Unas fiestas muy musicales

Unas fiestas muy musicales

La Txaranguica de Villatuerta cedió el lanzamiento del cohete a su fan número uno, el vecino de 69 años Carmelo Lizasoáin Urbiola

Villatuerta inició sus fiestas al son de la música local. La Txaranguica fue la encargada de lanzar el cohete inaugural, pero decidió ceder el gran momento a Carmelo Lizasoáin Urbiola, de 69 años, por su incondicional apoyo. El vecino sigue al grupo y canta y baila sin parar, animando a todos los presentes, allí por donde desfilan los músicos. Con música y toda la alegría, los vecinos de Villatuerta salieron a la calle para celebrar cinco intensos días de fiesta, del 13 al 17 de agosto.

“El programa festivo se desarrolló del 13 al 17 de agosto en la localidad
Con una temperatura nada veraniega, los vecinos de Villatuerta se reunieron a los pies del consistorio para ser testigos del inicio de las fiestas de la localidad. Minutos previos al lanzamiento, se entregaron los premios a los ganadores del certamen de carteles de fiestas. Maite Crespo de Antonio, en la categoría adulta, y Laura Jiménez Urbiola, en la categoría infantil, obtuvieron el primer puesto en el concurso. Seguidamente se impusieron los pañuelicos a los 16 niños nacidos en el año 2009.

El buen ambiente fue el protagonista en el interior de las dependencias del consistorio donde la charanga, responsable de lanzar el cohete, disfrutaba de su gran momento. El Ayuntamiento decidió que fuera el grupo musical quien lanzara el cohete al cumplir dieciocho años de andadura. No obstante, días previos al lanzamiento inaugural el conjunto acordó que Carmelo Lizasoáin Urbiola fuera el protagonista. “Decidimos que debía ser él quien lanzase el cohete porque nos acompaña siempre y se deja el alma animándonos”, explica uno de los miembros de la charanga, Raúl Pagola.

Escasos minutos antes de prender la mecha, Carmelo Lizasoáin salió al balcón donde todos sus vecinos le recibieron con aplausos y alegría. “Estoy nervioso, pero con mucha ilusión. El cohete se lo dedico a mi mujer, a mi hija y a mi hijo”, dijo el cohetero de Villatuerta.
El momento más esperado comenzó con el discurso de Raúl Pagola, integrante de la charanga. En nombre de todo el conjunto agradeció el gesto del Ayuntamiento y quiso, del mismo modo, agradecer a todos los vecinos su colaboración. E igualmente, celebrar con todos la mayoría de edad de la Txaranguica. Con un “¡Viva las fiestas! ¡Que las paséis bien, que hay que disfrutar, comer, cantar y beber!”, Lizasoáin inició las fiestas y comenzó a bailar al son de la música local.

Un programa repleto de actos
Después del cohete comenzaban los actos festivos. El primero, la habitual chistorrada y pancetada en las instalaciones exteriores del polideportivo. Los vecinos repusieron fuerzas para empezar los cinco días en que la fiesta y la alegría serían los ingredientes principales. A las tres de la tarde, los vecinos organizaron una comida juvenil amenizada por la elektro-txaranga y a la noche se volvieron a reunir para celebrar la tradicional cena popular en el rebote.

El sábado por la mañana las fiestas de Villatuerta tuvieron una cita con los juegos tradicionales en el patio del colegio. A las cinco de la tarde, se celebraron los partidos de pelota y, seguidamente, el concurso de calderetes en el que participaron numerosos vecinos que demostraron sus habilidades culinarias para lograr el primer puesto en el certamen.
Después de una larga noche de sábado amenizada por la orquesta Leyenda, los vecinos de la localidad celebraron el día de la patrona con una misa en honor a la Virgen de la Asunción. La tarde estuvo completa. A las cinco de la tarde se organizó un campeonato de mus, a las siete el grupo de danzas Ortzadar ofreció un magnífico espectáculo a los presentes y a las nueve se realizó el baile infantil de disfraces amenizado por la orquesta Edelweis.

El lunes los niños fueron los protagonistas del día durante las fiestas de Villatuerta. El deporte no faltó en la jornada de los más pequeños. A las cinco se celebró el campeonato de Fútbol-Plaza en la plaza Mayor y a las cinco y media el XXXV Circuito Villatuerta organizado por el club ciclista Ondalán.

Con mucha pena llegó el martes, último día de las fiestas de Villatuerta, en el que se celebró el día del mayor y de la bicicleta. Durante la mañana se instaló un parque infantil y un parque audiovisual en la plaza Mayor. A la tarde, los vecinos salieron a la calle para dar un paseo en bici por las calles de la localidad. Como colofón final, se organizó la cena de cuadrillas, en la que todos se despidieron de cinco intensos días de fiesta.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies