Los locales de San Agustín se llenan de actividad

Los locales de San Agustín se llenan de actividad

Cinco colectivos despiden el año instalados en el nuevo espacio de asociaciones del barrio de San Miguel

Concluye el año con buenas sensaciones para cinco colectivos de Estella que cuentan con un lugar de reunión en condiciones y estable en el tiempo. A lo largo del segundo semestre de 2018, de manera escalonada, el Club Ciclista Estella, la Asociación de Vecinos del Barrio de San Miguel, el Club Atlético Iranzu, la Asociación de Divulgación e Investigación-Dictel y el Centro de Estudios Tierra Estella-CETE han ido ocupando sede en los locales de San Agustín, en el barrio de San Miguel.

El espacio, propiedad de Caja Navarra y cedido al Ayuntamiento de Estella-Lizarra, tiene una superficie de 400 metros cuadrados, el equivalente a cuatro viviendas del edificio. Tras una reforma, el Ayuntamiento concedía el uso de las oficinas y espacios comunes a varios colectivos que manifestaron la necesidad de una sede y lugar de reunión, y que lo solicitaron formalmente.

Cabe recordar que la demanda de locales adecuados, por parte del rico tejido asociativo de Estella, se remonta tiempo atrás. La necesidad se vio incrementada tras la eliminación de las oficinas para clubes en el polideportivo Tierra Estella, fruto de la ampliación del gimnasio hace dos años.

Los cinco colectivos que ocupan actualmente los locales de San Agustín comparten gastos corrientes de agua, luz, calefacción, Internet y limpieza y les permite, además, establecer sinergias y crecer con posibles iniciativas propias y/o conjuntas. Los locales funcionaron con anterioridad como hogar del jubilado, fueron colegio electoral y albergaron también actividades formativas de Caja Navarra.

CC ESTELLA

Club Ciclista Estella
El club ciclista Estella necesitaba urgentemente un lugar de reunión. El colectivo fue uno de los clubes desalojados del polideportivo tras las obras de ampliación del gimnasio. Después de ocho meses sin local, el Ayuntamiento les propuso la utilización de una sala de la casa de la juventud, pero solamente en horas concretas, lo que no satisfacía las necesidades del club, como apunta su nuevo presidente, Miguel Ángel García.

“Era insuficiente porque no podíamos entrar y salir cuando queríamos. En aquél momento solicitamos, junto a otros colectivos, las oficinas antiguas de la Mancomunidad, pero nos lo negaron. Finalmente, en julio se nos concedió un espacio en San Agustín que está muy bien y nos permite realizar nuestra actividad”.

Añade el presidente que, si bien no es un lugar muy céntrico, las comodidades del nuevo espacio permiten el desarrollo de las reuniones semanales y las labores administrativas del club. “Con el tiempo, cuando sea necesario por el tema de licencias, estableceremos un horario de atención al público”. El C.C. Estella tiene actualmente 470 socios.

VECINOS SAN MIGUEL

Asociación de Vecinos del Barrio de San Miguel
La Asociación de Vecinos del Barrio de San Miguel se muestra muy satisfecha con la disposición de un local para su reunión. Explica su presidente, Mikel Roig, que su demanda se remonta 28 atrás, cuando se fundó el colectivo. “Siempre hemos reivindicado un espacio ante los diferentes Ayuntamientos. Durante un tiempo utilizamos la casa parroquial, pero luego estuvimos sin local hasta ahora”, cuenta.

El hecho de contar con un espacio de reunión permite, en palabras del presidente, desarrollar su labor e incluso plantearse la puesta en marcha de nuevas ideas, en definitiva, crecer como asociación. “Por un lado, contar con una sede nos facilita centralizar toda la documentación que tenemos, que hasta ahora ha estado repartida por diferentes hogares. También tenemos un sitio amplio para organizar nuestras reuniones, que las hacíamos en bares, y nos va a posibilitar lanzar proyectos nuevos como la creación de una base de datos con imágenes del barrio”, explica Roig.

El colectivo está convencido de que contar con un lugar de referencia les va a permitir atraer a nuevos vecinos, mejorar la colaboración y facilitar las sinergias con el resto de colectivos establecidos en San Agustín. “Por ejemplo, vemos interesante la colaboración con el CETE y la posibilidad de dar otra dimensión cultural y patrimonial al barrio a través de otra iniciativa, la de San Miguel Fortaleza”, añade Roig, en relación a un grupo recientemente formado y centrado en el patrimonio. “En la nueva sede, podemos trabajar tranquilamente y recibir a las personas que nos necesiten.

CA IRANZU

Club Atlético Iranzu
En la sede de colectivos de San Agustín culmina el peregrinar que ha vivido el C.A. Iranzu en los últimos tiempos, cuando del polideportivo pasó al frontón Remontival con unos horarios que no eran fijos y que estaban limitados. A ello se refiere el presidente de la entidad, Koldo Solchaga. “No podíamos acceder cuando queríamos, sólo cuando abría el frontón y eso dificultaba nuestra labor. Ahora con nuestra llave somos totalmente independientes, lo cual es fundamental. La mejora es bastante buena y contamos con una oficina que es incluso un poco más grande”, explica.

El club utiliza su nuevo espacio para la celebración de sus reuniones y, en parte, también como almacén, si bien el grueso de su material, el empleado para las carreras, lo guardan en el pabellón polideportivo. “Este lugar está muy bien y, además, podemos hacer uso de la sala común cuando organizamos reuniones más grandes. El hecho de estar con otros colectivos también genera un buen ambiente y nos permite compartir los gastos comunes”, explica Solchaga.

El C.A. Iranzu se instaló en el barrio de San Miguel el pasado mes de septiembre. Actualmente cuenta con 105 socios y 77 personas integran su Escuela de Atletismo, unos números que reflejan la buena salud que viven el club y la práctica del atletismo en la ciudad del Ega.

DICTEL

Asociación para la Divulgación de la Ciencia y la Tecnología en Estella-Lizarra (Dictel)
La Asociación para la Divulgación de la Ciencia y la Tecnología en Estella-Lizarra ocupa desde septiembre dos oficinas del local de asociaciones de San Agustín donde ha habilitado su Espacio Maker. Se trata de un taller, equipado con maquinaria y herramientas, para el trabajo de sus socios en materia electrónica. Ya se han apuntado en torno a 25 personas.

Aunque Dictel utiliza otros espacios para la realización de actividades, como la casa de la juventud o la cafetería de los cines, el Espacio Maker ha dotado de una nueva dimensión al colectivo que brinda a sus socios la posibilidad de investigar, experimentar y realizar pequeños proyectos.

Explica Ángel Marco, de Dictel, que la posibilidad de optar a un espacio en el edificio de San Agustín permitía hacer realidad una idea que tenía la asociación. “Cuando nos enteramos de esta posibilidad vimos factible abrir el Espacio Maker, y estamos de maravilla”. Actualmente, el colectivo imparte un curso de formación y abre su taller los miércoles y los viernes de 17.30 a 20.30 horas.

CETE

Centro de Estudios Tierra Estella (CETE)
Durante las vacaciones de Navidad, el Centro de Estudios Tierra Estella realizará su traslado a su nueva sede, en el edificio de San Agustín. La disposición de un espacio apropiado era también para el CETE una demanda antigua que expusieron a los diferentes ayuntamientos en los últimos años.

Hasta el momento, el CETE ha desarrollado su actividad en la casa de cultura Fray Diego, en los primeros años y antes de su restauración, y, últimamente, en la casa del conserje del antiguo instituto Oncineda. La precariedad de este lugar es sustituida ahora por un nuevo local que les permitirá celebrar las reuniones de la junta directiva y de los diferentes grupos de trabajo. También realizarán las labores administrativas y podrán organizar actividades que no requieran de mucho espacio.

En los próximos días el CETE trasladará los fondos de su biblioteca e iniciará la digitalización de su fondo fotográfico, reunido durante sus 30 años de historia. Explica la presidenta del colectivo, Merche Osés, que también les gustaría llevar a cabo el proceso de análisis y estudio de los restos arqueológicos recogidos durante las campañas de excavación en la judería de Estella. “Este nuevo local nos permite trabajar con ordenadores, tener acceso a Internet, poder atender al colectivo, realizar reuniones de trabajo y afrontar nuevos proyectos por llegar”, explica. El CETE se constituyó como asociación en 1988 y tiene actualmente 90 socios.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies