Santa Ana y Mater Dei conmemoran el Día Escolar de la No Violencia y la Paz con fines solidarios

Los alumnos de Santa Ana lo celebraron el día 30 de enero y los del Mater Dei un día después

Los colegios de Santa Ana y Mater Dei celebraron, por todo lo alto, el Día Escolar de la No Violencia y la Paz con el fin de concienciar al alumnado de la necesidad de resolver los conflictos de forma no violenta y de reflexionar sobre la paz.

SANTA ANA
Bajo el eslogan “Hagamos que la paz sea nuestra meta”, -elaborado por la alumna de 6º de Primaria, Iranzu Cortabarría-, el colegio Santa Ana celebraba el pasado 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia, después de una semana repleta de actividades para los alumnos en torno a la paz.
A las 10:30 h., en el patio del colegio, se reunieron todos los alumnos, profesores y familias para conmemorar este día tan simbólico. Eva de Santos Hernández y Alex Jiménez García, alumnos de 6º de Primaria, fueron los encargados de dirigir el evento que dio comienzo con el canto “La paz te doy”. Después de que dirección ofreciese un saludo a los presentes y con la canción de Juanes “Paz, paz, paz” de fondo, una paloma descendió desde el tercer piso del colegio hasta el patio. Iranzu Cortabarría recibió el diploma por el eslogan que diseñó y la jornada continuó con el gesto solidario que ofrece el centro, todos los años, a proyectos humanitarios.
Este año, la recaudación obtenida ha sido destinada a la misión de Tutuko en Venezuela, con el objetivo de crear una granja escuela. Gran parte de los estudiantes de esta institución sufren malnutrición y la comida que aporta el gobierno llega solo para dos días a la semana. Con la creación de este proyecto podrían autoabastecerse.

MATER DEI
El colegio Mater Dei, por su parte, celebró el Día de la Paz el pasado 31 de enero. La jornada comenzó con una misa en la capilla y continuó, en el patio del colegio, con la lectura de un manifiesto por la paz –realizado por alumnos de 6º de Primaria-. Se leyó alrededor de una paloma gigante, decorada con la estampa de las manos de multitud de alumnos y con pequeños fragmentos de texto, en donde los alumnos habían escrito lo que la paz significaba para ellos. Toda la celebración se vio enmarcada en la frase de Malala Ypusafzai, “Un niño, un profesor, un lápiz y un libro pueden cambiar el mundo,” que decoró los pasillos del centro escolar, y también en torno al apoyo que ofrece el centro con la campaña de la Infancia Misionera.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies