PRIMER PLANO – Miguel Iriberri – Presidente de los colegios de ingenieros industriales de España

“Como ingenieros generalistas, los españoles estamos muy valorados dentro y fuera”

na larga experiencia da cuerpo al extenso currículum profesional del empresario y emprendedor estellés Miguel Iriberri Vega (19/10/1956). El fundador y director general de Contec Ingeniería-Arquitectura -actualmente con 10 trabajadores- ejerce desde hace cuatro años como decano del Colegio de Ingenieros industriales de Navarra, cargo al que suma ahora el de máximo representante del colectivo de Ingenieros Industriales de España. El 19 de febrero, Iriberri era ratificado en una decisión históricamente unánime y tomaba posesión de la presidencia del Consejo General de Colegios de Ingenieros Industriales de España, que representa a 100.000 profesionales.

Entre muchas otras competencias, Miguel Iriberri ejerce como docente en el Colegio Diocesano Nuestra Señora del Puy y es asesor de la Universidad Pública de Navarra. Con su nueva atribución tiene por delante el trabajo en diferentes batallas de carácter educativo, formativo, empresarial y laboral

Decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra y ahora también presidente del Consejo General de los Colegios de Ingenieros Industriales de España, ¿cómo afronta esta nueva responsabilidad?
Es un reto y un honor, y una situación un tanto curiosa que a Navarra le haya tocado dirigir la entidad que agrupa a todos los ingenieros de España y que, en cierto modo, se haga desde Estella. Es una gran responsabilidad representar al conjunto de la profesión en unos momentos tan cambiantes desde el punto de vista empresarial y educativo.

¿Cuáles son los retos y los objetivos establecidos?
Los ingenieros formamos parte de la sociedad civil y queremos aportar todo lo que esté en nuestras manos. Por eso, un gran reto desde el Consejo General es lograr la permeabilidad con la sociedad para interactuar con ella. Objetivos hay muchos, y son comunes a los del colegio de Navarra. Por ejemplo, la equiparación y homologación de las titulaciones a nivel nacional e internacional; la formación en continuo para actualizar los conocimientos de los profesionales y otros muchos temas porque servimos de correa de transmisión entre la universidad y el mundo del trabajo, y somos una ayuda para los recién licenciados y los ingenieros en desempleo.

¿Es fácil compaginar las responsabilidades institucionales con la dirección de su empresa, Contec Ingeniería y Arquitectura?
Como empresario cuento con un equipo muy bueno. Si de algo presumo es de mi equipo, profesionales de alta calidad, y de los medios que empleamos para estar en primera línea a nivel mundial. Nunca hemos escatimado en medios ni en formación para ser competitivos. Este hecho, el tener buen equipo, facilita muchísimo a la dirección. Además, tanto en el Colegio de Navarra como en el Consejo General de Colegios de España tienen sus medios. Lo necesario son las ideas. Me desplazo cuando es necesaria mi presencia, como en labores de representación o reuniones, pero el resto del tiempo estoy aquí.

“La gente está
muy estandarizada, cuando hay
necesidades en el mercado con
una alta demanda””

Empresario de larga trayectoria, ¿cómo recuerda sus inicios?
Terminé Ingeniería Industrial en la Politécnica de Madrid en 1981 y me vine a Estella, donde he vivido siempre. Me considero de Estella de toda la vida y para mí es un orgullo vender este lugar cuando salgo fuera. Siempre he tenido inquietudes de emprendedor y me he preguntado qué podía hacer yo por mi cuenta. Desde el primer momento empecé a hacer proyectos de ingeniería, primero en un ámbito muy restringido, y después más amplio.
Cuando empecé me planteé: ¿qué hacen menos los ingenieros industriales? Proyectos. ¿Qué tipo de proyectos los ingenieros hacen menos? Los de obra civil e infraestructuras. A ello me puse y fui creando mi propia profesión, como una mezcolanza de varias cosas. Pienso que actualmente la gente está excesivamente estandarizada, todo el mundo hace lo mismo y el recorrido es muy corto, cuando hay necesidades en el mercado con una demanda muy grande.

¿Era antes más fácil emprender y salir adelante que ahora?
Claramente antes era más fácil. Primero porque la cantidad de titulados era mucho menor, en todas las especialidades, y poca gente llegaba a cursar titulaciones superiores. Ahora, sin embargo, hay más medios y más preparación. Vivimos en un mundo muy competitivo, a nivel nacional e internacional. Se requiere no solo buena preparación, medios y economía, sino también suerte como parámetro fundamental.

¿Cuáles son esas oportunidades dentro de la Ingeniería Industrial?
Hay perfiles con salida profesional, como los relacionados con el mundo de la tecnología BIM, que demanda en España más de 1.500 técnicos y más de 2.500 en Europa. También destaco el mundo de las aplicaciones tecnológicas, la telemática; y también el perfil de técnico de ventas, profesionales que tienen los conocimientos técnicos y conocen las herramientas de venta.
Yo defiendo la formación de tipo renacentista, el conocimiento generalista y transversal. Como ingenieros generalistas, los españoles somos muy valorados en otros países, porque tenemos amplios conocimientos para poder dirigir equipos multidisciplinares. En cuanto al mercado nacional, hay que tener en cuenta que el 90-95% de las empresas somos Pymes y no podemos permitirnos tener veinte ingenieros especialistas, sino algunos especialistas y otras personas capaces de trabajar en varios estadios.

“Si de algo presumo es de mi equipo, profesionales
de alta calidad””

A pesar de la situación nacional en términos de empleo, ¿es el colectivo de Ingenieros industriales uno de los sectores menos castigados?
Efectivamente la Ingeniería Industrial es punta de lanza en materia de empleo. En España el índice de paro de esta profesión es de entre un 12 y un 14%. En Navarra es de un 5%, por lo que casi hablamos de paro estructural.

Sin embargo, muchos ingenieros, así como profesionales de otros ámbitos, se ven obligados a marcharse fuera en busca de oportunidades. ¿Qué opina de ello?
Es una tragedia que un técnico tenga que salir fuera. Desde el punto de vista de la sociedad, se ha hecho un esfuerzo importante en formación y es un tercero el que recibe ese beneficio inicial. Hay que tener en cuenta que formar a un ingeniero industrial cuesta unos 50.000 euros, que se van a Alemania, a Inglaterra o a Estados Unidos.
Desde el punto de vista personal, si al menos al profesional le sirve para seguir formándose, en idiomas, en su profesión, en cultura, y vuelve con ese plus, pues muy bien, pero la realidad es que se marcha mucha gente joven que construye allí su vida y la inversión no regresa.

Profesor de Física y de Dibujo Técnico en el colegio El Puy, ¿qué consejo da a sus alumnos en un momento en el que comienzan a plantearse su futuro?
En la etapa de vida en la que se encuentran, lo primero es formarse. La transferencia de educación es lo más importante, más que los propios conocimientos. Les cuento mi experiencia y la de otros, y les digo que han de prepararse en lo que más les guste, y dentro de ello, en lo que ofrezca unas mejores posibilidades de desarrollo profesional.

¿Cuál es el problema de las universidades españolas?
El mundo de la educación es muy autista, salvo contadísimas excepciones, como Navarra. Ocurre que las demandas de la sociedad no se cubren con las personas formadas que salen de las universidades porque las universidades no atienden las demandas de la sociedad. En esta situación los profesionales no terminan de adaptarse. Los colegios profesionales trabajamos en aspectos como este.

En su opinión, ¿la crisis comienza a ser historia?
Yo pienso que sí. Nosotros, como empresa, ya empezamos a notar la mejoría. Además, los datos objetivos, como el PIB así lo muestran. Pero hay que tener en cuenta que son datos macroeconómicos, y que será cuestión de uno o dos años hasta que se perciba la mejoría en la microeconomía; en el empleo y en nuestra casa, que es lo que nos importa.

Título

Radiografía de situación

100.000 ingenieros industriales en España. El colectivo de Ingenieros Industriales Superiores lo forman en España en torno a 100.000 profesionales, la mitad de los cuales están colegiados.

1.400 ingenieros industriales en Navarra. En Navarra suman 1.400 personas con esta formación superior. El Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra lo integran 800 licenciados.

Desempleo. El índice de desempleo nacional de esta profesión se sitúa entre un 12% y un 14%. En Navarra es muy inferior, de un 5%, un desempleo prácticamente coyuntural.

Título

Contenidos relacionados

1 Comentario

  1. javier

    Uno de los mejores profesores que he tenido en mi vida.
    Un tio superagradable cachondo cuando hacia falta y serio a la vez.
    Felicidades Mije

    Reply

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR