TIERRA ESTELLA GLOBAL – Irene Ancín Adell – “Guayaquil y Estella son dos mundos. Mis padres me enseñaron a respetarlos y a quererlos”

TIERRA ESTELLA GLOBAL – Irene Ancín Adell – “Guayaquil y Estella son dos mundos. Mis padres me enseñaron a respetarlos y a quererlos”

Natural de Ecuador, la joven ha vivido desde los 18 hasta los 29 años en la ciudad del Ega. Hace cinco regresó a Guayaquil motivada por una oportunidad profesional

Irene Ancín Adell nació en Guayaquil, Ecuador, hace 33 años. Allí creció y vivió hasta los 18. Fue entonces cuando se traslada a Estella, donde se establece, realiza sus estudios universitarios y forja sus amistades. No entraba en sus planes regresar a Ecuador, pero una oferta laboral le volvió a cambiar el rumbo hace casi cinco años. La oportunidad de trabajar en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, de cuya Facultad de Artes Liberadas es decana desde hace dos años, le hizo tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Volvió a cruzar el Atlántico y allí se trasladó junto a su pareja, actualmente su marido, un ingeniero pamplonés que también desarrolla su profesión en Ecuador.


¿Cómo surgió la oportunidad de volver a Ecuador?
En el 2013, año en el cual decidimos empezar una nueva vida en Ecuador, era un año complicado a nivel laboral, no había muchas oportunidades de trabajo y, aún menos, de desarrollo. En ese contexto, desde Ecuador, me llega una oferta de trabajo de una universidad. Hace cinco años las universidades ecuatorianas necesitaban profesionales con maestrías y yo tenía dos. A pesar de que solo yo tenía una oferta y mi pareja no, decidimos que lo mejor era aceptarla y viajar. Tuvimos la suerte de que, una semana antes de mi viaje, a él lo contactaron de una empresa que necesitaba un ingeniero con conocimientos y experiencia en energías renovables.

¿Costó dar el paso?
Un cambio de ese tipo siempre cuesta. No son decisiones fáciles, sobre todo porque conlleva dejar a personas que quieres. Además, tienes poco tiempo para sopesar las diferentes opciones, lo cual genera cierta ansiedad porque no sabes al cien por cien si estás tomando la decisión correcta, pero, como sucede con todos los grandes cambios, es mejor no pensarlo mucho y “lanzarse a la piscina”. Si no, siempre estaríamos en el mismo “estado”. Lo importante es que, una vez hayas decidido dar el paso, seas consecuente con ello. Los cambios cuestan, pero el ser humano es un ser de costumbres. Nos acostumbramos a las personas, a las situaciones, etc.

¿Es muy diferente tu nueva vida a la que hacías en Estella?
Sí, Guayaquil y Estella son dos mundos, pero dos mundos en los que viví toda mi vida y mis padres me enseñaron a respetarlos y a quererlos, a valorar lo positivo de estos dos lugares. Antes de vivir en Estella, iba todos los veranos que podía desde el año y medio de edad.
Guayaquil tiene más de dos millones y medio de habitantes, las distancias no son muy grandes, pero hay tráfico como en cualquier gran ciudad del mundo. Necesitamos el coche para movernos, cosa que en Estella no pasa. En Estella todo es más tranquilo, las cosas cambian menos.

¿Qué te supuso regresar a tu lugar de origen, donde viviste hasta los 18 años?
Un cambio muy fuerte porque yo me hice adulta en Estella. Cuando tienes menos de 18 vives en una especie de burbuja. El mundo real, el trabajo, lo descubrí en España. ¡La primera vez que vote fue en Estella!

¿Cómo es un día normal para ti?
Me levanto a las 5.30, aproximadamente, bien para ir a yoga, intento hacerlo tres veces por semana, o para avanzar en mi tesis doctoral antes de empezar mi jornada laboral. Por lo general, entro a la oficina a las 8.30 y salgo entre las 18.30 y las 19 h. Una vez que salgo, intento ir directa a casa, cenar, ver un capítulo de alguna serie, la serie tiene que ser consensuada, y a las nueve de la noche estoy “contando ovejitas”. Este es un día normal para mí entre semana.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
Durante la semana tengo muy poco tiempo libre, pero los fines de semana son “algo” más relajados, aunque la tesis ocupa gran parte de mi tiempo libre. Disfruto mucho de la compañía de mis amigos y familia, de una buena película, también consensuada, de la playa y de una escapadita rápida a la ciudad de Cuenca.

¿Cómo es tu trabajo como decana de universidad? ¿Muy exigente, de mucha dedicación?
Sí, es un trabajo exigente y que requiere mucha dedicación, pero al mismo tiempo, eso hace que cada día sea un reto, un desafío, y eso me gusta. La Universidad de Especialidades Espíritu Santo es una de las mejores universidades del país, lo cual conlleva un alto nivel de trabajo. Además, una universidad, seguramente, es una de las organizaciones más dinámicas que existen, ocurren muchas cosas a la vez, te relacionas con personas de diferentes edades, intereses y experiencias. Se presentan situaciones nuevas constantemente y debes ser capaz de resolverlas. Creo que este trabajo me ha enseñado a mirar una misma realidad desde diferentes perspectivas y a trabajar con personas de diferentes generaciones, intentado “sacar” lo mejor de cada una de ellas, y eso creo que se refleja en el equipo de trabajo que hemos formado.

“En Ecuador hay mucho que hacer, mucho por descubrir, y eso lo convierte en un país de oportunidades. De hecho, es uno de los países con mayor número de emprendedores per cápita”

¿Existen más oportunidades que en España?
En Ecuador hay mucho que hacer, mucho por descubrir, y eso lo convierte en un país de oportunidades. Además, es uno de los países con mayor número de emprendedores per cápita. Asimismo, es un país con oportunidades para la inversión por su clima privilegiado sobre todo para los sectores agrícola y turístico. Esto se evidencia, por ejemplo, en la gran cantidad de hoteles de grandes cadenas que se están estableciendo en nuestro país.

Estudiaste en España, ¿se valora positivamente en Ecuador la formación en Europa?
Estudié en Pamplona en la Universidad de Navarra y en el ESIC. Sí, se valora positivamente la formación europea. No podemos olvidarnos que las universidades del ‘viejo continente’ tienen siglos de historia, lo cual se traduce en siglos de conocimiento y experiencia, a diferencia de las universidades ecuatorianas, las cuales son más jóvenes, pero que, a día de hoy, han profesionalizado su actividad y hay una apuesta muy fuerte por la internacionalización.

Considero que es importante señalar que el ecuatoriano busca estudiar en el extranjero, carreras universitarias o maestrías y, a día de hoy, todavía hay una tendencia muy fuerte a estudiar en Estados Unidos

¿Qué diferencias principales encuentras entre el sistema universitario español y el de Ecuador?
Más que destacar las principales diferencias entre ambos sistemas, quiero destacar las similitudes. En Ecuador existen universidades públicas y privadas, las primeras fueron declaradas por las UNESCO como un bien público. Asimismo, existen organismos que certifican la calidad académica, en España, ANECA y en Ecuador, CEACEES.

¿Qué echas de menos?
La vida en la calle, moverme sin coche, las fiestas, la familia y las amigas de toda la vida.

¿Intentas venir de visita cada cierto tiempo?
Sí. Me gustaría poder ir más seguido. Llevo cinco años en Ecuador y de esos, casi cuatro he estado compaginado el doctorado y el trabajo, así que el tiempo para viajar ha sido bastante limitado. Espero entregar la tesis en diciembre y poder visitar Estella más seguido.

FICHA

> NOMBRE Y APELLIDOS. Irene Ancín Adell

> FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO. 7 de diciembre de 1984, Guayaquil-Ecuador.

> ESTADO CIVIL. Casada.

> ESTUDIOS. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Navarra, Máster en Comunicación Política y Corporativa y Máster en Dirección de Recursos Humanos. Actualmente, cursa un doctorado en Comunicación Organizacional en Argentina.

> IDIOMAS. Inglés y español

> PROFESIÓN. Decana de la Facultad de Artes Liberales (UEES, Ecuador).

> TIEMPO EN EL CARGO. Dos años.

LO MEJOR Y LO PEOR

LO MEJOR
“Las personas que están a mi alrededor y la posibilidad de contribuir, a través de mi trabajo, al desarrollo de mi país”.

LO PEOR
“Echar de menos lo que se tiene al ‘otro lado”.

TURISMO. EL TOP 3 DE IRENE ANCÍN EN GUAYAQUIL

Las Peñas. Barrio emblemático reconocido por su estilo arquitectónico colonial y por ser el lugar donde nació la ciudad.

Malecón 2000. Ubicado junto al río Guayas, es un proyecto de regeneración urbana del antiguo Malecón Simón Bolívar, de 2’5 km de extensión, en donde se puede disfrutar de los grandes monumentos de la historia de Guayaquil, como el Hemiciclo de la Rotonda, museos, jardines, fuentes, centro comercial, restaurantes, bares, patios de comida, así como muelles, desde donde se puede abordar embarcaciones para realizar paseos diurnos y nocturnos por el río Guayas, entre otras atracciones.

Parque histórico. Es un parque recreativo con un espacio de vida silvestre y cultural que exhibe especies de flora y fauna de Guayaquil, además de casas antiguas de la zona urbana que fueron desmontadas de su ubicación original y reconstruidas en este lugar.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies