Pablo Salvatierra se estrena el 1 de octubre como jefe de la Policía Municipal

Pablo Salvatierra se estrena el 1 de octubre como jefe de la Policía Municipal

El alcalde Koldo Leoz presentó al nuevo responsable del cuerpo, procedente de la comisaría de Cizur Mayor

Pablo Salvatierra Beorlegui, pamplonés de 52 años, asume a partir del 1 de octubre la jefatura de la Policía Municipal de Estella. Es la nueva elección de Koldo Leoz, después de que el estellés Pablo San Martín renunciara al cargo. El puesto de responsable quedaba vacante tras la jubilación del actual Jefe, Miguel Ángel Remírez, el 30 de septiembre.

Salvatierra, casado y con dos hijos, ingresó en 1997 en la primera promoción del cuerpo de alguaciles de Cizur Mayor, que se convirtió en Policía Local en 2001. En 2006, el agente asciende a cabo interino y en 2007 consigue la plaza por oposición. Durante la legislatura 2007-2011 fue jefe de la Policía Municipal de Cizur Mayor. Pablo Salvatierra aseguró que llega a Estella para asumir “un reto muy ilusionante”.

Respecto a los acontecimientos de los últimos días, derivados de la oposición de los cabos de Estella al anterior nombramiento, el de Pablo San Martín, el nuevo jefe no quiso pronunciarse. “No he sido testigo y no tengo nada que valorar. Me he reunido con los cabos y me he quedado muy satisfecho, ellos también. Soy de apagar fuegos con agua y no con gasolina”, se definía Salvatierra. Sí exteriorizó su sorpresa grata en relación con el alto desarrollo competencial del cuerpo de policía local en Estella y con sus profesionales cualificados.

El alcalde de la ciudad, Koldo Leoz, destacó el entendimiento que desde la primera reunión tuvo con el nuevo jefe. “Llegamos a una coincidencia respecto al modelo policía y al desarrollo de un trabajo que es la imagen del Ayuntamiento en la calle”, decía.

Respecto al modelo de trabajo, Leoz destacó la importancia de la empatía entre los agentes y los ciudadanos. “Es un servicio muy cercano y hay que ser educado”, añadía Leoz, quien destacó que el agente ha de mostrar siempre unas “formas exquisitas”. “Es una labor impopular en el momento de la sanción, pero si no se empatiza con el ciudadano, el enfado aún es mayor y no se evita que la infracción se repita”. Añadió el primer edil que durante un tiempo se han recibido quejas al respecto, “como en otros servicios, pero en este caso con la agravante de la multa”, dijo.

La oposición manifestada en el seno de la comisaría al nombramiento anterior dejaba la puerta abierta a sanciones administrativas contra los cinco cabos, que de momento van “a quedar aparcadas para mirar hacia adelante”.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies