Un día sin escuela con motivo de las fiestas de Cirauqui

Un día sin escuela con motivo de las fiestas de Cirauqui

Los niños del municipio celebraron su día, aunque las clases ya habían comenzado en los colegios

Era día de escuela, pero las fiestas no son todos los días. Los vecinos de menor edad de Cirauqui se ven obligados todos los años a renunciar a buena parte de la programación festiva. Por ello, el día del Niño es sagrado en muchas familias y esa jornada las aulas se quedan sin buena parte de los escolares de Cirauqui. El viernes 16 de septiembre, la iglesia de San Román acogía una ofrenda floral, con la participación de 25 niños, y el frontón se convertía en un parque para la diversión con hinchables y atracciones.

25 chicos y chicas participaron en la ofrenda floral en la iglesia de San Román

El párroco de Cirauqui, Fernando Domeño, recibía a los niños. El altar se trasladó junto a los bancos y los pequeños se sentaron en las primeras filas, sosteniendo en sus manos pequeños ramos de rosas, claveles o margaritas. “Éste es el día más importante porque después de varios días de fiestas con vosotros en el colegio, hoy estáis aquí. Las fiestas del pueblo sin niños no son fiestas, así que habéis hecho muy bien no yendo al cole, como os han dicho los padres. Y si hay algún problema ya iré yo a dar la cara”, decía el párroco. 

Las canciones se sucedieron en la parroquia, hasta que llegó el momento de depositar las flores sobre el altar, donde se encontraba la reliquia de la Cruz, un trocito de la Cruz donde murió Jesucristo, como explicó el religioso. Precisamente por ello, las fiestas de Cirauqui son las fiestas de la Santa Cruz.

 

Parque en el frontón 

Eran casi las doce del mediodía, cuando los pequeños que participaron en la ofrenda floral y otros más se congregaron en otro escenario distinto. El frontón acogía un parque de hinchables, con toro mecánico incluido. Allí los niños dieron rienda suelta a la diversión hasta la hora de comer. 

Irati San Martín Apesteguía, de 11 años, Noelia Ros San Martín, de 10 años, y Diego Berruete Rodríguez, de 7 años, hacían cola para montarse en los hinchables. Aseguraban que las fiestas las habían vivido a medias porque asistieron al colegio. “Yo he estado en el cohete, porque me trajeron de la escuela al pueblo y hoy tampoco he ido para disfrutar un poco. Lo que más me gusta de las fiestas es el cohete y las vacas”, decía el niño. 

Las amigas Irati San Martín y Noelia Ros tampoco habían ido al cole el viernes. “Ayer estuvimos en la fiesta de disfraces. Las amigas nos vestimos cada una de una fruta distinta. Se hizo muy tarde y como hoy era el día del niño pues no hemos ido al colegio. Por una vez no pasa nada”, decía la primera. Para Noelia Ros, los disfraces fueron el mejor momento de las fiestas. 

El viernes Día del Niño, ya por la tarde, y para todos los públicos, el frontón acogió el Campeonato de Pelota. Se enfrentaron Eugui con Arkaitz Peñas, Begoetxea VII con Keral y, en cuatro y medio, Txafe con Beloki. Fue el principal atractivo de una tarde que continuó con una ronda con la txaranga y baile con orquesta. Las fiestas, que comenzaron el lunes, con el cohete lanzado por el nuevo alcalde, el independiente Victoriano Goldáraz Carmona, terminó el domingo día 18 con el Día del Mítico. 

Título

Un presupuesto de 50.000 euros

La localidad de Cirauqui destinó 50.000 euros a sus fiestas. De esta cantidad, 14.000 proceden de la recaudación de la barraca popular del año anterior. La cantidad restante, 36.000 euros, las aporta el Ayuntamiento y se destina en gran medida a la contratación de orquestas y a las vaquillas. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies