La solidaridad en Zufía se mide por kilos

La solidaridad en Zufía se mide por kilos

Durante el concierto de Bongo Botrako, la asociación juvenil ZuGa recogió 810 kilos de alimentos básicos que ha donado al comedor social Paris 365 de Pamplona

Una furgoneta no fue suficiente para cargar los 810 kilos de solidaridad recogidos en Zufía. La asociación juvenil ZuGa, encargada desde hace varias ediciones de organizar y auto gestionar el concierto del sábado de fiestas, le daba a la cita de este año un enfoque solidario, además de musical. Quienes se acercaban al concierto ‘La Korrontxa 2012’, con Bongo Botrako, podían colaborar con una buena causa donando aceite y otros alimentos básicos para entregar después al comedor social de Pamplona París 365. La iniciativa ha sido un éxito.

Doscientos diez litros de aceite, 280 kilos de arroz, 190 de legumbre, 80 de pasta, 20 de azúcar y 30 latas de conserva han contribuido desinteresadamente a la causa del comedor social, que atiende en la capital navarra a sesenta personas necesitadas, ofreciéndoles tres comidas calientes al día. El público se volcó con la invitación y llegó al pequeño concejo cargado de buenas intenciones.

El festival ‘La Korrontxa’ era el momento fuerte del sábado de fiestas en Zufía; si bien la actividad fue constante durante todo el día. A las ocho de la tarde, la asociación juvenil y el Concejo rendían homenaje a la jugadora de balonmano Andrea Barnó por su carrera profesional y su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres. Después de la cena popular, a la una menos cuarto, comenzaba a sonar el grupo invitado este año, los catalanes Bongo Botrako. El concierto era la ocasión perfecta para colaborar socialmente con la gente que más lo necesita mediante la idea de la colecta. Tras su actuación, BKT DJ´s tomó el relevo hasta bien entrada la madrugada.

Título

Comedor social París 365

El comedor social París 365 abrió sus puestas en junio de 2009 debido a una necesidad no cubierta en Pamplona. 

En la actualidad, el establecimiento se encuentra al límite de su capacidad ofreciendo a 60 personas tres comidas al día: desayuno, comida y cena. La técnico Dori Iriarte explica que el perfil ha ido cambiando con el paso del tiempo. “Al principio venían sobre todo personas mayores de 45 años y parados de larga duración. Ahora tenemos gente más joven, familias y cada vez más personas de aquí”, explica. 

El comedor social se nutre de subvenciones y donaciones de diferentes entidades, empresas y recibe la colaboración de colectivos como en este caso los jóvenes de Zufía. 

“Estamos muy contentos con la colaboración de Zufía. Nos han aportado productos muy necesarios. Por ejemplo el aceite no nos llega fácilmente. La implicación de la sociedad civil es muy positiva”, decía. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies