Aventura en Chile con esquí de montaña

Aventura en Chile con esquí de montaña

Los vecinos de Tierra Estella Diego Casi y Gorka Eraso, junto con otros amigos navarros, viajaron a la zona de los volcanes nevados para practicar su afición al esquí de travesía.

La zona de los volcanes nevados dio la bienvenida al grupo de esquiadores navarros que se desplazaron a coronar algunas de sus cimas con esquís de montaña. El estellés Diego Casi y Gorka Eraso, de Zurucuain, junto con Carlos Nieto, de Larraga, Rafa Santesteban, de Pamplona, Iker Villanueva, de Arazuri, y Sergio Salcedo, de Tudela, disfrutaron de la naturaleza y de las travesías que les brindaron diez volcanes chilenos durante unas vacaciones de veintiún días.

“Las ascensiones, de un día, rondaban los 1.500 m de altitud.“

El grupo llegaba a Santiago de Chile el 16 de septiembre y abandonaba el país tres semanas después, el 6 de octubre. Durante este tiempo recorrieron en furgoneta en torno a 3.000 kilómetros por el país, aunque centraron su actividad en Chillán y Puerto Mont, en la zona de los volcanes nevados denominada Sur Chico. El objetivo de la expedición no era otro que visitar la zona en invierno para realizar ascensos y descensos de un día a diferentes volcanes de la zona, algunos del activo, con un desnivel medio de 1.500 metros de altitud. 

El estellés Diego Casi ya había viajado el año anterior a Chile, en concreto a la zona del desierto de Atacama, donde ascendió el volcán activo más alto del mundo, el Ojos del Salado. En esta ocasión la aventura era distinta. “Ha sido un viaje de disfrute, sin dificultad técnica, aunque en alguna cima hizo falta el piolet y los crampones. Cuando vine el año pasado vi esta zona y me quedaron ganas de conocerla. Además, un grupo de amigos ya había estado y las referencias eran muy buenas”, apunta Casi. 

El hecho de esquiar en una zona de volcanes activos creaba contrastes entre la nieve y las fumarolas que despedían los cráteres de algunos volcanes. “Por ejemplo, el volcán de Villarica tiene el cráter abierto y se suele ver lava. No vimos la lava, pero sí fumarolas en varios montes. Según nos dijeron había sido un invierno de muchas precipitaciones de nieve, teníamos tres metros de nieve a 1.500 y zonas de hasta seis”. 

El hecho de esquiar en una zona de volcanes activos creaba contrastes entre la nieve y las fumarolas que despedían los cráteres de algunos volcanes. “Por ejemplo, el volcán de Villarica tiene el cráter abierto y se suele ver lava. No vimos la lava, pero sí fumarolas en varios montes. Según nos dijeron había sido un invierno de muchas precipitaciones de nieve, teníamos tres metros de nieve a 1.500 y zonas de hasta seis”. 

El viaje a los volcanes helados estuvo acompañado de otras experiencias, como la posibilidad de conocer la naturaleza de la zona, de grandes lagos, aguas termales y con muchos saltos de agua y cascadas debido al deshielo. También tuvieron posibilidad de visitar el Pacífico y conocer su fauna. “Es un zona todavía por explotar y con muchas posibilidades.

Título

10 volcanes

Diez fueron los volcanes que el grupo ascendió en Chile: Chillán Nuevo, Chillán Viejo y otra cima secundaria, Antuco, Lonquimay, Llaima, Villarica, Mocho Chosuenco, Osorno y Casablanca.  

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies