CHARANGA ZALABARTE. De fiesta en fiesta, con la música a otra parte

CHARANGA ZALABARTE. De fiesta en fiesta,  con la música a otra parte

Con 10 y 11 años, una cuadrilla de Igúzquiza formaba el que seguramente fue en 2004 el colectivo musical más joven de Tierra Estella. Nueve años después han madurado como grupo y contagian la alegría allí por donde pasan.

Juventud y ganas de pasárselo bien derrochan los integrantes de la charanga Zalabarte de Igúzquiza. Con la llegada del verano y el inicio de la temporada festiva, el colectivo, integrado por diez chavales de entre 19 y 23 años, intensifica su actividad musical por los pueblos de Tierra Estella. Urbiola, Ancín, Murieta, Desojo, Azuelo y Muniáin son algunos de los destinos por los que han dado la nota en los últimos veranos; en ocasiones contratados, otras invitados, y en algunos casos porque ellos mismos han querido animar y vivir el ambiente festivo, como en Pamplona o Estella.

“En los buenos veranos, los jóvenes han llegado a actuar un mismo día en tres pueblos diferentes “

Junto con la charanga de Alloz, los integrantes de Zalabarte preparaban los primeros días de julio su incursión musical en los Sanfermines; una excusa, la música, para disfrutar de las fiestas más internacionales de una manera diferente. Esta actuación era el punto de partida para otras que surgirán a lo largo del verano, si bien, aseguran los integrantes, las crisis afecta también a las fiestas y a la contratación de charangas por parte de los Ayuntamientos. 

Forman Zalabarte una cuadrilla de amigos de Igúzquiza. Algunos viven en el concejo pero la mayoría se acercan al concejo durante el fin de semana y los veranos porque, de lunes a viernes, estudian o viven fuera en localidades como Pamplona o Vitoria: Adrián Díez Albéniz, Xabier Huarte Ruiz e Íñigo Bidegain Albizu (trompetas), Joseba Barandiarán García (trombón), Javier, Diego y Miguel Díaz Martínez de Morentin (saxofón), Mikel Carlos de Vergara Zudaire, Roberto Albizu Balerdi (percusión), Ahikar Azcona Albizu (platillos), Sergio Pérez Pérez (bombo) e Iñaki Huarte Ruiz. 

Los inicios 

Verano de 2004. El proyecto de charanga tomaba forma. Explica Joseba Barandiarán que surgía, en cierto modo, gracias al impulso de algunos padres. “Nosotros teníamos 10 o 11 años cuando formamos la charanga. Daba la casualidad de que éramos amigos y de que todos teníamos conocimientos de música”, dice. “Otros aprendimos también a tocar algún otro instrumento, según las necesidades de la charanga, y aquí seguimos”, añade Roberto Albizu. 

Los primeros tiempos fueron más precarios que los actuales. Recuerdan que una vez utilizaron tapas de cacerolas a modo de platillos y que al principio pidieron prestadas partituras a la charanga de Arróniz. “Hemos ido mejorando. Ahora vemos los vídeos de entonces y no podemos hacer otra cosa que reírnos”, añade Barandiarán. Con el paso de los veranos, roto el hielo, sus compromisos han llegado a ser tantos que, en ocasiones, han tocado el mismo día en tres lugares diferentes, de pueblo en pueblo con la música y los instrumentos a cuestas. 

Su repertorio actual se compone de unas cuarenta piezas, entre rancheras, pasacalles y canciones más actuales. La mayoría las ensayan en sus reuniones semanales. ¿Las más recurridas? “El corrido de Mazatlán, Juan sin tierra, A quién le importa o Toros en la plaza”, cuentan unos y otros integrantes. “Vamos incluyendo canciones nuevas, algunas del verano, por ejemplo ‘Mentirosa’”, añade Ahikar Azcona. 

La diversión les da fuerzas para coger los instrumentos y contagiar la fiesta por calles y plazas de los pueblos. También influye su gran afición a la música. “La verdad es que en los pueblos nos tratan muy bien. Participamos en las rondas coperas, en los aperitivos y a veces nos invitan a la comida popular. Son muy agradecidos”, apunta Javier Díaz.

De pueblo en pueblo y de fiesta en fiesta, surgen las anécdotas. Como una vez en la procesión de Igúzquiza. “A Joseba se le cayeron los platillos y fueron rondando calle abajo mientras tocamos la marcha fúnebre”, ríen. Seguramente, sin momentos como esos no sería lo mismo.

Joseba Barandiarán, portavoz

“Es una buena manera de vivir las fiestas”

¿Qué te aporta formar parte de la charanga?

Lo más importante es que haces migas con mucha gente. No sólo entre nosotros, los miembros de la charanga, que ya somos amigos, sino con otros conocidos y miembros de otros grupos. He conocido a gente que de otra manera no hubiera sido posible. Lo mejor son los buenos ratos en los pueblos, con la gente y el ambiente. 

¿Sois bien recibidos?

Generalmente muy bien recibidos porque animamos con la música. Para nosotros es una buena manera de vivir las fiestas. Las vemos y disfrutamos desde dentro. 

¿Cuál es la clave del mantenimiento de una charanga?

La buena relación entre nosotros. Somos una cuadrilla y siempre hemos vivido las fiestas juntos. 

Título

Datos

AÑO DE FUNDACIÓN

El verano de 2004. 

INTEGRANTES

Adrián Díez Albéniz, Xabier Huarte Ruiz e Íñigo Bidegain Albizu (trompetas), Joseba Barandiarán García (trombón), Javier, Diego y Miguel Díaz Martínez de Morentin (saxofón), Mikel Carlos de Vergara Zudaire, Roberto Albizu Balerdi (percusión), Ahikar Azcona Albizu (platillos), Sergio Pérez Pérez (bombo) e Iñaki Huarte Ruiz.

CONTACTO

646 715 003

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies