Personas que cuidan, también en Fiestas

Personas que cuidan, también en Fiestas

La labor ejercida por quienes se ocupan de los cuidados, no se ve interrumpida por la fiesta. Su trabajo requiere una dedicación continua

De un tiempo a esta parte, la sociedad se va dando cuenta de la necesidad de poner la práctica del cuidado en el centro del debate colectivo. Este sector abarca diferentes ámbitos de actuación, que, tradicionalmente, han protagonizado las mujeres.

El cuidado recoge tanto trabajos vinculados a la salud, como otro tipo de tareas que, en ocasiones, en la práctica, no están profesionalizadas: la dedicación y el tiempo que la familia invierte en la atención de sus seres más queridos es un ejemplo.

La importancia de los cuidados va calando en la sociedad ya que es un espacio de trabajo que no descansa. Por este motivo, las Fiestas no son circunstancias de excepción, sino muchas veces, todo lo contrario. Los siguiente cinco testimonios son prueba de ello.

Mertxe Azanza Agorreta
40 años – Auxiliar de enfermería en el Hospital García Orcoyen de Estella-Lizarra

“Hay que ser empática y amable con las personas
que te encuentras todos los días”

Esta profesional lleva veinte años dedicados al cuidado de personas. Según Azanza, la entrega que requiere esta profesión es absoluta: “Trabajamos con personas y hay que cuidar a la gente como nos gustaría que nos cuidaran a nosotros y nosotras cuando enfermamos”. Además, es consciente de que su sector implica una atención continua: “En el hospital se trabajan los 365 días del año y 24 horas al día”.

En cuanto al perfil necesario para realizar este trabajo, apunta: “Hay que ser empática y amable con las personas que te encuentras todos los días. Todos y todas tenemos nuestras particularidades y hay que saber respetarlo”.

Esta experta de los cuidados sabe muy bien cómo compatibilizar las Fiestas con su actividad profesional en el hospital. Eso sí, intenta no perderse el Viernes de Gigantes, que considera uno de los días más especiales: “Claro que se puede salir, pero hay que tener en cuenta que, en el trabajo con personas vulnerables, las condiciones son especiales. La gente que cuida también tiene que cuidarse”.

Toño De Miguel Torrano
67 años – Jubilado y abuelo

“He inculcado a mis nietos el amor por los gigantes y cabezudos, porque a
mí me encanta el primer día de las Fiestas”

El estellés Toño de Miguel dedica todo el tiempo que puede al cuidado de sus nietos: Adrián, de 8 años y medio, y Jon, de 5. Sin embargo, no lo hace únicamente en Fiestas: “A lo largo del año paso mucho tiempo con ellos, pero en Fiestas de Estella me gusta mucho llevarles a las barracas y a algún encierro de la mañana”.

Al igual que muchos estellicas, De Miguel destaca como día preferido el Viernes de Gigantes y es algo que quiere transmitirles a sus nietos: “Les he inculcado el amor por los gigantes y cabezudos, porque a mí me encanta el primer día de las Fiestas. Mientras sus padres comen tranquilamente, yo me los llevo y disfruto viéndoles disfrutar”. También hay tiempo para gozar en las barracas: “Ellos tienen ilusión porque dicen que han ahorrado durante todo el año para poder gastárselo en Fiestas”, añade.

Un abuelo orgulloso, que también dedica su tiempo al cuidado, a la par que disfruta de las primeras Fiestas de sus nietos.

Maite Izcue Ros
59 años – Monitora del piso funcional ‘Las Torchas’

“El objetivo es que se lo pasen
lo mejor posible”

Maite Izcue Ros trabaja en el ámbito de los cuidados desde 1987. El piso donde desarrolla su actividad se cierra durante las Fiestas y este año lo hará entre el 1 y el 10 de agosto. Sin embargo, esto no quiere decir que esta fecha coincida con sus vacaciones, pues son días en los que “aprovechamos para hacer un viaje con los chicos y chicas. Este año hemos organizado unos cuantos días en Cantabria”, apunta.

Su cometido a lo largo de muchos años ha consistido en coordinar la excursión: “Por las mañanas, hacemos actividades y, por la tarde, nos vamos a la playa o de visita a algún museo. El objetivo es que se lo pasen lo mejor posible”.

“Aunque los chicos y chicas no puedan disfrutar de las Fiestas de agosto, durante la festividad del Puy, aprovechamos para salir de otra manera: observamos los actos del programa y van eligiendo. Nunca falta el momentico del vermut ni las vaquillas”, confiesa.

María Arbide Juániz
20 años – Cuidadora de una niña de 5 años
Estudiante del doble Grado en Educación Primaria y Psicología

“Sus padres están trabajando y yo, como estudiante, puedo ocupar
el verano de esta forma y así les ayudo”

Desde hace varios veranos, María Arbide dedica su tiempo al cuidado de una niña que ahora tiene 5 años: “Llevo con ella desde que tenía cuatro meses. Sus padres están trabajando y yo, como estudiante, puedo ocupar el verano de esta forma y así les ayudo”.

Arbide, cuyos estudios están vinculados a la educación, da valor al trato humano que requiere su trabajo y al cariño con el que debe desarrollarse: “Creo que es importante que Marina, que es como se llama la niña, se sienta cómoda y segura. Es pequeña y creo que es positivo que pueda pasar tiempo en Estella en vez de llevarla de campamento, por ahora”.

Uno de sus momentos preferidos es la ‘Bajadica de las chicas’, y por eso, aunque todavía no ha podido acompañarla, la estellica confiesa que le gustaría compartirlo con ella: “La salida de los gigantes y cabezudos es un acto en el que los niños y niñas disfrutan mucho, también lo hacen en las barracas. Pero me haría ilusión verla en la Bajadica”.

Daisy Corea Ojeda
29 años – Asistente de una persona mayor

“Priorizo el cariño y el amor con que estas personas requieren ser tratadas”

La labor que ejerce esta estellica consiste en el acompañamiento de personas mayores desde hace más de siete años. Ella es contable pero, en la actualidad, ejerce este trabajo en el que prioriza “el cariño y el amor con que estas personas requieren ser tratadas”. Controlar la medicación, ocuparse del aseo y asistencia en todos los ámbitos personales, son algunas de las labores que esta joven ejerce en su jornada laboral.

Corea destaca, además, la importancia de los cuidados de las personas que cuidan: “En ocasiones, este puesto puede resultar cansado psicológicamente, especialmente si trabajas en régimen interno. Yo puedo disfrutar de tiempo libre tanto por las mañanas como por las tardes. Como en cualquier otro trabajo, es relevante el tiempo de descanso”.

Durante las Fiestas, el espacio en el que más disfruta mientras está trabajando es el de la música en la plaza de los Fueros con la orquesta: “A las dos nos encantan las mejicanas y nos entrenemos mucho en la plaza todos los días”.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies