San Vicente reunió a los arqueños en torno al pan y el vino

San Vicente reunió a los arqueños en torno al pan y el vino

El acto central fue el lanzamiento, en trozos, de 375 barras y el reparto, en mano, de 444 botellas de los mejores caldos de la villa

San Vicente consiguió el objetivo de reunir a los vecinos de Los Arcos el martes 22 de enero en torno a una fiesta tradicional con el pan y el vino como protagonistas. Después de San Sebastián, celebrado el domingo anterior, el patrón de la juventud hizo lo propio el martes para vestir de fiesta una jornada especial que termina con comida de cuadrilla o en familia.

La jornada comenzó a las siete de la mañana con aurora, a cargo de un grupo de unas quince voces de la agrupación Santa María de Los Arcos. A las doce del mediodía se oficiaba misa en la parroquia de San María, con el párroco Javier Resano Resano y presidida por miembros del Ayuntamiento. A su término, los corporativos y el párroco, acompañados de los vecinos, se desplazaron hasta la casa consistorial. Aquí se celebró el acto central de la tradición.

A la una de la tarde, tras la bendición del pan y del vino, miembros de las asociaciones, invitadas por el consistorio, se encargaron del reparto desde los balcones del edificio. Como manda la tradición, las barras, este año 375 unidades, previamente troceadas en pedazos, se lanzaron a la calle, para que los recogieran los vecinos.

El pan, junto al vino, que se repartió en mano en la entrada de la casa consistorial, permitió acompañar los guisos de ese día de hermandad vecinal. En concreto, fueron 444 las botellas adquiridas a las diferentes bodegas de la villa. Por su parte, en torno a las tres de la tarde, el Ayuntamiento celebró su propia comida de Corporación.

La tradición de san Vicente se vincula a su ermita, hoy derruida, en el antiguo poblado de Yániz. En la fecha señalada se desplazaba allí la Corporación y el clero parroquial, junto a autoridades y el pueblo para rendir culto al santo. Después se bendecía el pan y el vino y se arrojaba en pedazos por una pequeña ventana. Parece ser que el origen más probable de esta tradición puede remontarse a las épocas de hambre, cuando el Ayuntamiento repartía pan entre la población. Hoy en día, la fiesta se celebra de una de manera similar, sólo que, en vez de realizarse en la ermita, se ha trasladado al centro de la localidad.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies