TIERRA ESTELLA GLOBAL – José Alfonso Esparza – Londres – “La responsabilidad del traductor es máxima”

TIERRA ESTELLA GLOBAL – José Alfonso Esparza – Londres – “La responsabilidad del traductor es máxima”

Funcionario diplomático de Naciones Unidas, José Alfonso Esparza ejerce de traductor y revisor para la Agencia Marítima de la ONU desde hace veinte años

La carrera profesional de José Alfonso Esparza Arellano, natural de Allo, está plenamente ligada a Londres. Licenciado en Filología Inglesa y formado en Comercio Exterior, llegó a la capital del Reino Unido como becario en la embajada de España. La vida le llevó después a Bruselas, donde fue pasante de la Comisión Europea, para regresar en 1994 a Londres como intérprete oficial en el Foreign Office-Ministerio de Asuntos Exteriores británico atendiendo visitas de alto nivel. Desde 1997, ya han pasado veinte años, José Alfonso Esparza ejerce como traductor en la Organización Marítima Internacional de la ONU, organismo que recibía hace unos días la visita de la reina Isabel II con motivo del 70 aniversario de la entidad.

Como estudiante de Filología Inglesa, ¿imaginabas entonces que tu vida iba a estar en Londres? ¿Estás donde querías estar?
Creo que sí estoy donde quería estar. Uno toma decisiones sin saber mucho a dónde te llevarán, pero siempre hay una voz interior o intuición que nos hace tomar unas decisiones y no otras.

¿Cómo es un día cualquiera en la vida de José Alfonso Esparza?
Por suerte, vivo cerca del trabajo, así que no tengo que madrugar mucho. Nuestro horario es de 9 a 17 horas, aunque tenemos que ser flexibles y hacer turnos de día y noche cuando hay conferencias diplomáticas, las cuales a veces se prolongan hasta tarde. Después del trabajo, suelo ir al gimnasio o quedar con amigos para cenar.

Llevas muchos años viviendo fuera, ¿qué te viene a la cabeza con la palabra ‘Allo’?
Mi infancia y mi familia, y también descanso y comer los sabrosos platos de mi madre. La verdadera patria de uno es la que conforman sus vivencias, experiencias y sentimientos. Por ello, incluso después de tantos años en el extranjero, Allo es una parte importantísima de mí mismo.

Como traductor para la Organización Marítima Internacional, ¿qué tipo de traducciones te toca hacer?
Declaraciones institucionales y protocolarias y textos de carácter técnico, diplomático, jurídico, normativo… de una amplia gama de temas propios de organismos internacionales. Son documentos que, una vez adoptados en el seno de las Naciones Unidas, se convierten en resoluciones, leyes, convenios, etc. de cumplimiento obligatorio a nivel mundial.

“La imagen que España da en el mundo es la de un país que ha avanzado mucho en las últimas décadas, un referente de modernidad y progreso”

En el aspecto personal, ¿cómo es Londres para vivir?
En lo personal he de decir que es difícil descansar en esta ciudad. Siempre hay algo que hacer, pero esa vitalidad enriquece mucho. Londres es una suerte de capital del mundo, un crisol de culturas y razas donde todos son bienvenidos y cada cual se siente en casa. Me atrevería a decir que es la ciudad más grandiosa de la historia. Sólo espero que el Brexit no acabe con ese carácter abierto que la ha puesto en la vanguardia del pensamiento y de la tolerancia.

Hablando del Brexit, ¿qué resolución vaticinas para el proceso de separación? ¿Hasta qué punto crees que se han resentido las relaciones entre el Reino Unido y la UE?
Me siento incapaz de vaticinar lo que va a ocurrir porque, sinceramente, creo que ni siquiera los dirigentes implicados saben a dónde va a ir a parar todo esto. Una parte de la sociedad británica, nostálgica de su pasado colonial, se ha quedado anclada a principios del siglo XX, cuando el Imperio británico era el centro del mundo. Pero el mundo ha cambiado mucho en un siglo. La opinión pública, los partidos políticos e incluso el propio Gobierno se muestran divididos entre aquellos que optan por un Brexit ‘duro’, es decir, por cortar de manera tajante con la UE, y quienes defienden un Brexit ‘blando’ que permita mantener ciertos vínculos y, sobre todo, el acceso al mercado único. Quiero creer que, a pesar de las diferencias, se impondrá el sentido común y se optará por la vía del medio, que no sería otra que un periodo de transición y un acuerdo final que, aunque no contenten a todos, resulten fructíferos para el país.

¿Te puede afectar en el plano laboral? ¿Conoces a gente que ya se haya ido del país?
Soy funcionario de Naciones Unidas y, por lo tanto, disfruto de un estatus de carácter diplomático, así que no me veré afectado. Pero conozco a españoles que ya han regresado a casa o barajan hacerlo en breve. Esa posible desbandada de trabajadores europeos supondrá un considerable reto para ámbitos como el de la sanidad pública, que emplea a un elevado número de trabajadores no británicos.

¿Qué grado de dificultad tiene el trabajo de traductor? ¿Y de responsabilidad?
Traducir es una profesión y un oficio. Como profesión, necesitas conocer muy bien tu lengua y las lenguas de las que traduces. Como oficio, hay que ser preciso, rápido y saber utilizar bien las herramientas que tienes. En cuanto al grado de responsabilidad, siempre es máximo. Baste decir que los documentos que traducimos se convierten en ley en los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Por tu profesión, ¿te consideras hábil para valorar la carga de contenido real de un discurso político?
Sí, con el tiempo aprendes a leer entre líneas. Quién está comunicando algo de verdad y quién utiliza un texto como una cortina de humo. Para lo bueno y para lo malo, la lengua es parte intrínseca de la actividad política.

¿Qué nivel de oratoria demuestran los dirigentes políticos?
Una oratoria conciliadora en general, pero es difícil saber si bien intencionada o no. Hay de todo, desde los que cabe considerar auténticos virtuosos hasta los que muestran graves deficiencias oratorias. Pero no debemos olvidar que la oratoria es un arte.

¿Cómo llevas tu día a día con las comas?
Nos llevamos relativamente bien. Las comas son parte de la frase, aunque a veces se abusa de ellas. Yo prefiero usarlas con frugalidad, sólo cuando son imprescindibles. La puntuación es esencial en la lengua. Es lo que da sentido y ritmo a un texto.

¿Qué poder tiene la palabra hoy en día? ¿Es la llave en la resolución de conflictos?
Permíteme que eche mano del proverbio latino ‘verba volant, scripta manent’ (‘las palabras se las lleva el viento, lo escrito permanece’). El mundo tal y como lo conocemos se fundamenta en la palabra, pero sobre todo en la palabra escrita. Y eso lo sabemos muy bien quienes trabajamos en Naciones Unidas. Nada es verdad hasta que no se plasma en negro sobre blanco. Un conflicto jamás estará resulto hasta que no haya un documento que así lo estipule. Y eso, por mucho que cambie el mundo, nunca va a dejar de ser así.
La palabra siempre ha resuelto más conflictos que la violencia, que es el arma que, como humanos, nunca deberíamos utilizar.

¿Cómo fueron tus dos años de trabajo en el Foreign Office?¿Fue una labor muy diferente a la que desarrollas hoy en día?
El Foreign Office es uno de los servicios diplomáticos más extensos y complejos del mundo, y en buena medida la cuna de la diplomacia mundial. Fue una etapa de aprendizaje muy importante en lo profesional y en lo humano. Mucho de lo que aprendí en aquellos años lo aplico en mi actual cargo, pero la diferencia resulta evidente: no es lo mismo trabajar para un país que para una comunidad mundial de naciones. Los objetivos son diferentes. Y las exigencias también.

¿Te atreves a hacer una valoración del nivel de inglés medio en España? ¿Qué imagen proyectamos? ¿Es real?
Nuestro nivel medio de inglés es bajo, aunque va mejorando a pasos agigantados, si bien hay que reconocer que el español es una lengua mundial, como el inglés. En cuanto a España, la imagen en el mundo es la de un país que ha avanzado mucho en las últimas décadas, un referente de modernidad y progreso. Sé que hay a quienes esto pueda sorprenderlo, porque solemos tirar piedras contra nuestro propio tejado, pero es así.

Como trabajador de la Organización Marítima Internacional ¿a qué retos se enfrenta la industria del transporte marítimo?
Destacaría el compromiso medioambiental, sobre todo la eficiencia energética de los buques, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la basura plástica marina. También el establecimiento de nuevas rutas en lugares como el Ártico. Ten en cuenta que más del 90 por ciento de las mercancías que se mueven por el planeta lo hacen a través de los océanos.

Con motivo del 70 aniversario de la OMI, ¿tuviste ocasión de conocer a la Reina?
Sí, la vi en la recepción que hubo. Es una señora muy simpática y sonriente y de buen aspecto para su edad. Y se interesó mucho por nuestra labor.

LA FICHA

José Alfonso Esparza Arellano

> NOMBRE Y APELLIDOS. José Alfonso Esparza Arellano.
> FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO. 15 de noviembre de 1967, Pamplona. Natural de Allo.
> FORMACIÓN. Licenciado en Filología Inglesa (1985-90), Erasmus en Inglaterra (curso de 1989), Máster en Dirección de Comercio Internacional (1990-91), prácticas en Cámara de Comercio-Embajada de España en Londres (1991-1992), Comisión Europea en Bruselas (1992-94), intérprete en el Foreign
Office en Londres (1994-1997).
> PROFESIÓN ACTUAL. Desde 1997 hasta la actualidad, funcionario diplomático de Naciones Unidas (traductor/revisor) en Londres.
> IDIOMAS. Español, inglés, francés.
> FECHA DE LLEGADA. A Londres, en 1994. Al puesto actual, en 1997.

LO MEJOR Y LO PEOR

LO MEJOR
“Su dinamismo y singularidad, y que se ha convertido en el lugar al que llegan todos los caminos, donde convergen gentes de todos los orígenes y creencias”.

LO PEOR
“Las aglomeraciones de gente y la posibilidad de que las cortas miras de algunos hagan que pierda ese carácter internacional”.

TURISMO

El top 3 de José Alfonso Esparza

1- El Londres institucional.

Atravesar todo Whitehall empezando por el Parlamento-Big Ben y la Abadía de Westminster para llegar a Trafalgar Square y, desde allí, al Palacio de Buckingham.

2- El Támesis.
Un paseo a lo largo del río desde la noria en Waterloo hasta Greenwich, cruzando continuamente por los puentes que vayan apareciendo para admirar las vistas. Por el camino uno se encuentra la Tate Modern, el Globe Theatre, el Millennium Bridge, la Catedral de San Pablo o el Tower Bridge. Puede llevar un día entero, pero merece la pena.

3- El otro Londres
Una visita a un barrio como Brixton y, sobre todo, a su mercado. Un lugar fuera de las rutas turísticas.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies