Un museo para coleccionistas

Un museo para coleccionistas

Curiosos y aficionados se acercaron a la exposición y venta de piezas antiguas en la plaza de la Coronación

La plaza de la Coronación volvió a ser testigo del Mercado de Antigüedades y Almoneda que se celebró en Estella el pasado 19 de junio. La Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios de Estella-Lizarra, junto con el Ayuntamiento, organizó la tercera feria, que contó con la participación de 23 comercios especializados en piezas únicas.

La jornada discurrió tranquila. Conforme pasaban las horas los vecinos de la localidad se acercaban a la feria, en algunos casos para ojear y en otros para comprar. Veintitrés  empresas de distintas localidades del país mostraron en la calle sus antigüedades. Alicante, Valencia, Zamora o Barcelona fueron algunas de las procedencias de los anticuarios que trajeron sus piezas a Estella, entre los que también se encontraban distintos municipios de Navarra, incluida la ciudad del Ega.

El mercado se ubicó en la plaza de la Coronación y en la parte peatonal de la calle San Andrés, sumando un total de 1.200 metros cuadrados de exposición. Las antigüedades se mostraron en expositores que la Asociación instaló para facilitar la organización. Cada empresa colocó su material en torno a la parcela creando un gran museo de piezas antiguas a plena luz del sol.

Desde las 10.30 hasta las 20.30 horas, el público pudo acercarse a la muestra de antigüedades. La ausencia de lluvia o de excesivo calor ayudaron a que los vecinos de la localidad salieran a la calle. No obstante, alguno de los anticuarios que se desplazó hasta Estella  esperaba una mayor afluencia de público. “Este año no ha venido mucha gente. No sé si es por el tiempo o por la crisis, pero se ha notado un bajón respecto a otras ediciones en las que estabas atareado explicando cada pieza a la gente que se acercaba al puesto”, explicó Andrés Castaño, propietario del anticuario ‘Rusticoantiguo’, de Zamora.

La feria sirvió para dar a conocer a la gente un tipo de comercio muy especializado. Los clientes son habitualmente coleccionistas especializados, aunque también se hagan  pequeñas compras ocasionales con fines decorativos. “Los que vienen a comprar suelen ser coleccionistas, el público en general viene a ver y si ve algo que le gusta lo compra, pero ocurre muy pocas veces. No es lo mismo que en una feria cerrada en la que hay que pagar entrada, a la que acude gente únicamente especializada en el tema y muy interesada por los productos. Es normal.”, afirmaba Eduardo Peral, propietario de la tienda de antigüedades Peral, de Estella.
La muestra de antigüedades y almoneda parte del Plan de Dinamización Comercial que desarrolla el Ayuntamiento de Estella, dentro del Plan de Revitalización, que constituye el denominado Eje Estratégico III. La iniciativa tiene como objetivo la promoción de una actividad económica con notable presencia en la localidad. En septiembre, se repetirá la cita en Estella.

Piezas variadas
El mercado contó con un gran abanico de piezas antiguas. Entre las más llamativas se encontraba una colección de cristalería tallada, cuyos destellos de luz deslumbraban a todos los paseantes. Armarios y piezas de madera del siglo XIX, baúles con decoraciones en cuero, muñecas antiguas perfectamente conservadas o vinilos de música de distintas generaciones eran muchos de los objetos que se mostraron. Sin embargo, pequeñas piezas antiguas de la vida diaria fueron las más numerosas de la exposición.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies