Sonrisas y miradas de ilusión ante la llegada de los Reyes

Sonrisas y miradas de ilusión ante la llegada de los Reyes

Melchor, Gaspar y Baltasar, protagonistas de la cabalgata en la que participaron colectivos de la ciudad y en la que estuvieron presentes diferentes civilizaciones antiguas

El mal tiempo no impidió que la tarde del 5 de enero los tres Reyes Magos de Oriente llegaran a Estella para saludar a los vecinos y a los cientos de niños y niñas que, con una gran sonrisa y miradas de ilusión, les recibieron de forma calurosa. Melchor, Gaspar y Baltasar fueron los protagonistas de la cabalgata -organizada por la Sociedad Peñaguda- que inició su recorrido desde la Residencia San Jerónimo y prosiguió por las calles céntricas de la ciudad. Tres carrozas de antiguas civilizaciones -de los colegios Santa Ana, Remontival y Mater Dei- acompañaron a los Reyes. Diferentes colectivos musicales animaron el recorrido de la cabalgata por la ciudad del Ega.

Los alumnos del colegio Santa Ana representaron a los egipcios, los de Remontival a los romanos y los de Mater Dei a los griegos. Los peques de la Escuela Infantil Arieta, que recorrieron las calles en el tren turístico de la asociación de Comerciantes, se convirtieron en auténticos mayas. Como cada año, además de los Reyes y los alumnos de los diferentes colegios de la ciudad, participan en la cabalgata la banda de música, los txistularis Padre Hilario Olazarán, el grupo de danzas Larraiza y los gaiteros Deierri, los grupos de danzas Ibai Ega y Virgen del Puy y San Andrés, gaiteros Montero y charanga Alkaburua así como la ambulancia y los bomberos. Todos juntos repartieron ilusión a lo largo de un recorrido que partió desde la residencia San Jerónimo y discurrió por el puente de la Vía, San Francisco Javier, plaza de la Coronación, San Andrés, Baja Navarra, plaza de los Fueros, Calderería, plaza de Santiago, Recoletas, avenida de Yerri, paseo de la Inmaculada y Ayuntamiento.

Romanos, griegos, egipcios y mayas estuvieron presentes en la cabalgata

Uno de los puntos clave fue, como todos los años, la plaza de los Fueros, en donde los Reyes Magos entraron a caballo para después ir a saludar y regalar cientos de caramelos a las numerosas personas que se congregaron en la plaza. La larga alfombra roja guio a los Reyes hasta el quiosco en el cual adoraron al Niño Jesús, en el nacimiento viviente.
Continuaron su recorrido a caballo hasta el Ayuntamiento para recibir a todos los niños que así lo desearon. Mientras tanto, en el patio del colegio Santa Ana se repartieron miles de balones.
A partir de ese momento comenzaba el trabajo duro para los Reyes Magos. Esa noche recorrieron miles y miles de hogares en donde dormían los niños y niñas que habían pedido sus deseos en las cartas.

Visitas previas
Sus Majestades los Reyes Magos llegaron a la ciudad del Ega antes de la hora prevista. El motivo: la visita a diferentes centros de Estella como el hospital García Orcoyen, el centro Oncineda y las residencias Santo Domingo, San Jerónimo y la Luz de Estella. Desde esta última informaron a Calle Mayor de que el Rey Gaspar se acercó hasta allá para saludar a todos los residentes, que lo recibieron con mucho entusiasmo y cariño. Gaspar les entregó una manta como obsequio. Para finalizar, en la recepción de la residencia, el rey también entregó obsequios a los hijos de trabajadores y nietos de los residentes.

Reyes Los Arcos

La visita de los Reyes Magos en Tierra Estella

Otras localidades de Tierra Estella también recibieron la visita de los Reyes Magos la tarde del 5 de enero. Es el caso de Bargota y Los Arcos, tal y como se puede apreciar en las imágenes.
En la mayoría de localidades y valles se siguen organizando Cabalgatas pero todavía hay algunas en las que, por su lejanía, los Reyes llegan de madrugada y tan sólo dejan, sigilosamente, los regalos. En algunas casas comen y beben lo que los habitantes les han dejado para que puedan continuar su recorrido y no dejan más rastro, por las calles, que las heces de los camellos.
En algunas de esas localidades, la tarde del 5 de enero, los niños celebran la cencerrada. Prenden fuego a una rueda o lo elaboran en un cubo y recorren las calles metiendo ruido para que Sus Magestades los Reyes Magos puedan ver la luz del fuego y escuchen el ruido de sus cencerros y campanas.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies