Olentzero repartió ilusión

El carbonero de Urbasa fue recibido con música, baile y el mejor ambiente en la tarde del 24 de diciembre

Cuando todo estaba todavía por pasar, el 24 de diciembre se creaba una atmósfera especial. Más aún en torno a las cinco de la tarde, minutos antes de la llegada a Estella-Lizarra de uno de los personajes más emblemáticos y mágicos de estas fechas: Olentzero. El carbonero llegó puntual desde la sierra para comenzar un recorrido por el centro de la ciudad, saludar a los niños y las familias y recibir el calor de todos ellos en una de las citas más especiales de año.

A las cinco y media, Olentzero subido en su carroza y asistido en todo momento por el vecino Koldo Udarte, formaba parte de una comitiva que comenzó en Lizarra Ikastola. El centro organiza esta recibimiento desde hace 43 años, junto con el apoyo en las últimas tres ediciones del alumnado del modelo D del colegio público Remontival, que incorpora una nueva carroza.

Remontival participó por tercer año consecutivo con su carroza Solsticio de Invierno

Cientos de personas, incluidos los alumnos de los centros y sus familias, formaron una kalejira integrada por tres carrozas de Ikastola –un nacimiento viviente, el Olentzero con una recreación de Urbasa y una carbonera y la de Mari Domingi, que contribuye al reparto de regalos desde 2007. Mari Domingi contó durante la kalejira con la asistencia de Joana Eslava.

La carroza de Remontival recreaba el Solsticio de Invierno y aportaba así una visión diferente al origen de Olentzero. Los elementos Fuego y Agua eran los protagonistas gracias a la participación de dos niños del centro, en este caso Edurne Labeaga y Sara Pascual.

ANIMADA KALEJIRA

Los sonidos de las txalapartas y de los cencerros de los joaldunak introdujeron en la tarde del 24 de diciembre la comitiva preparada en honor de Olentzero. Seguían la comparsa de oficios antiguos, las trikitixas, los danzaris de Larraiza y los gaiteros Deierri. Después, el nacimiento, la banda de música, Mari Domingi, los acordeones, el Olentzero viviente, la carroza del Solsticio de Invierno, los danzaris de Ibai Ega y los gaiteros de Lizarra, la Banda Costan, los txistularis, la coral Ereintza y las andas de Olentzero, todos ellos intercalados por grupos de alumnos de diferentes edades y arropados por familias y numeroso público.

Olentzero se dejó ver, y saludaba desde lo alto, durante un recorrido circular que discurrió por la plaza de la Coronación, las calles San Andrés, Baja Navarra, Mayor, la plaza Santiago, la Calderería, la plaza de los Fueros, las calles Estrella, Navarrería y Mayor. Nuevamente por la Baja Navarra y la calle San Andrés, la comitiva regresó por la plaza de la Coronación hasta el patio de ikastola. Durante todo el itinerario, Olentzero repartió cien kilos de castañas.

Título

Días intensos para Olentzero en Tierra Estella

Ancín

También en la tarde de la Nochebuena, Olentzero saludó a los vecinos de Ancín. Un buen número de niños y mayores esperaron en la carbonera, reconfortados por un chocolate caliente para quitar el frío. Guiado por los antorcheros, el personaje mágico de la Navidad bajó de Lokiz, y ya en la chabola del Carbonero, recibió uno a uno a todos los niños de Ancín, y los llegados de otros pueblos del valle. Los más rezagados le dieron las últimas cartas con sus deseos. Según dijo Olentzero, los niños este año se han portado bien en general, aunque alguno, sólo “regular”. Después de cantar la canción de Olentzero, regresó al monte para terminar de preparar los regalos.

Refugio de Larraiza

Los niños tuvieron un encuentro muy auténtico con Olentzero en Urbasa. Propiciada por el Club Montañero de Estella-Lizarra, los niños disfrutaron el 20 de diciembre con la visita del carbonero en el refugio de Larraiza. Niños y mayores recorrieron a pie el camino para encontrase con Olentzero y entregarle las cartas. Un almuerzo permitió coger fuerzas antes de iniciar el descenso.

Salinas de Oro

Salinas de Oro también fue testigo del recibimiento que Olentzero dio a los niños de la zona unos días antes de su llegada oficial por Nochebuena. El personaje carismático de la Navidad infantil recogió las cartas que los pequeños les entregaron y charló con ellos en compañía de su ayudante, Mari Domingi. La actividad la organizó la asociación de promoción del euskera Irriherri.

Título

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR