa y facilita la labor a los trabajadores, usuarios y visitantes”.

Otra de las novedades responde a la rehabilitación de la sala de retratos reales barrocos como lugar para conferencias, talleres y encuentros con artistas. A partir de ahora, resultará un espacio que únicamente se abrirá con este propósito y al que se accederá directamente a través del patio interior. La sala ha sido acondicionada con nuevo mobiliario, proyector y equipo sonoro.

El último óleo de Maeztu, recuperado
Otro de elementos clave de la reapertura del Museo Gustavo de Maeztu es el último óleo del artista alavés. Los visitantes que recorran el museo quedarán anonadados con esta joya. El enorme lienzo de ‘Los siete niños de Écija’, de 395 x 288 cm, luce su mejor cara en la pared frontal del zaguán, sobre las escaleras que conducen a la primera planta o ‘Planta Noble’. Se trata de una obra pintada en 1928 y presentada en el VIII Salón de otoño de Madrid celebrado ese mismo año. Gustavo de Maeztu traza en él las figuras de la popular cuadrilla de bandoleros que realizó su actividad entre 1814 y 1818 en las provincias de Sevilla y Córdoba luchando contra las fuerzas de Napoleón. La recuperación de este cuadro se llevó a cabo por la empresa navarra Conservación y Restauración del Patrimonio. Bajo la dirección de Alicia Ancho Villanueva, responsable de Restauración y jefa de Registro, Bienes Muebles y Arqueología del Gobierno de Navarra, se protegió, también, el legado pictórico del polvo y las vibraciones causadas por las obras destinadas a la instalación del ascensor.

Visitas guiadas gratuitas

El museo ofrecerá durante todo el mes de septiembre un total de 15 visitas guiadas gratuitas los fines de semana, en castellano y en euskera, a cargo de Iñaki Rifaterra. Estas visitas se distribuirán de la siguiente manera:
– Domingo 8 de septiembre: 11:00 (euskera) / 12:00 (castellano)
– Sábado 14 de septiembre: 12:00 (castellano) / 17:00 (euskera) / 18:00 (castellano)
– Sábado 21 de septiembre: 12:00 (castellano) / 17:00 (euskera) / 18:00 (castellano)
– Domingo 22 de septiembre: 11:00 (euskera) / 12:00 (castellano)
– Sábado 28 de septiembre: 12:00 (castellano) / 17:00 (euskera) / 18:00 (castellano)
– Domingo 29 de septiembre: 11:00 (euskera) / 12:00 (castellano)

El horario habitual de visita al museo será, de martes a sábado, de 9:30 a 13:00 y de 16:00 a 19:00 horas; y domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas. Los lunes, el museo permanecerá cerrado.

Una exposición temporal que también elimina barreras

Otra de las novedades que trae consigo la reapertura es la muestra temporal ‘El objeto del arte, obra gráfica de artistas del siglo XX’. Se podrá contemplar en el museo hasta el 29 de septiembre. La muestra alberga una treintena de cuadros de artistas gráficos de las Vanguardias del siglo XX con firmas como Picasso, Miró o Tàpies. Se trata de artistas que protagonizaron una importante renovación en todas las técnicas del grabado, con propuestas originales que permitieron nuevos desarrollos en la creación e investigación de la obra gráfica del siglo XX.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies