Un mercado contribuye al espíritu navideño en Estella

Un mercado contribuye al espíritu navideño en Estella

Al estilo europeo, la céntrica plaza de los Fueros acoge hasta el día 22 una nueva feria al aire libre con la presencia de 50 puestos de artesanía

Los mercados de Navidad son una tradición muy arraigada en buena parte de Europa. Contribuyen al espíritu navideño con sus luces y decoración, así como con la venta de productos típicos en estas fechas. Estos días Estella también cuenta con su propio mercado navideño; como Pamplona en la plaza del Castillo, Madrid en la plaza Mayor e innumerables ciudades europeas.

“La artesanía y el vino caliente son imprescindibles en los mercados de Navidad de Europa.”
El mercado navideño de la ciudad del Ega se ha instalado en la plaza de los Fueros desde el viernes 17 hasta el miércoles 22 de diciembre. Cincuenta artesanos muestran en sus puestos su género realizado a mano. Productos alimenticios como los encurtidos, las conservas, los embutidos, barquillos, quesos, repostería y caramelos se intercalan con otros de complementos, decoración y naturaleza variada como bisutería, cerámica, artículos de cuero, vidrio y madera.

Las actuaciones programadas durante estos días en el mercado incluyen la actuación diaria de un mago y el acondicionamiento de un rincón para los niños donde pueden divertirse con juguetes antiguos de madera. Además, se realizan diversos talleres para implicar al público, por ejemplo de vidrio con soplete y trabajos con piel.

Europa mantiene su rica tradición de mercados navideños, donde se puede encontrar, además de artesanía local y diferentes tentempiés, el vino caliente, que permite al paseante combatir las bajas temperaturas. Numerosas páginas web en Internet se refieren a los mejores mercados navideños de Europa. Extraídos de diferentes fuentes, entre ellas el periódico The Times, algunos de los más atractivos son los siguientes.

Madrid
Madrid alberga numerosos mercadillos al aire libre con motivo de la Navidad. En el tradicional de la plaza Mayor se puede encontrar desde adornos para la casa, hasta dulces de convento e incluso artículos de broma para el día de los Santos Inocentes. Otros mercadillos que se pueden destacar son: el de la Plaza de Isabel II, el de la Plaza de España, con más de 200 puestos, y el del parque del Retiro.

Viena
Aunque una visita a Viena siempre atrapa los sentidos, una escapada en Navidad es todavía más especial. La ciudad está profusamente decorada y en la plaza del Ayuntamiento se celebra el Christkindlmarket, uno de los mercados con más solera de Europa. Tiene más de siete siglos de antigüedad y se inicia ya a mediados de noviembre. Uno de sus detalles únicos es que se encuentra rodeado de un parque, cuyos árboles se decoran con luces temáticas de inspiración navideña.

Bruselas
El mercado navideño de la capital belga tiene como marco la incomparable Grand Place, donde se muestran las delicias gastronómicas del país, especialmente el chocolate. Destaca en este mercado la presencia de casetas representando a los diferentes países europeos.

Praga
Sin excusas para visitar Praga en cualquier momento del año, el mercado de Navidad representa un aliciente más. Los checos se toman en serio este mercado, que se celebra en la plaza central de la vieja ciudad barroca. Aparte del cristal de Bohemia, uno de los grandes atractivos para los niños es el pequeño zoo en el que pueden acariciar a los animales.

Tallinn
La Raekojaplats de Tallinn, nevada y con su mercado de Navidad es, sencillamente, idílica. Los gorros, sombreros, bufandas y jerséis son el producto de artesanía más popular, lo cual no es extraño debido a la temperatura en Estonia en diciembre. Se dice, que fue precisamente aquí donde se izó el primer árbol de Navidad, en 1441. Debido a la prohibición durante los años de ocupación soviética, el mercado sólo se celebra desde 1991.

Berlín
La capital de Alemania también tiene su rincón para las celebraciones navideñas, fundamentalmente en torno a la Kaiser Wilhelm Gedächtniskirche, la iglesia que permanece sin reconstruir como recuerdo de la II Guerra Mundial. El mercado navideño berlinés tiene un toque más moderno y cosmopolita que otras ciudades alemanas, pero no faltan en él los artículos típicos comunes.

Copenhague
El mercado de Navidad de la capital danesa se celebra en el Tívoli, el parque de atracciones más antiguo de Europa. La ambientación parece sacada de los cuentos de Hans Christian Andersen, el famoso autor danés de literatura infantil. Para redondear su atractivo, el lago central del parque se convierte en estas fechas en una pista de patinaje sobre hielo. Estella este año, y gracias a la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Turismo, contará también con su propia pista de hielo.

Ljubljana
Junto al río Ljubljanica, que recorre el caso antiguo de la capital de Eslovenia, se desarrolla la vida de sus habitantes y visitantes. También junto al río, en el corazón de esta pintoresca y medieval ciudad, se ubica el mercado navideño que compite con las mejores ubicaciones de Europa.

París
En la grandiosa ciudad de París, los mercados de Navidad se suceden a lo largo del bulevar Saint Germain y en el plaza Saint-Sulpice. Conocer a Papá Noel y beber un vaso de vino caliente en la capital francesa es todo un placer.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies