Tierra Estella Global: Angélica Etayo, Ecuador.

“He venido a un medio muy distinto al mío, pero con ganas y por amor todo se puede”

AYantzaza, o ‘valle de las luciérnagas’, y la ciudad del Ega, las separan más de 9.000 kilómetros, pero las une un tamaño similar y el hecho de que, desde hace dos años y medio, compartan el corazón de Angélica Etayo Castillo. En diciembre de 2012, la joven, ahora de 35 años, junto a su marido, Klever Ordónez, y la hija de ambos, Africa, realizaban el camino de vuelta que el cabeza de familia emprendió trece años antes. La crisis económica que ha afectado a las posibilidades de empleo de ambos les ha llevado a cambiar de vida, a apostar por un ritmo más tranquilo y asentarse en Ecuador, donde hace cuatro meses nacía su segundo hijo, Santiago Paul.

¿Por qué decidisteis ir para allí?
Con la crisis económica no fueron muy bien las cosas. Klever se quedó en Estella sin trabajo y la situación llevó a pensar en un cambio. Su familia, poco a poco, comenzó a volverse y nosotros también decidimos probar.

¿Ha sido más fácil volver a Yantzaza de lo que fue para tu marido venir a España?
Para mi marido claro que ha sido más fácil, ya que al fin y al cabo ésta es su tierra, donde ha crecido, sus costumbres… En mi caso he venido a Ecuador sola, a un medio muy distinto del que me he criado; pero con ganas y por amor todo se puede. La vida en Ecuador es más tranquila pero siempre cuesta menos salir de un lugar poco avanzado a otro más avanzado que al revés.

¿Alguna vez te imaginaste viviendo fuera y en Ecuador en concreto?

Siempre me ha gustado mucho viajar y conocer nuevos destinos, así que podía imaginarme viviendo fuera, pero nunca pensé que fuera en el “oriente ecuatoriano”.

¿Conocéis a otras parejas, con algún miembro de origen ecuatoriano, que también hayan vuelto?

Sí, no somos los únicos. Concretamente en Yantzaza estamos tres españoles que hemos venido con nuestras parejas ecuatorianas y también hay un matrimonio de gallegos jubilados que se han instalado aquí por la climatología y otro formado por un granadino y una catalana que ya lleva años.

¿Cómo es Yantzaza? ¿Te gusta la ciudad?
Yantzaza es un pueblo grande o una ciudad pequeña, como digo yo siempre de Estella. Es muy verde, con una vegetación abundante, ya que no le falta agua, sobre todo en época de lluvias. Es tranquila para vivir, aunque hay mucho movimiento de gente y siempre aprovechan cualquier acontecimiento para hacer fiesta.

¿Y la niña, qué tal llevó el cambio?
Africa muy bien. Ella vino con dos años y medio y para los niños todo es más fácil.

¿Qué diferencias encuentras entre tu vida en Estella y en Yantzaza?
Bueno, creo que la vida la hace cada uno a su manera. En nuestro caso no cambia mucho. Por las mañanas la niña va a la escuela y yo me ocupo de atender al peque, de la casa y de la comida. Por la tarde, las tareas, un rato al parque, un baño y a la cama. Los fines de semana disfrutamos en familia. Las mayores diferencias están en el paisaje, el clima y la comida.

¿Qué situación socio-económica vive actualmente Ecuador? ¿Es fácil encontrar trabajo? ¿Cuál es el perfil más demandado?

Hay que decir que Ecuador va cambiando y mejora poco a poco, pero aún le falta. Como lugar turístico ofrece muchas maravillas que la gente puede disfrutar. Aquí si quieres trabajar es fácil encontrar trabajo y en cuanto al perfil sobre todo hay demanda de conductores con licencia y taxistas, así como médicos y profesores.

¿Y el nivel de vida allí?

Una pareja, cuando trabajan los dos, puede vivir bien. Las guarderías son muy baratas, la escuela tampoco supone un gasto excesivo, los alquileres son más asequibles que en España… La mayoría de la gente que emigró a España y Estados Unidos se ha hecho aquí sus casas con el dinero que han ganado fuera.

¿Cómo valora tu marido la experiencia de varios años en Estella?
Hace una valoración positiva, porque siempre se aprenden cosas nuevas cuando se conoce otra cultura. En Estella se ha relacionado con buena gente, y lo mejor de todo, nos cruzamos en el camino y formamos una familia.

¿Cómo vives Estella desde la distancia? ¿Qué se echa de menos?

Con mucha nostalgia. Vayas donde vayas siempre añoras tu tierra y haces comparaciones. Para mí, ¡mi tierra es la mejor! Se echa de menos, sobre todo, a la familia, aunque gracias a las nuevas tecnologías estamos más cerca. Ahora con el nacimiento de mi hijo han venido mis padres para aquí unos días y he podido disfrutar de ellos. También echo de menos el jamón, el chorizo y todas las cosas ricas que tenemos allí.

Título

DNI


Nombre y apellidos. Angélica Etayo Castillo.

Edad. 35 años.

Lugar de nacimiento. Estella.

Estado civil. Casada con Klever Vinicio Ordóñez Benítez. Tienen dos hijos, Africa, de 5 años, y Santiago Paul, de 4 meses.

Formación. Auxiliar de Enfermería y Geriatría

Profesión actual. Ahora mamá. Anteriormente, auxiliar de geriatría en el centro gerontológico de Yantzaza.

Idiomas. Castellano e inglés.

Fecha de llegada a Ecuador. Diciembre de 2012.

¿Hay fecha de vuelta? “Hoy estamos aquí, mañana no sabemos…”.

El top 3 de Angélica Etayo en Ecuador…


1. Sector el Salado en Chicaña, con sus increíbles cascadas.
2. El laberinto de las mil ilusiones en Nangaritza.
3. Parque natural Podocarpus, en Zamora. “Y otros muchos lugares, como el Panecillo en Quito, la laguna de Yaguarcocha en Ibarra y el mercado de artesanías de Otavalo”.

RADIOGRAFÍA DE ECUADOR


Población. 14.67 millones de habitantes (2013)
Densidad población. 55.80 hab./ km2

Población urbana vs. Rural.
75-25%
Desempleo. 5,60 % (marzo de 2014)
Forma de gobierno. República presidencialista democrática
Presidente. Rafael Correa.
Moneda. Dólar estadounidense.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR