PRIMER PLANO – Sergio Aramendía Etxabarri – Corredor de trails de montaña – “Es muy importante tranquilizar a la persona que está en una situación difícil”

PRIMER PLANO – Sergio Aramendía Etxabarri – Corredor de trails de montaña – “Es muy importante tranquilizar a la persona que está en una situación difícil”

La práctica deportiva ha puesto al vecino de Estella en el lugar y en el momento oportunos para participar en dos rescates de montaña en los últimos meses: uno en Asturias y otro en Montejurra

Sergio Aramendía Etxabarri, de 40 años y natural de Galdeano, es un apasionado de la montaña y de las carreras que se realizan en este medio. Ni la distancia ni el desnivel son un inconveniente para el vecino de Estella, que suma un interesante palmarés desde sus inicios en esta disciplina deportiva en 2004. Entre otros triunfos, Aramendía ha sido campeón navarro y ha hecho pódium en numerosas ocasiones, tanto en categoría individual como por equipos.

Su participación en trails de media distancia, en maratones y en ultra maratones, desde los 20 hasta los 80 kilómetros –en ocasiones de una distancia aún mayor- le obliga a largos entrenamientos para preparar retos de varias horas de duración y, en muchas ocasiones, con climatología adversa. En los últimos meses, a la competición y los entrenamientos se ha sumado su participación en el rescate de dos personas: el líder de una carrera en Asturias y una montañera en Montejurra. Situaciones de las que siempre se aprende y que subrayan el valor del compañerismo en la práctica deportiva.

¿Cómo empezaste en el mundo de las carreras de montaña?
Desde siempre me ha gustado andar por el monte y escalar. En 2003 comencé a ir al Pirineo en invierno a hacer esquí de travesía. Y en 2004 realicé las primeras marchas de montaña, de entre 40 y 50 km. Veía a mucha gente que las hacía corriendo, me llamó la atención y empecé. Al principio eran de 20 km y con el tiempo fui ampliando hasta el maratón. En la época de 2010 a 2013 hice solamente ultra maratones, de entre 80 y 120 kilómetros. Lo más largo que he corrido ha sido el ultra Eunmillak de 170 kilómetros ininterrumpidos.

¿Qué te atrae de esta disciplina?
La libertad. A mí me gusta el sendero, también los desniveles, y sin embargo no me atrae nada el asfalto, ni los caminos ni la ciudad. En terrenos difíciles es donde mejor ando y puedo decir que he tenido mucha suerte con las lesiones.

¿Cómo ha cambiado con los años la competición en este deporte?
Cada vez se organizan más carreras, de mayor distancia, en distintos formatos y con mayor participación. Cuando yo empecé a correr en Estella no había nadie más y ahora sí que practica mucha gente. Las carreras largas eran de hasta 80-100 kilómetros, pero ahora las hay de más de 300 km, por ejemplo una en los Alpes italianos, y hasta de 700 kilómetros a lo largo de la GR-11.

Al principio las carreras las organizaba gente de un pueblo para unas 100 o 200 personas, todo muy casero. Te ofrecían comida y ducha. Con tanto boom esto ha cambiado y son empresas las que se encargan de todo; se ha mercantilizado en cierto modo y se pierde la esencia de lo que es correr en el monte y el ambiente de antes. En general se echa en falta un poco la cultura de la montaña y el respeto al medio.

¿Es un deporte muy competitivo?
El deporte en general implica competición. Cada corredor intenta hacer su mejor tiempo, batir su marca. Hay competencia, mucha; cada vez más. El nivel aumenta con gente de deportes exigentes como el ciclismo y el trialtlón. Ahora hay mucha más calidad entre los corredores.

¿Cómo son tus entrenamientos? ¿Le dedicas mucho tiempo?
Los entrenamientos no son tanto de volumen, ahora se hacen de menos horas y con mayor calidad. Entreno cinco días de siete. Entre semana hago más calidad porque tengo menos tiempo, corro rápido, entre una y tres horas. Los fines de semana me preparo las pruebas, con entrenamientos de cinco y seis horas.

¿Se presta la zona para poder hacer este deporte?
La verdad es que ésta es muy buena zona. En cinco minutos te presentas en Montejurra, en Lóquiz o en Urbasa. A mí me gusta mucho el monte Beriain por el desnivel que tiene.

“Eres consciente
de que pueden pasar cosas, pero no sales pensando que van
a ocurrir”

Hace poco participaste en el rescate de un corredor durante una prueba en Asturias, ¿cómo fue?
Era el 7 de abril, en Arenas de Cabrales. Una maratón de 42 kilómetros y +4.400 de desnivel. Se considera la maratón más dura del mundo, es muy técnica. Había nieve desde los 1.300 m. Ocurrió en una zona plana, con vaguadas y kárstica, llena de simas. Jokin Lizeaga, el primero, se cayó en una de las simas. El corredor que iba en quinta posición lo oyó y se paró. Yo iba con otros dos compañeros, sexto, séptimo y octavo y oímos al quinto que nos gritaba si teníamos teléfono. Ninguno llevábamos porque no era obligatorio. Jokin llevaba como 20 minutos en la sima, con una profundidad de 15 metros, muy vertical y muy estrecha. Como pudo escaló hasta los seis metros de la superficie, pero no podía moverse. Iba de corto, estábamos a cero grados y la nieve se deshelaba y le caía encima. Le dimos una manta térmica. El que venía detrás ya pudo llamar por teléfono al 112 y luego llegaron los bomberos y le trasladaron en helicóptero a Gijón. Estaba con hipotermia y con varias lesiones. Tuvo mucha suerte.

¿Cómo reaccionó cuando os vio?
Se tranquilizó al oír a personas conocidas. Cuando cayó pensó que nadie le oiría. Sin embargo, cuando nos vio sabía que costaría pero que le sacarían de allí.

¿Qué pudisteis hacer?
Es muy importante en estas situaciones tranquilizar a la persona que está en la situación. Le dimos algo de ropa, pero no podía ponérsela, sólo tenía el corta-vientos por encima y la manta. Hacía mucho frío. Todos íbamos de corto. Yo no notaba las manos y pasaron como dos horas y media hasta que llegó el helicóptero.

No era tu primera presencia en un rescate. ¿Cómo viviste el de la chica de Ayegui que se perdió en Montejurra?
Era la mañana de Reyes y decidí salir a acorre por Montejurra. Había una nevada como nunca había visto, no pensaba que hubiera nevado tanto. Aparqué y ya me encontré con una persona que me dijo que se había perdido una chica. Al poco vi a mucha gente por la senda de las cruces, buscándola, pero estaba claro que había que meterse más para encontrarla. Así que empecé a recorrer sendas, sendas que ya no existían porque estaban tapadas por la nieve. Cuando bajaba por una, en un lado del barranco me pareció oír algo. Bajé hasta donde estaba su padre, que hablaba con ella por el móvil. Ella estaba desorientada y pensaba que se encontraba en otra ruta distinta. Volví a subir otra vez, ya llegaron los bomberos y, junto con el cabo, gritando el nombre de la chica, la encontramos. Había perdido la senda y se había quedado atrapada. Estaba chirriada y congelada de frio.

¿Se aprende de situaciones así?
Eres consciente de que pasan cosas, aunque no sales pensando que van a ocurrir. Por ejemplo en las carreras de montaña, te puedes lesionar, pero es muy difícil que te pase lo que a Jokin. El debate que se abre es acerca de la obligatoriedad de llevar teléfono móvil en las carreras con riesgo.

JOKIN LIZEAGA

“Sergio ha demostrado ser aún mejor persona que corredor”
El deportista guipuzcoano agradece el gesto y el apoyo del grupo de
deportistas que le acompañaron y ayudaron en los momentos difíciles

El guipuzcoano Jokin Lizeaga, veterano corredor de raids de montaña, se recupera poco a poco de las lesiones producidas tras la caída en el interior de una sima mientras disputaba, y lideraba, el Trail Pastores de Portudera, en Asturias. El deportista se fracturaba el hombro y dos costillas, se hacía esguince en los dos tobillos y también en la muñeca, entre otras lesiones, al caer quince metros al vacío en una sima que había en el recorrido.

Cuando llevaba cerca de veinte minutos en la sima, un corredor le oyó gritar. Pronto se sumaron otros corredores para ayudar, entre ellos el vecino de Estella Sergio Aramendía. El grupo permaneció junto a la sima durante dos horas y media acompañando y dando palabras de aliento a Lizeaga hasta que llegaban los servicios de emergencias y le rescataban con hipotermia. El corredor agradece el gesto al grupo y se dirige a Sergio.

“Quiero darle las gracias por ser aún mejor persona que corredor. Para él fue prioritario salvar una vida, porque fue así, me salvó la vida, y dejó en segundo lugar la competición. Demostró que ante todo es buena persona. Ahora se valora mucho acabar una prueba, conseguir retos y colgarlo después todo en las redes sociales, pero no hay mejor reto que salvarle la vida a alguien”, destacó.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies