Un total de 1.824 alumnos navegarán por el embalse de Alloz

Un total de 1.824 alumnos navegarán por el embalse de Alloz

La XXIV Campaña Escolar de Vela comenzó el pasado 13 de marzo y se llevará a cabo hasta el 23 de junio, con la participación de 39 centros educativos de toda Navarra

El deporte, la educación y el ocio se unen en la Semana Azul que coordina la Escuela Navarra de Vela y por la que este año pasarán 1.824 alumnos y 120 profesores de 39 centros educativos de Navarra, desde el mes de marzo hasta junio.

Con el objetivo de fomentar un deporte que ayuda a crecer y a respetar la naturaleza y con la intención de educar en el respeto, la salud y la convivencia, la Semana Azul se oferta a todos los centros escolares de Navarra para los alumnos de 5º de Primaria a 2º de ESO y para centros de personas con discapacidad física, psíquica o sensorial.
La campaña comenzó en 1994 y no se llevó a cabo en el pantano de Alloz hasta el año 1998. Desde entonces, han participado en esta experiencia alrededor de 25.000 alumnos y profesores.

Los escolares podrán practicar el compostaje con residuos cercanos al campus de vela

Este año, el Gobierno de Navarra destinará 35.000 euros para la realización de la iniciativa que también cuenta con la colaboración de BBVA. Ana Herrera, consejera de Cultura, Deporte y Juventud del Gobierno de Navarra destacó -en la presentación de la campaña- “la importancia de esta iniciativa por el desarrollo económico que genera en la zona además de la creación de empleo juvenil que supone”. Por primera vez, el departamento de Educación del Gobierno de Navarra se ha unido a la campaña ya que considera importante “inculcar los valores de la naturaleza y apoyar una iniciativa que no es competitiva y fomenta el compañerismo”, explicaba Hasier Morrás, director del servicio de Multilingüismo y Enseñanzas Artísticas del departamento de Educación.

La Semana Azul, más que deporte
Además del curso de vela, los alumnos disfrutan de otras actividades en tierra que completan el programa deportivo-educativo de la campaña. “Es un proyecto redondo que se une a las actividades en tierra”, informaba Amaia López, presidenta de la Federación Navarra de Vela que también destacó la importancia de que la campaña fomenta la autoestima, el autocontrol y la autonomía de los alumnos.
La Mancomunidad de Montejurra participa por primera vez en esta nueva edición para “sensibilizar en el respeto al medio ambiente y el uso responsable de los recursos”, explicaba Mariví Sevilla, presidenta de la entidad. Para ello, han formado a diversos monitores para impartir el taller ‘Pandilla Basurilla’, con el que los escolares podrán conocer y practicar el compostaje con los residuos cercanos al campus de vela.
Montxo Oroz, responsable de Medicus Mundi y de la escuela de formación ­Urtxintxa hacía referencia a la importancia de la Semana Azul en Navarra y del deporte como canal para educar.
Para las entidades locales, la realización de esta campaña supone una oportunidad para crear puestos de trabajo gracias al aprovechamiento de los recursos que ofrece la zona como es el embalse de Alloz. “Tenemos que creer en el recurso tan importante que tenemos”, afirmaba la alcaldesa del valle de Guesálaz, Mariví Goñi. La campaña supone la creación de medio centenar de puestos de trabajo entre los que se encuentran los 12 monitores de vela, seis monitores de tiempo libre, una enfermera, una monitora de piragua y una coordinadora, además del personal del Camping Aritzaleku. “Es importante que el Gobierno apoye este tipo de campañas para que las entidades locales tengamos la posibilidad de crear puestos de trabajo”, informaba Ramiro Urra, alcalde del Valle de Yerri.
La gerente de la Asociación Turística Tierras de Iranzu, Charo Apesteguía destacó por su parte la gran labor que hace la Escuela de Vela para el fomento del desarrollo rural y su participación en las actividades que fomenta la asociación.

Más allá de la campaña escolar

La directora de la Escuela de Vela, Susana González, explicaba que los alumnos que participan en la campaña consiguen llegar a obtener un nivel básico. “Son capaces de navegar solos, que no es poco, porque manejar un barco de vela es complicado”. La directora aseguraba, además, que muchos alumnos vuelven después con sus familias, lo que demuestra que es una actividad con la que disfrutan y que genera posteriormente turismo de familia.
La Escuela de Vela oferta los fines de semana, en primavera y verano, cursos para todos los interesados.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR