¿Un quad? ¿Un coche? ¿Una moto? Son ‘buggies’

¿Un quad? ¿Un coche? ¿Una moto? Son ‘buggies’

Ellos los preparan y luego los conducen. Un grupo de amigos de Cirauqui compite en Autocross División IV categoría ‘Carcross’

Vehículo con cuatro ruedas de quad, motor de moto y algunas piezas de coche adaptadas. Pero no es ni una moto, ni un quad ni un coche. Se trata de buggies. Este vehículo, cuyo peso supera los 300 kilos y alcanza una velocidad de 160 km/h compite en categoría Autocross División IV ‘Carcross’. De ello sabe mucho un grupo de amigos de Cirauqui y aficionados al motor. Además de conducir los buggies, aún es más, los fabrican.

Los vehículos llevan motor de moto de 600 cc, ruedas de quad y alguna pieza de coche adaptada.

Los secretos de su construcción los conoce al detalle David Beasain Berruete, de Cirauqui, quien comenzó a trabajar con ellos en su taller hace más de veinte años. Su pericia y su afición le han llevado a construir más de 30 ‘buggies’ durante este tiempo para utilizarlos en competición junto con sus compañeros, pero también para venderlos por encargo a otros aficionados al Carcross de diferentes puntos del país. “En 1999, fabriqué el primer modelo. Ahora vamos ya por el tercero y hemos construido 34 ‘buggies’. Al principio era una labor más artesanal, mientras que ahora se ha convertido en algo más industrial”, explica. 

Junto a David Beasain, Guillermo San Martín Landa, Eduardo Alcolea Zalbaza, José Antonio Azanza Azanza y Jorge Echeverría Lana (Eulz), conforman el grupo de aficionados y pilotos que se atreven en las competiciones de Carcross. Compiten en el Campeonato de España en la Zona Norte y también en carreras regionales, como la celebrada hace unos días en Mendavia. 

La Federación de Automovilismo recoge las especificaciones para permitir la competición de los vehículos. Entre otras condiciones, el chasis tiene que estar homologado, debe cumplir con un cálculo de resistencia y de esfuerzo y las medidas son 2,60 de largo por 1,60 de ancho. Detalla David Beasain que el ‘bugy’ que ellos preparan lleva un motor de moto de carretera de 600 cc. Las ruedas son de quad y cuenta con algunas piezas de coche adaptadas, como las bujías de las ruedas. 

Deporte intenso

¿Por qué conducir un ‘bugy’, en vez de una moto, un coche de rally o un quad? “Es poco tiempo lo que dura una prueba de competición porque son ocho minutos de entrenamientos y dos tandas clasificatorias de diez vueltas, lo que supone diez minutos. Es poco tiempo pero muy intenso y se disfruta a tope. Antes de salir aceleras a tope y, cuando se abre el semáforo, sueltas el embrague y es la locura”, describe Guillermo San Martín. 

Los aficionados a la conducción de estos buggies los definen como cars con un motor muy potente. “Lo importante en una carrera es la salida. Tienes que echar un poco atrás para que el coche traccione y salir. Cada piloto lo hace a su manera buscando el equilibrio para no entrar mal en las curvas”. ¿Es segura la conducción de un ‘bugy’? Más que un coche, aseguran. “No tiene la inercia de un coche pero frena más rápido porque pesa menos”, añade San Martín. Además, los pilotos llevan todas las medidas de seguridad, como en la Fórmula 1.

Título

Participación en Mendavia

Los buggies de ‘Nitokar’ se pudieron ver en acción el 16 de abril en Mendavia, donde se disputó el I Campeonato Navarro de Autocross, organizado por el Mendavia Racing Club, con la colaboración de la Escudería Urbasa. La localidad de Tierra Estella estrenaba con esta prueba el circuito en tierra acondicionado por los socios del club con la ayuda del ayuntamiento. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies